Publicidad

Existen numerosos organismos de especies muy diferentes que pueden parasitar al ser humano y que provocan las conocidas como enfermedades parasitarias o parasitosis. Se incluyen en las enfermedades parasitarias sólo aquellas que sean producidas por organismos estudiados por la parasitología y no por aquellos incluidos en la microbiología, es decir, las provocadas por parásitos eucariotas exceptuando los hongos (los hongos, los virus y los organismos procariotas parásitos se estudian en microbiología).

Parasitosis del humano

Los parásitos del humano se pueden clasificar en tres grandes grupos:

  • Protozoos: organismos unicelulares eucariotas de tamaño microscópico entre los que hay numerosas especies parásitas. La inmensa mayoría son endoparásitos. Un ejemplo clásico es el Plasmodium.
  • Helmintos: se conocen popularmente como “gusanos parásitos” debido a su forma. La gran mayoría son endoparásitos. Por ejemplo Taenia solium (tenia).
  • Atrópodos: este grupo incluye insectos (por ejemplo el piojo) y ácaros (subclase de arácnidos, por ejemplo Sarcoptes scabiei, parásito que produce la sarna). La mayoría son ectoparásitos. Algunos artrópodos, especialmente insectos, no son parásitos pero tienen un papel muy importante como vectores de otros parásitos.

Veamos una lista de las enfermedades parasitarias más destacadas según estos grupos:

1

Protozoos

Acantamebiasis

Parasitosis producidas por diversas especies del género de amebas Acanthamoeba, entre ellas A. astronyxis, A. castellanii, A. culbertsoni, A. hatchetti, A. lugdunensis, A. palestinensis, A. polyphaga o A.rhysodes. Pueden instalarse en el cerebro, dónde producen enfalitis amébica, o en la córnea del ojo, dónde producen queratitis amébica.

Babesiosis

Enfermedad parecida a la malaria producida por especies del género Babesia: B. divergens, B. bigemina, B. equi, B. microfti y B. duncani. Se trasmite frecuentemente a través de garrapatas como vector y es relativamente frecuente en animales domésticos, especialmente perros.

Balantidiasis

Producida por Balantidium coli, el protozoo más grande conocido que puede parasistar al humano. Se instala en el intestino dónde llega por consumo de aguas infectadas por los quistes del parásito. Es frecuente en cerdos, caballos, monos y ratones.

Blastocistosis

Enfermedad parasitaria producida por especies del género Blastocystis. Es el endoparásito intestinal más frecuente en estudios fecales del humano (prevalencia oscila entre el 30% y 60% en algunos países en desarrollo). Existe una especie específca del humano, B. hominis, pero existen otras especies que pueden parasitar tanto al ser humano como a otras especies de primates, mamíferos, aves, anfibios, reptiles, peces, anélidos y artrópodos (incluso cucarachas).

Coccidiosis

Este nombre se refiere en general a la parasitosis por los coccidios (filo Apicomplexa, subclase Coccidiasina). Son parásitos intracelulares que afectan generalmente al tracto intestinal, aunque también a otros tejidos, de muchos mamíferos, aves y reptiles, incluyendo a la mayoría de animales domésticos y ganado de granja. En el hombre se suele referir concretamente a las parasitosis por organismos de los géneros Isospora y Eimeria; según el CIE-10, la coccidiosis intestinal es la isosporiasis (producida por Isospora). Otras parasitosis que se englobarían dentro de coccidiosis, aunque afectan al hombre con relativa baja frecuencia, son la criptosporidiosis (Cryptosporidium), ciclosporosis (Cyclospora), sarcocistosis (Sarcocystis), toxoplasmosis (Toxoplasma gondii) y hepatozoonosis (Hepatozoon).

Algunas coccidiosis cuándo afectan al hombre pueden ser especialmente graves y no sólo afectar al tracto intestinal. Por ejemplo, la toxoplasmosis en humanos puede afectar al hígado, corazón, ojos y cerebro. Puede ocasionar infecciones leves, incluso asintomáticas, o ser mortales. La toxoplasmosis congénita afecta al feto y suele provocar la muerte fetal, de ahí que las mujeres embarazadas hayan de evitar embutidos, carnes crudas o poco cocinadas y el contacto con heces de gato, principales vías de transmisión al humano.

Amebiasis (o amibiasis)

Enfermedad producida por las amebas Entamoeba histolytica, Entamoeba dispar y Entamoeba moshkovskii. Generalmente se habla de E. histolytica como la más frecuente, sin embargo a nivel mundial la distribución de estas tres especies no se conoce ya que el diagnóstico, especialmente en países en vías de desarrollo, se realiza mediante observación macroscópica, lo que no permite hacer una diferenciación entre las tres. Es más frecuente en zonas de alta densidad de población y zonas tropicales.

Giardiosis, giardiasis o lambliasis

Es producida por Giardia lamblia, (también llamada G. intestinalis o G. duodenalis). Se considera el primer parásito microcóspico descubierto en el hombre; observado por primera vez en muestras fecales humanas por Anton van Leeuwenhoek ( 24 de octubre de 1632 – 26 de agosto de 1723) aunque el nombre actual de G. lamblia no fue propuesto hasta 1915 por Charles Wardell Stiles y colaboradores. Actualmente la prevalencia varía desde el 1 hasta el 60% según la región y se estima que 200 millones de personas son parasitadas por este protozoo cada año.

Leishmaniasis (o leishmaniosis)

Enfermedad producida por diversas especies del género Leishmania. Se considera una enfermedad zoonótica (se transmite de animales al hombre). Es relativamente frecuente en perros y existen animales salvajes portadores asintomáticos que actúan de reservorio. Se transmite al humano por picaduras de flebotomos (una familia, Phlebotominae, de dípteros hematófagos). Afecta frecuentemente a la piel provocando úlceras que pueden cicatrizar de forma espontanea. Casos más graves, que pueden llegar a producir la muerte, afectan a vísceras como hígado y bazo.

Meningoencefalitis amebiana primaria

Esta enfermedad es producida por Naegleria fowleri, es un parásito facultativo que se encuentra típicamente en aguas dulces estancadas y cálidas aunque se han encontrado en suelos, lodos, aire con polvo, frotis de mucosas respiratorias humanas, aguas residuales y alcantarillados considerándose que su distribución es universal. La parasitosis humana por este organismo es rara. En 1990 en México se aisló Naegleria fowleri por primera vez en un paciente de meningoencefalitis.

Malaria o paludismo

La malaria, o paludismo, es una enfermedad producida por diversas especies del género Plasmodium, entre ellas P. falciparum (el más frecuente), P. vivax, P. ovale, P. knowlesi y P. malariae. El parásito es transmitido por varias especies de mosquito Anopheles. Se considera enfermedad endémica en algunas zonas tropicales de África, Asia y América. Según recogía la OMS en el 2003, se registran aproximadamente 396 millones de casos anuales y la mayor morbilidad se encuentra en África al sur del desierto del Sahara. Se han desarrollado algunas vacunas pero aún no se han conseguido ninguna con un grado de efectividad y seguridad suficiente para su uso a gran escala.

Rinosporidiosis

Enfermedad que afecta a las mucosas respiratorias, sobre todo a la mucosa de nariz y nasofaringe. Está producida por Rhinosporidium seeberi. La naturaleza de este organismo ha sido muy confusa: se ha considerado tradicionalmente como hongo, y la enfermedad está recogida en el ICE-10 como enfermedad micótica, aunque existen estudios, publicados incluso del mismo año, que sugieren que no es hongo y otros que sí.

Tricomoniasis

Enfermedad de transmisión sexual producida por Trichomonas vaginalis. Tanto en hombres como en mujeres afecta a la vejiga y uretra; en el hombre además puede afectar a la próstata. Se puede encontrar de forma normal y asintomática en muchas personas, sobre todo en mujeres como parte de la flora vaginal.

Tripanosomiasis africana o enfermedad del sueño

Con este nombre se conoce a la infección por Trypanosoma brucei (transmitido por la mosca tsetse) que afecta al sistema nervioso central y al sistema linfático. Es una parasitosis dependiente de vector y, por tanto, endémica de las regiones dónde habita la mosca tsetse (África subsahariana). Se distinguen dos subespecies: T. brucei gambiense, en África Central Occidental, que produce una enfermedad de evolución más lenta, los síntomas pueden tardar en aparecer meses e incluso años, y T. brucei rhodesiense, en África Oriental y Sur, que representa aproximadamente el 10% de casos de la enfermedad del sueño y cuya evolución es más rápida.

Tripanosomiasis americana o enfermedad de Chagas

La enfermedad de Chagas, también conocida como Chagas-Mazza, es producida por Trypanosoma cruzi y afecta a la sangre, músculos, nervios, corazón, esófago y colon. Se considera una enfermedad endémica americana con distribución desde México hasta el sur del continente. Al sur de Estados Unidos existen vectores y reservorios y en Canadá aparecen casos esporádicos. Se transmite por varias especies de insectos hematófagos de triatominos (conocidos como vinchuca, chipo o pito; las más importantes son Triatoma infestans, T. dimidiata, Rhodnius prolixus y R. pallecens). Muchos mamíferos salvajes actúan como reservorios, entre ellos armadillos, roedores, murciélagos y primates. Las OMS estima que la enfermedad de Chagas afecta entre 16 y 18 millones de personas y que habría alrededor de 35 millones infectadas (incluyendo infectadas sin desarrollar la enfermedad) y la considera como una de las enfermedades infecciosas más desatendidas del mundo.

2

Helmintos

Anquilostomiasis

Parasitosis intestinal producida por el nematodo Ancylostoma duodenale. Algunas referencias incluyen también la necatoriasis (infecciones por Necator americanus); ambos son los dos nematodos parásitos de la familia Ancylostomatidae más frecuentes en el humano. Las larvas pueden pasar al torrente circulatorio si encuentra una vía de entrada y llegar a infectar los pulmones. Tiene una distribución mundial muy amplia (se consdiera una geohelmintiasis) con una mayor incidencia en zonas tropicales húmedas. Se estima que afecta entre 575 – 740 millones de personas (8). Uno de sus síntomas más característicos es anemia por deficiencia en la absorción intestinal de hierro, por que también se conoce como anemia tropical.

Anisakiasis o anisakiosis

Enfermedad producida por la ingestión de larvas de nematodos de la familia Anisakidae; frecuentemente del género Anisakis. La principal vía de contagio es a través de pescado parasitado. Es bastante frecuente en el hombre, en la mayoría de los casos con síntomas leves, pero puede producir síntomas y reacciones alérgicas graves.

Ascariasis

Las ascariasis es producida por el nematodo Ascaris lumbricoides sp., el conocido como “lombriz intestinal” cuya longitud puede llegar hasta los 35 cm. Tiene una prevalencia mundial, especialmente en zonas tropicales y subtropicales, y se ha identificado en heces humanas fosilizadas (coprolitos) con más de 24.000 años de antigüedad.

Baylisascariosis

Producida por Baylisascaris procyonis, es una enfermedad parasitaria humana muy rara aunque grave. En Europa se considera una enfermedad emergente introducida desde América. El primer caso registrado de baylisascariosis en Europa en un humano es de 1991. Afecta al intestino y las larvas pueden migrar al hígado, pulmones y encéfalo provocando daños neurológicos graves.

Cestodiasis

Cestodiasis se refiere de forma general a las parasitosis por cestodos (clase Cestoda), conocidos también como gusanos acintados. Existen unas 4.000 especies conocidas, todas parásitas, entre las que se encuentran las tenias, conocidas en algunas zonas como solitarias. En el humano sólo parasitan Taenia saginata y T. solium . Se habla de teniasis cuándo las tenias adultas se instalan en el intestino y de cisticercosis, cenurosis o cestodiasis larval cuándo las larvas afectan a tejidos y órganos internos. Otras cestodiasis en el humano son producidas por Hymenolepsis nana, H. diminuta y Dipylidium caninum.

Clonorquiasis

Esta enfermedad es producida principalmente por Clonorchis sinensis (duela hepática china), también por C. viverrini y Dicrocoelium dentriticum, al instalarse en la vesícula y conductos biliares. Se considera una de las parasitosis más frecuentes con una población afectada estimada de 30 millones de personas a nivel mundial.

Dioctofimosis renal

Infección renal producida por Dioctophyma renale. Un parásito relativamente frecuente en cánidos y mustélidos que también puede parasitar al hombre y otros mamíferos. Es el nematodo parásito más grande descrito en el hombre y se conoce comúnmente como “gusano gigante del riñón”. Es transmitido desde peces y anfibios y, aunque se da por todo el mundo, es menos común en África y Oceanía.

Difilobotriasis o Botriocefalosis

Producida por Diphyllobothrium latum, conocido como el gusano ancho o tenia de los peces. Es transmitido por el consumo de pescado crudo y parasita en el intestino y sangre.

Dracunculiasis

Parasitosis humana por Dracunculus medinensis, conocido popularmente como gusano de Guinea. Afecta a músculo y tejido subcutáneo produciendo úlceras. Esta enfermedad se ha encontrado en perros, gatos, caballos, ganado y otros animales. Otra especie parecida, D. insignis, ha sido encontrada en animales pero no en el hombre.

Publicidad

Hidatidosis o Equinocosis

Enfermedad parasitaria provocada por diversas especies del género Echinococcus. Hay tres tipos, el quiste hidatídico (o hidatisosis quística), producido por E. granulosus, hidatidosis alveolar, producida por E. multilocularis, e hidatidosis poliquística, producida por E. vogeli y, con mucha menos frecuencia, E. oligarthrus. En humanos el tipo más frecuente es el quiste hidatídico, considerada una de las enfermedades parasitarias más importantes de las regiones del planeta con clima templado, especialmente del hemisferio norte, con zonas endémicas en Europa central y América del norte. El quiste hidatídico, o hidático, es la forma larvaria del parásito que se aloja en el hígado, aparato respiratorio, riñones, huesos y encéfalo.

Enterobiasis u oxiuriasis

Es la parasitosis por Enterobius vermicularis (de la familia Oxyuridae). Se instala en el intestino grueso y las hembras, aproximadamente de 1 cm de longitud, migran por la noche al ano dónde depositan miles de huevo y mueren provocando picor. Es muy común y está muy extendida entre personas de todas las clases sociales. Se estima que el número de casos anuales puede alcanzar los 500 millones, aproximadamente la mitad en niños.

Fascioliasis

También conocida como fasciolosis, está enfermedad es provocada por la parasitación de Fasciola hepatica y por F. gigantic. Se conocen popularmente como duela del hígado ya que afecta al hígado y a la vesícula biliar. La OMS la considera una enfermedad emergente. Las dos especies se distribuyen por todo el mundo aunque F. hepática es más frecuente en Europa, América y Oceanía.

Fasciolopsiasis

Parasitosis en el intestino delgado por el trematodo Fasciolopsis buski. Está muy extendida en el continente asiático, especialmente en el sur de China.

Gnatostomiasis

También se conoce como gnatostomosis y es la enfermedad producida por nematodos del género Gnathostoma, principalmente G. spinigerum y G. hispidum. Es una zoonosis más frecuente en Asia y América transmitida desde peces y anfibios de agua dulce. El ser humano es hospedador accidental y son las larvas, que rara vez alcanzan el estado adulto en el hombre, las que producen la enfermedad. Existen diferentes tipos en función de la zona dónde se instale el parásito, pudiendo producirse parasitosis en varias zonas a la vez: gnatostomiasis cutánea, ocular, visceral, pulmonar, genitourinaria, neurológica, etc.

Himenolepiasis

Parasitosis por las conocidas como tenias enanas. Las más frecuente son Hymenolepis nana y, menos, H. diminuta. Tiene una distribución muy amplia a nivel mundial, especialmente en climas cálidos y húmedos, asociada a deficiencias en sistemas de saneamiento.

Filariasis

La filariasis es la parasitosis producida por filarias, nombre con el que se conocen a los nematodos del orden Spirurida, superfamilia Filarioidea. Las larvas (microfilarias) son transmitidas a vertebrados, entre ellos el humano, a través de artrópodos que actúan como vector, generalmente mosquitos flebotomos, mosquitos culícidos y moscas tábanos.

La filariasis se considera una enfermedad endémica de zonas tropicales de Asia, África y América. Las más frecuentes en el ser humano son:

Filariasis cutáneas y oculares

  • Loiasis: presente en África central y occidental. Ës producida por Loa loa, se transmite por tábanos y produce filariasis ocular y cutánea que se conoce como loiasis, edema de Calabar o gusano del ojo africano.
  • Oncocercosis: producida por Onchocerca volvulus. Se distribuye en África, Centroamérica y zona noroccidental de Sudamérica. Puede provocar fliariasis cutánea y ocular pudiendo provocar ceguera irreversible conocida en algunas regiones como ceguera del río.
  • Mansonelliasis cutánea: presente en las zonas tropicales de África y América, es una filariasis por diversas especies del género Mansonella, principalmente por Mansonella streptocerca.

Filariasis linfáticas

  • Wuchereria bancrofti: la filariasis que produce, si no se trata a tiempo, provoca la enfermedad conocida como elefantiasis. Se distribuye en el norte de Sudamética, África del norte y central, sudeste asiático, India e islas del Pacífico. Afecta a extremidades inferiores.
  • Brugia malay: produce un cuadro similar al anterior pero generalmente menos severo y puede afectar a extremidades superiores. Está presente principalmente en Asia: Japón, Corea, China, Cochinchina e India.

Filariasis viscerales

  • Mansonelliasis visceral: producida por Mansonella ozzardi. en Centro y Sudamérica. Se pueden encontrar adultos en las cavidades abdominal y torácica; las microfilarias circulan por sangre y se pueden encontrar también en tejidos subcutáneos, mesenterio y tejido graso periférico. Mansonella perstans también produce mansonelliasis visceral y está presenta en África y Sudamérica. Las microfilarias se encuentran en sangre periférica y los adultos se instalan en las cavidades peritoneal, pleural y pericárdica.

Metagonimiasis

Enfermedad provocada por Metagonimus yokogawai. Se transmite por ingesta de pescado crudo o poco cocinado. Afecta al intestino y se da sobre todo en Siberia, los balcanes, Israel, España y Manchuria.

Opistorquiasis

Producida por especies del género Opisthorchis, principalmente O. viverrini y O. felineus (gusano del hígado del gato). Afecta a los conductos biliares y se transmite desde el pescado. Su mayor incidencia se da en Rusia y China.

Paragonimosis

Enfermedad parasitaria producida por trematodos del género Parafonimus que afecta a los pulmones aunque puede pasar también a otro tejidos. Se da en muchos animales mamíferos y en el ser humano las especies más destacadas que producen la enfermedad son P. westermani en Asia, P. mexicanus en América y P. africanus en África.

Esquistosomiasis

Antes conocida como bilharziasis o bilharziosis, es la enfermedad parasitaria producida por especies de Schistosoma. Es relativamente frecuente en países en vías de desarrollo, especialmente en África subsahariana, transmitida a través del agua. S. mansoni y S. intercalatum causan esquistosomiasis intestinal; S. haematobium causa esquistosomiasis urinaria; S. japonicum y S. mekongi producen la conocida como esquistosomiasis intestinal asiática, la cuál afecta al intestino, hígado y bazo. Todas suelen tener también manifestaciones cutáneas. La OMS estimó que 249 millones de personas necesitaron tratamiento para esta enfermedad en el año 2012.

Esparganosis

Se produce por gusanos parásitos del género Spirometra. Los humanos se consideran hospedadores intermediarios accidentales (el primer caso humano reportado fue en Florida en el año 1908). Se transmite por ingestión de agua contaminada o por ingestión de animales contaminados (algunos reptiles, anfibios y crustáceos que son hospedadores intermedios; perros, gatos y otros mamíferos son hospedadores definitivos). En el ser humano, el último estadio larvario, llamado plerocercoide, se instala en el tejido subcutáneo produciendo la enfermedad.

Estrongiloidiasis

Enfermedad parasitaria producida por Strongyloides stercoralis. Los adultos viven en el intestino pero las larvas pueden pasar por diversos tejidos produciendo daño tisular principalmente en la piel, mucosa intestinal y pulmones. Es una enfermedad importante en personas con el sistema inmune deprimido y de amplia distribución consideradónse una geohelmintiasis.

Toxocariasis

Esta enfermedad parasitaria se produce por Toxocara canis y T. cati que se transmiten desde el perro y el gato respectivamente por ingesta de huevos en agua y alimentos contaminados, contacto con perros y gatos en malas condiciones higiénicas y geofagia de tierra contaminada (importante en niños). Afecta a los ojos, cerebro, hígado y otros órganos. Las larvas no son capaces de desarrollarse en el humano hasta el estado adulto y migran por todo el cuerpo produciendo daño tisular a su paso.

Triquinosis

La triquinosis o triquinelosis es producida por diversas especies de Trichinella, entre ellas T. spiralis, T, pseudospiralis, T. britovi, T. nelsoni y T. nativa. Se transmite por ingesta de carne porcina que contiene las larvas. Las larvas producen síntomas intestinales, como dolor y diarrea, y pasan a sangre hasta alcanzar tejido muscular estriado. También se ha encontrado en jabalíes y otros mamíferos como zorro, rata, oso y caballo.

Dermatitis esquistosomiásica

Parasitosis que afecta a la piel producida por algunas especies de la familia Schistosomatidae. Los más frecuentes en el humano son el género Trichobilharzia, sobre todo T. regenti, y el género Gigantobilharzia. Se conoce en algunas zonas como dermatitis del nadador o dermatitis del lago (en inglés swimmer itch o lake itch).

Tricuriasis

La tricuriasis, llamada también tricurosis o tricocefalosis, es producida por diversas especies de Trichuris siendo la más frecuente T. trichiura. Afecta al intestino grueso, se da en todo el mundo y se transmite principalmente por ingesta de materiales del suelo y vegetales contaminados con heces humanas que contengan huevos.

3

Artópodos

Chinche

La chinche (Cimex lectularius) es un insecto hematófago que se alimenta de sangre humana y otros animales de sangre caliente. Se encuentra distribuido por todo el planeta. Afecta principalmente a la piel con prurito e hinchazón en la picadura.

Pediculosis

Con este nombre se conoce a la afección cutánea producida por la parasitosis por piojos (ftirápteros, la clase Phthiraptera). Existen tres tipos:

  • Pediculus humanus var. capitis: se conoce como piojo de la cabeza. El parásito se instala en la cabeza viviendo entre el pelo y alimentándose en el cuero cabelludo. Es común en todo el mundo y se transmite por contacto directo entre personas.
  • Pediculus humanus var. corporis: esta variedad de P. humanus, a diferencia de la variedad capitis, no se instala en el cuero cabelludo sino en otras partes del cuerpo con vello. Se transmite por contacto directo entre personas y al compartir ropa y cama.
  • Phthirus pubis: este insecto no es un piojo (no es un ftiráptero) pero se incluye como un tipo de pediculosis. Se conoce popularmente como ladilla o piojo del pubis pues se instala frecuentemente en el pubis viviendo entre el vello. También se puede instalar en otras zonas con vello corporal como cejas y pestañas, axilas, brazos y pecho. Dada su ubicación, se transmite frecuentemente por contacto durante relaciones sexuales pero también se puede transmitir por contacto directo piel con piel o al compartir ropa y cama.

Demodicosis

Afección dérmica producida por Demodex folliculorum, también puede producirse por D. brevis y, en raras ocasiones, por D. canis (específico de perros). D. follibulorum se instala en los folículos pilosos y D. brevis en las glándulas sebáceas de la piel. Ambos se encuentran comúnmente en la cara. Se contagia de una persona a otra por contacto prolongado y directo piel con piel.

Sarna

Enfermedad cutánea producida por el ácaro Sarcoptes scabiei al instalarse en el estrato córneo de la piel dónde excava túneles al ir alimentándose. Se extiende por todo el mundo y, a diferencia de lo que se pensaba tradicionalmente, afecta a todos los estratos sociales. Se puede contagiar por contacto piel con piel o al compartir ropa o cama.

Miasis

Enfermedad parasitaria producida por larvas de diferentes tipos de moscas. Aunque es de distribución mundial, predomina en regiones tropicales y subtropicales. Los principales géneros de moscas que producen miasis son Sarcophaga, Dermatobia, Oestrus, Gastrophilus, Cochliomyia, Lucilia, Chrysomya y Musca. Puede ser:

  • miasis cutánea (piel)
  • miasis ocular u oftálmica (ojos)
  • miasis auditiva (canales auditivos)
  • miasis nasal (nariz y fosas nasales)
  • miasis entérica (tracto gastrointestinal)

Referencias

  1. Christian Nordqvist (25 de Marzo de 2011). “What is a parasite? What do parasites do?“. Medical News Today.
  2. Lawrence Ash, Thomas Orihel (2010). “Atlas de parasitología humana”. Editorial Médica Panamericana. EAN: 9789500601283.
  3. Harhay MO, Horton J, Olliaro PL (Febrero 2010). “Epidemiology and control of human gastrointestinal parasites in children”. Expert Review of Anti-infective Therapy 8 (2): 219–34. DOI: 10.1586/eri.09.119.
  4. Djurković Djaković, Olgica. (12 de Septiembre de 2012). “Toxoplasmosis – Recent Advances”. InTech. DOI: 10.5772/2845. Disponible bajo licencia CC BY 3.0.
  5. Huang DB, White AC (2006). “An updated review on Cryptosporidium and Giardia”. Gastroenterology Clinics of North America 35 (2): 291–314, viii. DOI: 10.1016/j.gtc.2006.03.006.
  6. Bauer, Chistian. (15 de Abril de 2013). “Baylisascariosis–infections of animals and humans with ‘unusual’ roundworms”. Veterinary Parasitology 193(4):404-12. DOI: 10.1016/j.vetpar.2012.12.036.
  7. Alimuddin I. Zumla; Gordon C. Cook; Patrick Manson (2003). “Section 10: Helminthic Infections 83. Echinococcosis/Hydatidosis”. Manson’s tropical diseases. ISBN 0-7020-2640-9.
  8. Fenwick A (Marzo 2012). “The global burden of neglected tropical diseases.”. Public health 126 (3): 233–6. doi: 10.1016/j.puhe.2011.11.015.

Publicidad