¿Qué tipos de cáncer hay? ¿Cómo se clasifica?

Células cancerosas en división
Células cancerosas en división (ilustración)
Publicidad

El cáncer es un grupo de enfermedades que involucran una neoplasia maligna, es decir, un crecimiento anormal de células con potencial para invadir otros tejidos (metástasis).

Si no hay capacidad invasiva, entonces la neoplasia no se considera cáncer, sino de carácter benigno.

El cáncer puede crecer en forma de masa sólida, lo que se conoce como tumor, o puede crecer de forma diseminada sin llegar a formar una masa identificable, por ejemplo en diversos tipos de cánceres sanguíneos.

La neoplasia cancerígena puede aparecer en cualquier parte del cuerpo y afectar a líneas celulares muy diferentes, lo que da lugar a diversos tipos de cáncer. A lo largo de este artículo veremos las reglas generales de nomenclatura del cáncer y los principales tipos según las células afectadas.

Nomenclatura general del cáncer

Los cánceres más habituales son el cáncer de pulmón, de próstata, cáncer colorrectal y cáncer de estómago.

Pero además del órgano afectado o la localización, el cáncer también se clasifica según el tipo de células o el tipo de tejido en el que se origina la neoplasia (tipo histológico).

Todos los tumores tienen dos componentes:

  • componente parenquimatoso: el parénquima de los tumores es el conjunto de células proliferantes. El nombre de los tumores y cánceres suele hacer referencia a este componente.
  • componente estromatoso: el estroma de los tumores está formado por tejido conectivo de sostén y vasos sanguíneos. El estroma es tejido no neoplásico ni canceroso cuya formación es inducida por el propio tumor.

Las neoplasias y tumores benignos, también llamadas hiperplasias benignas (no consideradas cáncer propiamente dicho, pues no tienen capacidad invasiva de otros tejidos), se nombran añadiendo el sufijo -oma a la raíz del nombre del tejido en el que aparecen o al nombre del tipo de células proliferantes, es decir, según el componente parenquimatoso de la neoplasia.

Por ejemplo, son neoplasias benignas el lipoma, que se forma en el tejido adiposo, o el fibroma, que se forma en el tejido conjuntivo de tipo fibroso. Las neoplasias benignas que se forman en el tejido epitelial de las glándulas se denominan adenomas; por ejemplo, adenoma de próstata o adenoma tiroideo.

Por su parte, las neoplasias malignas, es decir, el cáncer, suelen nombrarse añadiendo otros sufijos. Entre ellos, algunos de los más habituales:

  • -sarcoma si el cáncer deriva de tejido conectivo. Por ejemplo, osteosarcoma es cáncer de hueso.
  • -carcinoma si el cáncer se origina en tejido epitelial. Por ejemplo, adenocarcinoma es cáncer en el tejido epitelial de una glándula.
  • -blastoma si el cáncer deriva de células precursoras o si derivada de tejido embrionario. Por ejemplo, hepatoblastoma es cáncer en las células precursoras de las células hepáticas (hepatocitos).
  • -linfoma si el cáncer afecta a los linfocitos, especialmente dentro de los ganglios linfáticos, aunque puede afectar a otros órganos, por ejemplo el bazo.

No obstante, hay muchos tipos de cáncer cuyo nombre no sigue estas reglas. Por ejemplo, el melanoma es un tipo de cáncer de piel, no es una neoplasia benigna aunque su nombre no incluya -sarcoma, -carcinoma ni ningún otro de los sufijos descritos.

TejidoNeoplasia benignaNeoplasia maligna (cáncer)
PielPapilomaCarcinoma espinocelular
Carcinoma basocelular
Tejido glandularAdenoma
Cistoadenoma
Adenocarcinoma
Cistoadenocarcinoma
MelanocitosNevus (lunar cutáneo)Melanoma
Tejido fibrosoFibromaFibrosarcoma
Tejido adiposoLipomaLiposarcoma
CartílagoCondromaCondrosarcoma
HuesoOsteomaOsteosarcoma
Músculo lisoLeiomiomaLeiomiosarcoma
Músculo estriadoRabdomiomaRabdomiosarcoma
Endotelio vasos sanguíneosHemangiomaHemangiosarcoma
Endotelio vasos linfáticosLinfangiomaLinfangiosarcoma
Células sanguíneasLeucemia, Linfoma
Mieloma múltiple

Principales tipos de cáncer

Como se ha mencionado, el cáncer se suele clasificar según el tipo de células o según el tejido en el que se origina, aunque no existe una clasificación cerrada y exhaustiva, siendo las guías de la International Classification of Diseases for Oncology (ICD-O), dependiente de la OMS, las más utilizadas.

Esta clasificación da un código topográfico que describe la localización u órgano donde aparece el cáncer, más un código morfológico que describe la histología o tipo de células involucradas.

Desde este punto de visto histológico, son cientos los posibles tipos de cáncer, aunque la mayoría se pueden clasificar estos grandes tipos:

Publicidad
  • Carcinomas
  • Sarcomas
  • Blastomas
  • Gliomas y cáncer del Sistema Nervioso Central
  • Linfomas, leucemias y mielomas
  • Cáncer de células germinales

Carcinomas

El carcinoma es todo tipo de cáncer que comienza en el tejido epitelial. Este tejido recubre cavidades y conductos de diversos órganos, tanto internos como externos, como la epidermis o el tracto digestivo.

Es el tipo de cáncer más común de todos y, como el tejido epitelial está tan extendido, puede afectar a órganos de todo el cuerpo: boca, pulmón, mama, tracto digestivo, útero, etc.

Según el tipo de célula epitelial que desarrolla el cáncer, se pueden distinguir varios tipos de carcinomas:

  • Carcinomas epidermoides o de células escamosas: los epitelios escamosos se conocen así por estar formados por una capa de células planas. Este tipo de epitelios se pueden encontrar en la piel, en la garganta o en el esófago entre otros órganos.
  • Adenocarcinomas: cáncer que se desarrolla en el epitelio glandular, el epitelio especializado en la secreción que recubre las diversas glándulas del cuerpo. También aparece en órganos huecos secretores, por ejemplo en el estómago.
  • Carcinoma de células transicionales: las células transicionales (epitelio transicional) tienen capacidad para soportar la expansión de los órganos que tapizan. Está presente, por ejemplo, en la vejiga urinaria.
  • Carcinoma de células basales: el carcinoma basocelular o de células basales afecta a la capa más profunda de la epidermis.

Los melanomas, frecuentemente referidos como un tipo de cáncer de piel, no afecta a las células epiteliales de la piel, sino a los melanocitos, que son las células que productoras de melanina.

Sarcomas

Los sarcomas son un grupo de cáncer con origen en tejido conectivo, también llamado tejido conjuntivo. Este tipo de tejido tiene una función eminentemente estructural, de soporte y de sostén.

Son ejemplos de tejido conectivo el hueso, el cartílago, los tendones y el tejido fibroso que sostiene los órganos internos.

Los sarcomas son mucho menos frecuentes que los carcinomas y se suelen clasificar en dos grandes grupos: osteosarcoma (sarcoma de tejidos duros) y sarcomas de tejidos blandos.

  • Osteosarcoma: es el cáncer que afecta a las células óseas (osteocitos)
  • Sarcomas de tejidos blandos: entre ellos está el condrosarcoma (en el cartílago) y el miosarcoma. El miosarcoma puede ser de varios tipos según el tipo de músculo: rabdomiosarcoma que afecta al músculo estíado; leiomiosarcoma afecta al múculo liso.

Blastomas

Los blastomas son un tipo de cáncer que se forma a partir de células precursoras o a partir de tejido embrionario. Por ejemplo, el hepatoblastoma afecta a los precursores de los hepatocitos, mientras que el hepatocarcinoma afecta a las células epiteliales del parénquima hepático.

Gliomas y cáncer del Sistema Nervioso Central

El tejido del Sistema Nervioso Central (encéfalo y médula espinal) está formado fundamentalmente por neuronas, que son las células eléctricamente excitables que transmiten los impulsos nerviosos, y un tipo específico de tejido conectivo que contiene células gliales, como los astrocitos o la microglía, que dan soporte metabólico, estructural e inmunitario a las neuronas.

El tipo de cáncer más común en el Sistema Nervioso Central afecta a las células gliales y se denomina glioma.

Entre los gliomas, el más común es el glioblastoma que afecta a células astrocitarias poco diferenciadas (aún están en un estadío de células precursoras, de ahí el sufijo -blastoma). Como afecta a los astrocitos, también se conoce como astrocitoma.

Otros tipos de glioma son el oligodendroglioma (afecta a los oligodendrocitos) y el ependimoma (afecta a las células ependimarias).

Cáncer sanguíneos: linfomas, leucemias y mielomas

Los linfomas, leucemias y mielomas son tipos de cáncer relacionados con la hematopoyesis, por lo que se suelen conocer en su conjunto como cánceres sanguíneos.

Cada uno de ellos afecta a diferentes tipos de células inmunitarias (leucocitos) y en diferentes estados y localizaciones.

Publicidad

Los leucocitos se forman en la médula ósea a partir de la célula madre hematopoyética.

A partir de los leucocitos se forman los linfocitos, células que migran mayoritariamente a la linfa. Los linfocitos B y los linfocitos T son los dos tipos de linfocitos más importantes. Los linfocitos B son los encargados de la producción de anticuerpos y en su forma activa se conocen como células plasmáticas.

Según el tipo exacto de célula inmunitaria que se vea afecta, el cáncer puede ser:

  • Leucemia: se debe a una sobreproducción incontrolada de leucocitos en la médula ósea. Estos leucocitos son inmaduros y no son funcionales, pero acaban igualmente en el torrente circulatorio. Las leucemias son el tipo de cáncer infantil más común.
  • Linfomas: son dos tipos de cáncer que se desarrollan en la linfa o sistema linfático. Los linfomas se producen por una división incontrolada de linfocitos anormales que se acumulan en los ganglios linfáticos u otros tejidos, como bazo e hígado, donde pueden llegar a formar masas tumorales.
  • Mieloma: también conocido como mieloma múltiple, es el cáncer que afecta a las células plasmáticas o linfocitos B.

Cáncer de células germinativas

En este grupo se incluyen los cánceres que afectan a células pluripotenciales, también llamadas células germinales o germinativas.

La mayor acumulación de células germinativas se da en los testículos y en los ovarios. El cáncer de estas células en el hombre se conoce como seminoma y en las mujeres como disgerminoma.

El cáncer de células germinativas extragonadales (fuera de testículos y ovarios) son raros, pues estas células son escasas fuera de las gónadas. Entre ellos se puede citar el disgerminoma cerebral, un tipo de cáncer que afecta a células pluripotenciales del sistema nervioso central.

Cáncer mixto

Existen muchos casos de cáncer que se pueden clasificar en varios de los tipos histológicos mencionados. Por ejemplo:

  • carcinoma adenoescamoso
  • tumor mesodérmico mixto
  • carcinosarcoma
  • teratocarcinoma

Otras clasificaciones

La clasificación del cáncer por localización y tipo histológico se suele complementar con la clasificación según el grado y según el estado.

Por grados, una neoplasia puede estar en:

  • Grado 1: células ligeramente anormales pero bien diferenciadas.
  • Grado 2: células moderadamente anormales y moderadamente diferenciadas.
  • Grado 3: células claramente anormales y poco diferenciadas.
  • Grado 4: células inmaduras e indiferenciadas.

La clasificación por estados pretende medir el nivel de extensión o propagación. Existen diversos métodos, siendo uno de los más utilizados el método TNM:

Tumor (T)

  • T0: no hay evidencia de tumor.
  • Tis: cáncer o carcinoma in situ, con superficie celular limitada.
  • T1-4: tamaño creciente del tumor.

Nódulo (N)

  • N0: no hay nódulos linfáticos afectados.
  • N1-4: grado creciente de afección de afección ganglionar.
  • Nx: afección ganglionar no determinada.

Metástasis (M)

  • M0: no hay evidencia de metástasis distante.
  • M1: hay evidencia de metástasis distante.

Otra clasificación según el estado del cáncer:

  • Estado 0: cáncer o carcinoma in situ, con superficie celular limitada.
  • Estado I: cáncer limitado al órgano o tejido de origen con evidencia de crecimiento.
  • Estado II: propagación local de células cancerosas.
  • Estado III: propagación extensa a nivel local y regional de células cancerosas.
  • Estado IV: metástasis distante.

Publicidad