Conoce enfermedades, síntomas, tratamientos y cuidados para mantenerte sano. Por qué la salud importa ;).

Los disruptores endocrinos son sustancias externas al organismo que son capaces de alterar el funcionamiento del sistema endocrino, ya sea por mimetizar la acción de las hormonas naturales, bloquearla o interferir en su metabolismo.

La diabetes es un enfermedad hormonal que afecta a todos los órganos y tejidos del organismo. En la piel produce diversas manifestaciones, muchas de ellas acompañadas de erupciones. Algunas se dan en todas las personas pero los diabéticos son más propensos. Otras se asocian con la diabetes como causa.

Las pecas y los lunares son dos tipos de manchas cutáneas muy comunes que en ocasiones se pueden confundir pero que son muy diferentes en su etiología. Las pecas se deben a la producción de melanina no uniforme mientras que los lunares son neoplasias benignas de células névicas, un tipo de melanocitos.

Los medicamentos sin recenta, o medicamentos OTC, son medicamentos que se pueden comprar sin necesidad de prescripción médica. En función del nivel de liberación del sector farmacéutico, incluso sin la participación de un profesional de la salud. Aunque suelen ser medicamentos de alta seguridad probada, no están exentos de riesgos y efectos secundarios, especialmente si se abusa de ellos.

Los abscesos nasales son acumulaciones de pus en la nariz o alguna zona de la cavidad nasal. Las causas más frecuentes son infecciones, entre ellas bacterianas y víricas, y su principal complicación es la trombosis del seno cavernoso.

Un bazo accesorio, también llamado esplenúnculo o esplénulo, es un nódulo de tejido esplénico sano que aparece separado del bazo o tejido esplénico principal. Los bazos accesorios son bastante comunes y suelen ser asintomáticos. Su principal importancia médica es la diferenciación con otros diagnósticos.

Los bebés necesitan dormir mucho tiempo debido sobre todo a las necesidades de desarrollo de su organismo. Los recién nacidos pueden llegar a dormir más de 18 horas diarias, repartidas en numerosos intervalos de 2 – 4 horas. A medida que el bebé crece, las horas de sueño total van disminuyendo y se va adoptando un ciclo vigilia-sueño más estable.