Alergia: ¿qué es exactamente?

Polen de plantas, alérgenos muy habituales
El polen es un alérgeno productor de alergias muy común
Publicidad

Una alergia es una reacción del sistema inmunitario frente a una sustancia que suele ser inocua para la mayoría de personas.

Alergia y reacción de hipersensibilidad se suelen utilizar como sinónimos, aunque no lo son mismo, las alergias son un tipo concreto de reacciones de hipersensibilidad.

En este artículo vamos a aprender qué es exactamente una alergia desde un punto de vista fisiopatológico y sus diferencias con otras reacciones de hipersensibilidad.

Definición de alergia

Clemens Freiherr, el primero en describir las alergias
Clemens von Pirquet, científico austríaco, fue el primero en utilizar la palabra «alergia»

Es muy habitual que los términos alergia y reacción de hipersensibilidad se utilicen como sinónimos, incluso en medios de comunicación especializados, a menudo definiendo alergia como una reacción exacerbada del sistema inmunitario.

Sin embargo, una alergia se define por ser una respuesta anómala frente a una sustancia externa generalmente inocua, no por la intensidad de la respuesta inmunitaria, que puede ser variable.

La reacción de hipersensibilidad, por su parte, es el mecanismo inmunitario que provoca la alergia, pero existen otras reacciones de hipersensibilidad que no son de tipo alérgico.

Publicidad

Por ejemplo, la autoinmunidad es una reacción de hipersensibilidad frente a un antígeno endógeno del propio individuo y sus manifestaciones son muy diferentes a las de una alergia.

En este sentido, la alergia es un tipo de reacción de hipersensibilidad. Exactamente una reacción de hipersensibilidad tipo I. Estas reacciones están mediadas por anticuerpos tipo IgE y mediadores inflamatorios, principalmente histamina, que liberan mastocitos y basófilos.

Mecanismo de una reacción alérgica
Mecanismo de una reacción alérgica o anafiláctica

Las sustancias que producen las alergias se denomina alérgenos. Los alérgenos no producen respuestas inmunológicas en la mayoría de personas, por lo que se entiende que el origen de las enfermedades alérgicas está en el propio individuo y no en la sustancia que la produce.

La predisposición a ser alérgico tiene una alta carga ambiental y también hereditaria. Esta predisposición se denomina atopia.

Las enfermedades alérgicas incluyen muchas formas de rinitis, dermatitis, anafilaxia, alergias alimentarias y algunas formas de asma. Los síntomas pueden ser muy variables, pero en todas se produce daño tisular en las zonas donde el sistema inmunitario trata de defenderse equivocadamente.

Otra confusión muy habitual se da con las alergias alimentarias y las intolerancias alimentarias. Las alergias alimentarias son reacciones alérgicas producidas por alérgenos presentes en ciertos alimentos, mientras que las intolerancias es la dificultad para digerir ciertos nutrientes, generalmente por déficit de alguna enzima.

Publicidad

Tipos de reacciones de hipersensibilidad

Como hemos visto, las alergias son un tipo de reacciones de hipersensibilidad, existiendo otras reacciones de hipersensibilidad no alérgicas.

En todas se producen reacciones del sistema inmunitario frente a sustancias que no deberían, pero con un origen y mecanismo inmunológico diferente.

Existen varias clasificaciones de la reacciones de hipersensibilidad, una de las más utilizadas es la clasificación de Coombs y Gell. En esta clasificación las alergias se corresponden con una reacción de hipersensibilidad tipo I.

  • Reacción de hipersensibilidad tipo I: se corresponde con las alergias y también se conocen como reacciones inmediatas, anafilácticas o atópicas. La respuesta inmunitaria está mediada por anticuerpos tipo IgE y la liberación de histamina y otros mediadores inflamatorios por parte de mastocitos y basófilos.
  • Reacción de hipersensibilidad tipo II: también se conocen como reacciones de hipersensibilidad anticuerpo-dependiente. Están mediadas por IgM o IgG y el sistema del complemento. Ej: miastenia gravis, anemia hemolítica autoinmune, eritroblastosis fetal, etc.
  • Reacción de hipersensibilidad tipo III: también se conoce como enfermedad del complejo inmune. Está mediada por anticuerpos tipo IgG y el sistema del complemento. Ej: enfermedad del suero, lupus eritematoso sistémico, etc.
  • Reacción de hipersensibilidad tipo IV: también se conoce como reacción de hipersensibilidad retardada, aunque las de tipo III también son reacciones tardías. Está mediada por linfocitos T. Ej: algunas formas de dermatitis de contacto o la esclerosis múltiple.

Algunos autores añaden un quinto tipo, la reacción de hipersensibilidad tipo V, que se trata de una reacción de tipo autoinmune y anticuerpo-dependiente, similar a la reacción de hipersensibilidad tipo II.

En el tipo II los anticuerpos se unen en la superficie de células propias y por eso el sistema inmunitario las reconoce como células extrañas y las intenta destruir. En el tipo III, los anticuerpos se unen a receptores celulares y alteran los mecanismos de señalización celular. La enfermedad de Grave o la miastenia gravis se podrían considerar del tipo V.

Conclusión

En conclusión, todas las reacciones de hipersensibilidad se caracterizan por una reacción anómala del sistema inmunitario, siendo la alergia un tipo concreto de estas reacciones, la reacción de hipersensibilidad tipo I, que se caracteriza por:

  • Se produce contra alérgenos externos que no suelen provocar reacciones en la mayoría de personas.
  • Está mediada por IgE y la liberación de mediadores inflamatorios por mastocitos y basófilos (reacción anafiláctica).
  • Sus síntomas aparecen de forma inmediata.

Publicidad