Publicidad

Con el nombre de rezno se conocen a los insectos dípteros (conocidos vulgarmente como moscas) del género Hypoderma, parásito frecuente en mamíferos hervíboros, y a la especie Dermatobia hominis, también parásita y conocida como rezno humano o tórsalo. El rezno provoca una parasitosis denominada miasis, nombre genérico de parasitosis larvaria por dípteros, que en el caso del rezno es cutánea y se caracteriza por eclosión de los huevos y desarrollo larvario en la hipodermis (debajo de la piel).

Dermatobia hominis: el rezno humano

Dermatobia hominis, el rezno humano, conocido también como tórsalo, es la única especie de éstridos (familia Oestridae, llamadas moscas de la muerte) que parasita en el hombre. Es nativa del continente americano encontrándose principalmente desde México hasta el norte de Argentina y Chile. Su relativa poca abundancia hace que no se considere como un plaga.

El rezno humano produce una parasitosis cutánea durante la fase larvaria de su ciclo biológico en diversos vertebrados, principalmente mamíferos entre los que se encuentra el humano. La hembra atrapa en vuelo a otros insectos dípteros, incluyendo la mosca doméstica y diversas especies de mosquitos, y les “pega” huevos en su cuerpo, principalmente en la zona del vientre. Cuándo se posan sobre un animal, los huevos eclosionan por el calor del cuerpo y las larvas se instalan bajo la piel introduciéndose a través de un folículo piloso, una herida o a través de la picadura en caso de mosquitos.

Las larvas se desarrollan en la hipodermis durante aproximadamente 8 semanas tras las cuáles abandona el huésped cayendo al suelo dónde se transforma en crisálida, estado en el que permanecerá varias semanas hasta pasar a adulto. Las heridas son dolorosas, eritematosas y tienen un orificio en el centro por dónde supura un líquido purulento a veces mezclado con sangre.

Se cree las larvas de rezno secretan sustancias con actividad antibiótica que impiden la infección de las heridas, motivo por el que estas miasis no suele ser peligrosas para el huésped. Sin embargo, la muerte de larvas bajo la piel o dejar restos al intentar retirarlas puede provocar infecciones graves. Si se deja que las larvas se desarrollen, la herida sana por sí sola tras la salida de la larva.

Eliminación

Existen varios métodos que se pueden utilizar para eliminar las larvas de reznos. Hay que tener mucha precaución de no dejar restos, por lo que nunca se debe intentar tirar de las larvas sin más. Cuentan con unos ganchos en el abdomen con los que se anclan a la herida y tirar de ellas suele partirlas dejando restos en el interior con alto riesgo de infección. Si se observan las larvas antes de que se introduzcan en la hipodermis, se pueden retirar con alcohol.

Publicidad

Si las larvas ya están instaladas, se pueden utilizar varios remedios para obligar a las larvas a salir. Estos remedios se basan en utilizar aceites para tapar la herida obstruyendo el paso de aire y obligando a la larva a salir a respirar. Se puede utilizar vaselina, aceite de alcanfor y similares con ayuda de un algodón. Se presiona fuertemente y se deja durante 8 horas. Al retirar el algodón la larva debería estar pegada debajo. También se puede utilizar un trozo de carne o un baño caliente con sal de Epsom (sulfato de magnesio) en el que se sumerge completamente la herida hasta que la larva salga a respirar. El agua y la sal la ahogarán.

Las jeringas de extracción de veneno pueden ser utilizadas para retirar las larvas de rezno con éxito, aunque puede requerirse cierta práctica en su manejo.

Hypoderma: el rezno animal

Las especies de dípteros del género Hypoderma provocan miasis cutánea en animales. Los animales más frecuentemente infectados son mamíferos herbívoros aunque hay especies adaptadas a vertebrados muy diversos, como aves y reptiles. El ciclo por el que llegan a la hipodermis es altamente especializado y muy diferente al rezno humano. Las larvas son ingeridas por el animal al lamerse y pasan por diversos órganos, como los músculos del esófago y la médula espinal, antes del resurgimiento cutáneo. No suele ser mortal y las muertes que produce son más frecuentes en animales jóvenes por debilitamiento, infecciones o daño cerebral.

Entre las especies más comunes están Hypoderma lineatum (parásito en equinos, conocido como rezno del caballo) e Hypoderma bovis (parásito de bóvidos, conocido como rezno de la oveja). Desde 1980 se han llevado a cabo campañas de erradicación y actualmente se considera erradicado en varios países de Europa, entre ellos Alemania, Dinamarca y Reino Unido.

Existen otras especies de moscas que pueden producir miasis cutánea, u otros tipos como miasis oftálmica, auditiva o entérica, aunque no de forma especializada como los reznos sino de forma accidental o facultativa.

Galería

Publicidad