Publicidad

En pocas palabras, los animales de sangre fría son aquellos cuya temperatura corporal es regulada por el ambiente y los animales de sangre caliente son aquellos capaces de mantener una temperatura corporal relativamente constante mediante mecanismos internos de regulación.

El concepto de sangre fría y sangre caliente puede malinterpretarse. Un animal de sangre fría no tiene por que tener la sangre necesariamente fría, sólo que depende del ambiente y no puede regularla por sí mismo. Los términos más precisos se refieren a mecanismos de termorregulación:

  1. Animales de sangre caliente: también llamados endotermos, disponen de mecanismos de termorregulación mediante endotermia, homeotermia y traquimetabolismo
  2. Animales de sangre fría: también llamados pecilotermos o ectotermos, disponen de mecanismos de termorregulación mediante ectotermia, poiquilotermia y bradimetabolismo

Ejemplos y excepciones

La inmensa mayoría de mamíferos, entre los que se incluye el hombre, y de aves son de sangre caliente. De sangre fría son los reptiles, peces, insectos, anfibios y arácnidos. Pero hay excepciones, incluso animales que muestran características de ambos tipos.

Por ejemplo, los murciélagos y las ratas topo (Heterocephalus glaber) son mamíferos pero su temperatura corporal puede depender del ambiente, especialmente cuándo están inactivos. Algunos insectos, como la polilla halcón y algunos tipos de abejas, pueden aumentar la temperatura de su cuerpo si lo necesitan agitando sus alas. También algunos peces tienen mecanismos internos para mantener partes de su cuerpo calientes, como ojos y cerebro, y evitar que su temperatura baje demasiado y sufran daños.

Publicidad

Necesidades de alimento

Mantenerse caliente cuesta energía y la energía se obtiene de los nutrientes aportados por los alimentos, por ello los animales de sangre caliente generalmente necesitan más comida para sobrevivir. Por este mismo motivo los animales endotermos tienen que ser mejores en obtención de alimento, lo que les sitúa en un nivel metabólico y evolutivo diferente. Los animales ectotermos confían en fuentes externas de calor, por ejemplo la luz solar, en lugar de crear este calor ellos mismos. Por eso los reptiles “toman el sol” y, por tanto, necesitan un consumo menor de alimentos.

Ventajas e inconvenientes de uno sobre otro

En general, lo animales endotermos cuentan con numerosas ventajas evolutivas sobre los animales de sangre fría. La principal y más importante es que mantienen la temperatura alrededor de los niveles en los que su organismo funciona de forma óptima. Todos las reacciones químicas implicadas en procesos como pensar, moverse, digerir alimentos, etc, se realizan en condiciones óptimas.

Por el contrario, los animales de sangre fría han de mantener un sistema bioquímico múltiple que funcione a diferentes temperaturas, aunque no lo haga de forma óptima. Desde un punto de vista evolutivo esto se considera una clara desventaja pero permite a los animales de sangre fría no tener que gastar energía en mantener la temperatura y, por tanto, necesitar menos comida, lo que es una ventaja de supervivencia sobre los animales de sangre caliente ante situaciones de escasez de alimento.

Galería

Publicidad