Publicidad

El sistema nervioso se puede definir como un conjunto de órganos y estructuras formadas por tejido nervioso, un tejido cuya unidad básica es la neurona, un tipo de célula excitable altamente especializada. También cuenta con otros tipos de células y tejidos de soporte, como las células gliales o la barrera hematoencefálica.

El sistema nervioso se origina en el ectodermo, la capa más distal o externa de las capas germinales del embrión, y ocurre así tanto en animales diblásticos (dos capas germinales) como en los triblásticos (tres capas germinales, caso del ser humano y de todo el subreino Bilateria que incluye a la mayoría de animales).

El sistema nervioso en el ser humano es un sistema muy complejo que se encarga, a grandes rasgos, de captar, procesar, almacenar y transmitir información, así como la generación de respuestas rápidas y coordinadas entre múltiples órganos para interaccionar con el entorno, todo ello utilizando señales químicas y eléctricas.

Para ejercer su función, el sistema nervioso cuenta con órganos y estructuras distribuidas por todo el organismo, incluyendo el cerebro, la médula espinal y todos los nervios que recorren el cuerpo. En función de la distribución de estos órganos y estructuras, el sistema nervioso se puede estudiar en dos grandes secciones, el Sistema Nervioso Central y el Sistema Nervioso Periférico.

Sistema Nervioso Central

El Sistema Nervioso Central (SNC) consiste principalmente en el encéfalo y la médula espinal; se puede decir que abarca la parte del sistema nervioso protegida por estructuras óseas, el encéfalo está contenido en el cráneo y la médula espinal en la columna vertebral. El Sistema Nervioso Central incluye también tejidos accesorios, como las meninges, el líquido cefalorraquídeo o las células gliales.

El encéfalo se puede dividir en tres grandes regiones: prosencéfalo, mesencéfalo y rombencéfalo.

  1. Prosencéfalo: las estructuras principales del prosencéfalo son el teléncefalo, o croteza cerebral, y el diencéfalo (epitálamo, tálamo, subtálamo e hipotálamo).
  2. Mesencéfalo o cerebro medio
  3. Rombencéfalo: contiene el metencéfalo (cerebelo y protuberancia) y el mielencéfalo (bulbo raquídeo).

La mayoría de movimientos musculares, percepciones sensoriales y funciones ejecutivas se localizan en el telencéfalo. El tronco encefálico, formado por del mesencéfalo, la protuberancia y el bulbo raquídeo, es la principal vía de comunicación entre el cerebro anterior, la médula espinal y los nervios periféricos. Además, controla funciones vitales como la respiración, el ritmo cardíaco, localización del sonido y reflejos fisológicos defensivos.

Publicidad

La médula espinal, la otra gran parte del Sistema Nervioso Central, está limitada por el bulbo raquídeo en la parte superior. En la parte inferior termina en la primera vertebra lumbar con la cauda equina, una agrupación de nervios y raíces de nervios que abandonarán la columna vertebral para inervar órganos de la pelvis y miembros inferiores.

La médula espinal transmite la información desde el encéfalo a los nervios periféricos, es la vía de comunicación entre el sistema nervioso periférico y el encéfalo. Además, es capaz de elaborar sus propias respuestas efectivas, conocidas como respuestas reflejas, pues no suelen incorporar control voluntario.

Todo el Sistema Nervioso Central está rodeado de la barrera hematoencefálica, una barrera de permeabilidad muy selectiva que separa la sangre en circulación del líquido extracelular del SNC.

Sistema Nervioso Periférico

El Sistema Nervioso Periférico (SNP) no se encuentra protegido por ninguna estructura ósea específica ni cuenta con una barrera como la barrera hematoencefálica. Está formado por todos los nervios y los ganglios nerviosos fuera del SNC.

El SNP se puede dividir en función de diversas características. Una de las divisiones más habituales separa los nervios periféricos en nervios motores, sensoriales y autónomos:

  1. Nervios motores: son nervios formados por neuronas motoras que inervan la musculatura de las distintas partes del organismo. Las motoneuronas somáticas inervan los músculos del aparato locomotor y son acciones generalmente voluntarias. Las motoneuronas viscerales inervan musculatura lisa de los órganos y son acciones involuntarias (se pueden clasificar dentro de los nervios autónomos).
  2. Nervios sensoriales: transmiten la información recogida del medio hasta el Sistema Nervioso Central, por ejemplo tacto, temperatura, presión, propiocepción, etc.
  3. Nervios autónomos: son nervios que forman parte del Sistema Nevioso Autónomo, formado por el Sistema Nervioso Simpático y el Sistema Nervioso Parasimpático. Ambos controlan las acciones de los órganos y vísceras, como su musculatura, las glándulas o el tono de los vasos sanguíneos, y tienen parte formada por nervios periféricos y parte en el Sistema Nervioso Central dónde se procesa la información y se elaboran las respuestas.

Diferencias clave

Tanto el Sistema Nervioso Central como el Periférico tienen a las neuronas como la base funcional y estructural. Ambos tienen una fisiología similar y comparten el modo de transmisión de información a través de impulsos eléctricos y señales químicas mediante la sinapsis. Las diferencias principales entre ambos están en la proporción de estructuras de soporte y la distribución de las señales químicas utilizadas:

  • El Sistema Nervioso Central está protegido por estructuras óseas específicas y la barrera hematoencefálica. El Sistema Nervioso Periférico no.
  • El Sistema Nervioso Central se encarga de procesar y almacenar información así como elaborar respuestas ejecutivas. El Sistema Nervioso Periférico se centra más en la trasmisión de información entre distintas zonas, como la transmisión de información sensorial recogida del medio o de los órganos internos hasta el SNC, o la transmisión de órdenes desde el SNC hasta los órganos efectores.
  • Una lesión en el SNP causará un problema localizado en la zona inervada por los nervios dañados. Una lesión en el SNC puede conducir a problemas globales y grandes zonas. Por ejemplo, una lesión en una rama nerviosa puede afectar a una extremidad mientras que una lesión en la médula espinal puede afectar a ambas extremidades, incluso con las ramas nerviosas periféricas intactas.
  • En el Sistema Nervioso Central intervienen numerosos neurotransmisores: acetilcolina, norepinefrina, glutamato, GABA, dopamina, serotonina, etc. En el Sistema Nervioso Periférico solo intervienen dos: la acetilcolina y la norepinefrina.

Publicidad