Publicidad

Las motoneuronas, también llamadas neuronas motoras, son las neuronas que transmiten los impulsos nerviosos desde el Sistema Nervioso Central a los diferentes músculos del cuerpo para que se contraigan o se relajen. Son, por tanto, vías eferentes que hacen sinapsis con fibras musculares. Y esa es la función de las neuronas: enviar señales contráctiles o de relajación a la musculatura del organismo, tanto musculatura esquelética como musculatura lisa.

Motoneuronas somáticas: movimiento del aparato locomotor

En los vertebrados, incluido el ser humano, el movimiento del aparato locomotor se produce por coordinación entre la contracción y la relajación de múltiples músculos (llamados músculos esqueléticos y compuestos por fibras musculares estriadas). Estas contracciones coordinadas pueden implicar a un gran número de fibras musculares y pueden dar lugar a movimientos realmente complejos del esqueleto que sólo son posibles por la implicación cerebral utilizando señales eléctricas que son enviadas a través de las motoneuronas. Estas motoneuronas que inervan la musculatura esquelética se conocen como motoneuronas somáticas y, en condiciones normales, su control voluntario y consciente.

Cada motoneurona somática tiene su cuerpo celular en el Sistema Nervioso Central y proyecta sus axones hacia la periferia hasta llegar a los músculos. En el ser humano se han descrito axones de motoneuronas de hasta un metro de longitud. Los axones de diferentes motoneuronas se unen formando los nervios motores. Por ejemplo, el músculo flexor común profundo de los dedos de la mano es inervado por el nervio mediano y por el nervio ulnar (también conocido como nervio cubital), nervios que salen del Sistema Nervioso Central a la altura de las vértebras cervicales, y llegan hasta los músculos de los dedos de la mano.

Las motoneuronas somáticas son monosinápticas. Esto quiere decir que realizan una sola sinapsis fuera del Sistema Nervioso Central y esta es la sinapsis con las fibras musculares, la cual tiene lugar en una estructura especializada conocida como placa motora o unión neuromuscular.

Publicidad

También existen movimientos involuntarios de musculatura esquelética. Este es el caso del conocido como arco reflejo, el cuál puede generar una respuesta motora en la propia médula espinal, sin llegar al cerebro. Por ejemplo, el clásico test de reflejos mediante golpes secos por debajo de la rodilla que hace que se extienda la pierna de forma involuntaria (la persona no controla el movimiento). Los actos reflejos, aún siendo involuntarios, son transmitidos mediante motoneuronas somáticas, no viscerales.

Motoneuronas viscerales: inervación de musculatura lisa

El movimiento de algunas fibras musculares no es controlada de forma consciente por el individuo. Este es el caso de la musculatura lisa presente en numerosos órganos como pueden vísceras (estómago, intestino, etc) o en las paredes de los vasos sanguíneos. Una de las principales características a nivel funcional es que la contracción y relajación de estas fibras no es voluntario, no puede ser controlado por el individuo de forma consciente.

Las motoneuronas viscerales, excepto las llamadas neuronas motoras viscerales especiales, son di-sinápticas ya que realizan dos sinapsis fuera del Sistema Nervioso Central, una en los ganglios espinales y otra en la sinapsis neuromuscular. Las motoneuronas viscerales especiales son monosinápticas e inervan partes de la cara y cuello mientras que las neuronas viscerales generales inervan el resto de musculatura lisa del organismo y el miocardio (músculo del corazón).

Puedes aprender más acerca de las motoneuronas en el artículo ¿Qué es una neurona motora? dónde se describen en más profundidad.

Referencias

  • David Le Vay. Antanomía y Fisilogía Humana. Paidotribo, 2008. 2ª Ed.

Publicidad