Publicidad

En anatomía, la flexión y la extensión se refieren a los movimientos angulares que se realizan en el plano sagital. Son movimientos opuestos entre sí e incluye todos los movimientos realizados en el plano sagital respecto al plano frontal medio (acercamiento – alejamiento en dirección anteroposterior). Son los movimientos típicos de articulaciones sinoviales aunque se puede referir a los movimientos realizados por otros tipos de articulaciones o partes del cuerpo móviles.

El plano sagital

Todas las descripciones anatómicas del cuerpo humano se realizan respecto a planos definidos en la posición anatómica del cuerpo. En esta posición el cuerpo se dispone en bipedestación, con los brazos extendidos a los lados y girados de forma que las palmas de las manos miren hacia el frente. Partiendo de esta postura, el plano sagital es el plano perpendicular al suelo que corta al cuerpo en la mitad derecha y la mitad izquierda. Cualquier movimiento realizado en dirección anteroposterior se dice que se realiza en el plano sagital. Por ejemplo, levantar y bajar la pierna en frente del cuerpo, doblar y extender la rodilla o doblar y extender los codos.

Además del plano sagital que corta al cuerpo justo en la mitad (plano sagital medio), cualquier plano paralelo a este se denomina también plano sagital, por ello se habla generalmente de planos sagitales y no de uno sólo. Por ejemplo, el movimiento de doblar y extender la rodilla ocurre en un plano sagital (plano en dirección anteroposterior y perpendicular al suelo) pero no en la mitad del cuerpo.

La flexión y la extensión

Los movimientos angulares dentro de los planos sagitales se denominan flexión y extensión. Esto quiere decir que la flexión y extensión son movimientos que modifican el ángulo entre dos segmentos articulados del cuerpo y que se realizan en dirección anteroposterior. La flexión es el movimiento que disminuye este ángulo y aproxima los dos extremos distales de los segmentos articulados. La extensión es el movimiento opuesto. Por ejemplo, al flexionar y extender el codo disminuye y aumenta el ángulo entre el antebrazo y el brazo.

Publicidad

Los movimientos de flexión son consecuencia de la contracción de uno o más músculos flexores. El movimiento opuesto, el de extensión, es consecuencia de la contracción de uno o más músculos extensores. Por ejemplo, el movimiento de flexión del codo es consecuencia de la contracción del bíceps braquial, que provoca la aproximación del brazo y antebrazo, y la extensión es consecuencia de la contracción del tríceps braquial. Los músculos flexores actúan como agonistas y los músculos extensores como antagonistas, por eso cuándo se contraen los flexores se extienden los extensores y viceversa.

No se debe confundir flexión y extensión con movimientos angulares en otros planos. Por ejemplo, si levantamos el brazo alejándolo del cuerpo lateralmente, el ángulo entre ambas partes varía pero no en el plano sagital sino en el plano frontal; en este caso no se habla de flexión y extensión sino de abducción y aducción.

Existen otros movimientos en el plano sagital que, por convención, se definen como movimientos de flexión y extensión aún cuándo no son movimientos angulares. Por ejemplo, la elevación del brazo hacia el frente se define como un movimiento de flexión y hacia atrás como extensión (vease imagen adjunta).

Galería

Referencias

  1. Jones, O.. Anatomical terms of movement. TechMeAnatomy.info.
  2. TA98 Plana sagittalia. Federative International Program on Anatomical Terminologies.

Publicidad