Publicidad

Se llama disco intervertebral a una estructura cartilaginosa que se sitúa entre cada vertebra lumbar, dorsal y cervical de la columna vertebral. Las fibras que componen los discos intervertebrales pasan de forma oblicua entre los cuerpos vertebrales actuando como ligamentos que mantienen las vértebras unidas a la vez que permiten el movimiento de la columna, aunque de forma limitada. También amortigua la presión intervertebral.

En el cuerpo humano hay en total 23 discos intervertebrales. Hay uno entre cada par de vértebras, a excepción de la unión entre el atlas y el axis, las dos primeras vértebras de la columna cuya articulación permite los movimientos del cuello, mucho más amplios que los movimientos del resto de la columna.

Estructura

En la articulación entre dos vertebras participan las carillas articulares de los cuerpos vertebrales y los discos intervertebrales. Es una articulación cartilaginosa tipo anfiartrosis (articulación de movimiento muy limitado). Cada disco consta de dos partes principales, el núcleo pulposo y el anillo fibroso.

Núcleo pulposo

El núcleo pulposo se sitúa en la parte central del disco vertebral. Tiene consistencia gelatinosa y es transparente. Su composición es un 70 – 90% de agua con diversas sustancias en suspensión, principalmente fibras de colágeno y mucopolisacáridos. Desde la periferia del disco vertebral se introducen tabiques fibrosos que forman compartimentos. En el núcleo pulposo no hay inervación ni riego sanguíneo y su función principal es la absorción de impactos y otorgar flexibilidad a la columna vertebral.

Anillo fibroso

Rodeando al núcleo pulposo se encuentra el llamado anillo fibroso. Está formado por capas concéntricas helicoidales de fibras de cartílago tipo I que cruzan en sentido vertical oblicuo cruzándose unas con otras. Mantienen la forma y dan protección al disco intervertebral y se une al cuerpo vertebral mediante las fibras de Sharpey.

Tamaño

A lo largo de la columna los discos interverterbrales varían en grosor. A mayor grosor, menos movimiento permiten. Los discos entre vertebras cervicales tienen un grosor medio de 3 mm y es la zona con mayor movilidad de toda la columna. En la zona dorsal el grosor es de 5 mm y en la zona lumbar de 9 mm, siendo la parte de la columna vertebral menos flexible (a excepción de la región coccígea que no tiene discos intervertebrales y de la región sacra cuyas vértebras pierden los discos y se fusionan en el adulto).

Publicidad

Patología y consideraciones médicas

Existen numerosas patologías y problemas médicos relacionados con los discos intervertebrales, en general conocidos como discopatías. Entre ellas las más frecuentes están la artrosis vertebral, la hernia discal, las discopatías degenerativas y la estenosis del canal raquídeo.

Hernias discales

La hernia discal es una enfermedad que se caracteriza por un desplazamiento del núcleo pulposo hacia la raíz nerviosa de la médula espinal. Este prolapso y deformación discal puede ejercer presión sobre el nervio provocando diversas neuropatías, como fuerte dolor, déficit propioceptivo y sensorial y paresias de distintos grados. Algunos casos de hernia discal pueden ser asintomáticos durante mucho tiempo. La gran mayoría de casos de hernia discal se localizan en los discos intervertebrales lumbares L4-L5 y L5-S1, le siguen las cervicales y con menos frecuencia las hernias discales torácicas.

La hernia discal se trata principalmente desde dos frentes: los métodos conservadores y los métodos quirúrgicos. Los métodos conservadores más utilizados son la potenciación muscular, especialmente la Potenciación Muscular Selectiva, y tratamientos pasivos como masaje, ultrasonidos y diversas técnicas de electroterapia. Los métodos conservadores no mejoran en sí misma la hernia discal pero consiguen que desaparezca el dolor en la mayoría de los pacientes y que mejore su calidad de vida.

Se recurre a la intervención quirúrgica sólo en aquellos casos que no presentan mejoría con los métodos conservadores y cuya sintomatología va empeorando progresivamente. En cualquier caso, para conseguir los mejores resultados a largo plazo, la cirugía siempre se acompaña antes y después de Potenciación Muscular Selectiva y otros tratamientos físicos.

Artrosis vertebral

La artrosis vertebral es la enfermedad producida por el desgaste normal de los discos vertebrales con el paso del tiempo. A partir de los 30 años es normal que se observe desgaste de los discos intervertebrales en alguna zona de la columna. La estenosis del canal raquídeo se produce en edades avanzadas como consecuencia de la artrosis vertebral. Se suele tratar mediante medicación contra el dolor por diversas vía, incluidas las infiltraciones, y en algunos casos severos se puede recurrir a la cirugía.

Las discopatías degenerativas también se producen como consecuencia de la edad. A medida que la edad avanza, los discos intervertebrales van perdiendo agua deshidratándose progresivamente. Esta deshidratación suele ser asintomática pero en algunos casos el acercamiento entre dos vértebras puede producir un pinzamiento vertebral. Los pinzamientos se manifiestan con fuerte dolor, hormigueo en extremidades, debilidad y/o deterioro del movimiento.

Galería

Referencias

Publicidad
  • LE

    solo un error no es núcleo piloso sino pulposo….

    • Muchísimas gracias por avisar LE.

      Qué vergüenza me da semejante error, se supone que el artículo ha pasado por varios filtros, algunos software automático que a veces, evidentemente, no sabe distinguir lo correcto de lo incorrecto. Si vas la imagen, los nombres están correctos pero parece que el corrector automático no hizo bien su trabajo con el texto.

      Por suerte la colaboración siempre da resultados positivos. Es por eso que tenemos habilitado un sistema de edición que cualquier usuario puede utilizar para sugerir correcciones o aportar más información. Justo bajo el título del artículo puedes ver un botón que dice “Editar”.

      Sigue leyéndonos y corrigiéndonos dónde sea necesario.