Publicidad

Velocidad y aceleración son dos términos básicos en la física del movimiento que también se utilizan de forma coloquial en multitud de contextos. Aunque ambos términos están estrechamente relacionados, no son lo mismo y muchas veces se utilizan forma indistinta cuando no se conoce que significa exactamente cada uno.

Velocidad

La velocidad es una magnitud física que representa la distancia recorrida por un objeto en un determinado intervalo de tiempo. Por ejemplo, si un objeto ha recorrido 6 metros en 30 segundos, su velocidad sería precisamente esa, 6 metros cada 30 segundos. En el Sistema Internacional de Unidades, la velocidad se expresa en metros por segundo (m/s), por lo que esa velocidad sería igual a 0.2 m/s.

Una de las propiedades matemáticas de la velocidad es que es una magnitud vectorial, lo que quiere decir que la define un vector y como tal se ha de tener en cuenta la dirección de desplazamiento. Si no se tiene en cuenta la dirección, en física se habla de celeridad o rapidez, una magnitud escalar con las mismas dimensiones de espacio y tiempo que la velocidad pero que no es vectorial.

Para calcular la velocidad, basta con dividir la distancia recorrida entre el tiempo transcurrido:

Ejemplo cálculo velocidad

La velocidad también se utiliza en otros campos diferentes a la física del movimiento con un concepto similar. Por ejemplo, en química se utiliza la tasa o velocidad de reacción para medir la velocidad a la que los sustratos se transforman en los productos, lo que implica igualmente una dirección vectorial.

Publicidad

Aceleración

La aceleración es una magnitud relacionada con la velocidad, pues mide la tasa de cambio de la velocidad en un período dado. Siguiendo con el ejemplo anterior, si un objeto recorre 6 metros en 30 segundos, su velocidad media habrá sido de 0.2 m/s, pero eso no implica el objeto se haya movido a esa velocidad de forma constante durante los 30 segundos. Durante un segundo ha podido moverse a 0.4 m/s, y durante otro segundo ha podido llevar una velocidad de 0.1 m/s, aunque el resultado sea igualmente de 6 metros en 30 segundos.

Si el objeto cambia de velocidad, ese cambio es medido con la aceleración, que se calcula como la diferencia de velocidad por unidad de tiempo (velocidad/tiempo). Por ejemplo, si el objeto pasa de reposo (velocidad de 0 m/s) a una velocidad de 0.2 m/s en 1 segundo, su aceleración será de 0.2 m/s2, lo que significa que la velocidad del objeto aumenta en 0.2 m/s cada segundo. Si ahora el objeto pasa de moverse a 0.2 m/s a moverse a 0.3 m/s y realiza esta transición en 2 s, la aceleración será:

0.3 – 0.2 = 0.1 / 2 = 0.05 m/s2

Lo que significa que aumenta la velocidad en 0.05 metros cada segundo. Se podría decir que la aceleración mide la velocidad de cambio de la velocidad. La aceleración puede ser negativa si la velocidad al final del período que se tiene en cuenta es inferior a la velocidad del comienzo, lo que se conoce como desaceleración,

La aceleración, a diferencia de la velocidad, no implica a la dirección en la que se mueve objeto, por lo que no es una magnitud vectorial. Si el objeto se mueve a una velocidad constante, su aceleración es cero.

Diferencias clave

  1. La velocidad mide la tasa de movimiento de un objeto, es decir, la distancia recorrida por unidad de tiempo.
  2. La aceleración mide la tasa de cambio de la velocidad, es decir, el cambio de velocidad entre dos momentos diferentes.

Publicidad