¿En qué consiste un TAC (Tomografía Axial Computerizada)?

Paciente realizándose un TAC
Paciente realizándose un TAC
Publicidad

Un TAC, siglas de Tomografía Axial Computerizada, es una prueba de diagnóstico por imagen que permite obtener imágenes de las estructuras internas del cuerpo. A veces se le llama “escáner”, sobre todo de forma coloquial.

Es un técnica especial de rayos X que permite obtener imágenes de estructuras duras y densas, como los huesos, y de estructuras blandas y poco densas, por ejemplo del cerebro, a diferencia de la radiografía normal de rayos X que solo permite visualizar las estructuras más densas.

No obstante, en un TAC no se pueden observar tejidos blandos blandos con detalle, para lo que es necesario otras técnicas como la resonancia magnética.

¿Cómo funciona?

La palabra tomografía está compuesta por las raíces griegas tomo , que significa corte o sección, y grafía, que significa gráfico. En eso consiste la técnica tomográfica, en la visualización de cortes o secciones del cuerpo.

Cada sección es tomada mediante una imagen de rayos X desde un ángulo diferente. Cada sección se toma a distancia de la anterior muy pequeña, del orden de los 10 nm. Se obtiene así una serie de imágenes de rayos X consecutivas alrededor del cuerpo y a diferentes alturas.

Publicidad

Esas imágenes en serie son posteriormente procesadas en un ordenador mediante un algoritmo de reconstrucción, de ahí que denomine tomografía computerizada. La tomografía axial se refiere a la dirección en la que se toman los cortes o sección.

Así, en lugar de observarse una imagen de proyección, como en la radiografía convencional, en la tomografía se ve una imagen transversal reconstruida, y también permite la reconstrucción de la imagen en tres dimensiones 3D.

La imagen obtenida es hasta 100 veces mejor que la obtenida en la radiografía convencional. Para mejorar el contraste de algunas estructuras los médicos pueden inyectar un líquido de contraste que contiene sustancias de marcado, como yodo, bario o pequeñas cantidades de otros materiales radiactivos.

El TAC se basa en el trabajo de Johann Radon y su demostración en 1917 de que una imagen se podía reconstruir a partir de múltiples proyecciones desde diferentes ángulos.

La transformación de la imagen se puede calcular matemáticamente a través de una transformada integral que lleva su nombre, la Transformada de Radon, base de las operaciones que realiza el ordenador para elaborar la imagen del TAC.

Publicidad

¿Para qué se utiliza el TAC?

El TAC se realiza en un dispositivo circular por cuyo interior se mueve una camilla con el paciente. A este dispositivo se le suele llamar escáner. A diferencia del escáner para resonancia magnética, el escáner para TAC suele ser abierto.

Escáner para TAC
Escáner para TAC

Como técnica para visualizar el interior del cuerpo con alta resolución, se puede recomendar un TAC en diferentes situaciones en la que es necesario estudiar estructura anatómicas complejas, entre ellas:

  • Detección de hemorragias, daño en órganos internos y fracturas en casos de traumatismo.
  • Visualización y detección de tumores.
  • Estudio y diagnóstico de problemas en la médula espinal.
  • Estudio y diagnóstico de problemas en el encéfalo.
  • Diagnóstico de ciertas infecciones.
  • Guía en algunas intervenciones, por ejemplo en la toma de biopsias en ciertos lugares.

En general, la tomografía computerizada se considera una prueba segura en la que se recibe una dosis de radiación pequeña sin efectos secundarios graves o de alta incidencia. La principal reacción adversa que puede generar es la reacción alérgica a la solución de contraste.

La alergia a la solución de contraste se puede manifestar como erupción cutánea e inflamación local en su forma más leve, hasta un shock anafiláctico en su forma más grave. Para reducir los riesgos de esta reacción, se suele administrar la solución de contraste y esperar un tiempo de cuarentena antes de realizar el TAC.

Las alergias se suelen desarrollan rápidamente, pero en ocasiones pueden aparecer al cabo de unas horas en forma de picor e inflamación de las vías respiratorias que originan dificultad para respirar y tragar, en cuyo caso el paciente debería ser buscar asistencia de urgencia.

Publicidad