Publicidad

Las tablas fluviales son ecosistemas formados en terreno inundable adyacente a la cuenca de un río. Aparecen en los tramos medios del cauce dónde la pendiente es escasa, frecuentemente acompañados de cuencas semiendorreicas. Aunque muchos terrenos pueden entrar en esta definición, el término de tabla se utiliza en realidad para referirse a zonas que sufren inundaciones frecuentes y periódicas, generalmente de carácter estacional y con zonas encharcadas de forma permanente.

Formación

Las tablas fluviales se forman en llanuras dónde la pendiente es escasa, la velocidad del río se hace muy lenta y el cauce se hace meandriforme. Con el tiempo, los bordes de los meandros se van erosionando y comienzan a aparecer ciénagas, aguas estancadas y arroyos entre diferentes meandros.

Debido a esta erosión, llega un momento en que el caudal del río supera los bancos entre los meandros y se inunda toda la zona. Si se producen inundaciones relativamente constantes, los meandros se siguen erosionando formándose extensas zonas de humedal. El proceso se ve favorecido si acompañan fenómenos de semiendorreismo, que pueden ocurrir fácilmente si la zona cuenta con pendientes suaves contra el sentido de la corriente.

El hecho de que en las tablas fluviales el agua fluya despacio, hace que la carga de partículas en suspensión vaya sedimentando y formando un lecho muy fértil. Estos nutrientes y al agua dulce propician el desarrollo del rico ecosistema que representan las tablas fluviales, tanto en cantidad como en calidad, siendo el ecosistema fluvial de mayor biodiversidad. Además, su alta tasa biológica, hace que se comporten como sistemas naturales de tratamiento de agua, eliminando una gran cantidad de residuos provenientes de la actividad humana.

Por esta importancia medio ambiental, las tablas fluviales suelen ser objeto de protección. Por ejemplo, el humedal de las Tablas de Daimiel, último representante de las tablas fluviales en la Península Ibérica, está dentro de la red de Parques Nacionales (nivel de protección IUCN II) desde 1973 y fue declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1981, entre otras figuras de protección.

Publicidad