Publicidad

Los sudores nocturnos se refiere a una excesiva sudoración mientras se duerme, generalmente por la noche. Sudar un poco no es, por lo general, susceptible de clasificarse como sudor nocturno pues se considera en la mayoría de los casos algo normal. Factores hormonales son la causa más frecuente aunque se puede deber a otras muchas causas, como algunas enfermedades y situaciones médicas, efectos secundarios de medicamentos, temperatura elevada en la habitación, estrés, ansiedad o alimentación muy condimentada. Las mujeres sufren con más frecuencia de sudores nocturnos debido a los frecuentes y regulares cambios hormonales que desarrolla durante la mayor parte de su vida (ciclo menstrual, menopausia, etc). En la mayoría de los casos los sudores nocturnos no tienen mucha importancia pero hay casos que pueden requerir atención médica.

Síntomas

El síntoma principal de los sudores nocturnos es una transpiración abundante que puede llegar a empapar almohada y sábanas. Esta sudoración se presenta además repentinamente. Si no existe este carácter repentino las causas suelen ser ambientales. Por ello es muy importante fijarse en algunos aspectos antes de acudir a la consulta médica:

  • La temperatura en la habitación no es demasiado alta
  • No se utiliza una ropa de cama o pijama demasiado abrigado

Si se detecta alguno de los hechos anteriores, trata de solucionarlos utilizando una ropa de cama o pijama adecuados y ventilando bien la habitación. Una vez verificados se debe acudir al médico si la excesiva sudoración durante el sueño persiste. En caso de que los sudores nocturnos estén asociados al inicio de un tratamiento farmacológico se debe consultar al médico para que evalúe si es un efecto secundario normal o no del medicamento y evalúe también la posibilidad de cambio de tratamiento.

Causas

Debido a los frecuentes cambios hormonales que experimenta la mujer a lo largo de su vida, los sudores nocturnos son mucho más frecuentes en la mujer que en el hombre. Las causas las podemos dividir en dos grandes grupos, aquellas que sólo afectan a la mujer por deberse a causas propias de su fisiología, y aquellas causas que afectan a hombres y mujeres por igual. En cualquier caso, la sudoración excesiva durante el sueño puede llegar a afectar el descanso y la calidad de vida del paciente.

1

Causas de sudores nocturnos propias de la mujer

Cómo se ha mencionado, los sudores nocturnos son mucho más frecuentes en las mujeres que en los hombres debido a los frecuentes cambios hormonales que experimentan de forma natural a lo largo de su vida. Los principales son los asociados al ciclo menstrual y a la menopausia.

Publicidad
  • Ciclo menstrual: debido al descenso de los niveles de estrógenos propios del período premenstrual y durante la propia menstruación son comunes sofocos nocturnos que se caracterizan por sensaciones cortas y alternas de calor y frío. La sensación de calor puede ir acompañada de sudoración.
  • Menopausia: uno de los principales síntomas de la menopausia son los bochornos y sofocos acompañados frecuentemente de sudor. Estos síntomas no son exclusivos de la noche y aparecen también durante el día.

Tratamiento

Para reducir los sudores nocturnos asociados a estos cambios hormonales propios de la mujer se suele recurrir a tratamientos sintomáticos y cambios en los hábitos que ayuden a mitigar la intensidad y frecuencia de los síntomas. Los más habituales son:

  • Cambios en la dieta reduciendo el consumo de bebidas calientes, alcohol y el uso de especias, principalmente las rubefacientes.
  • Actividades para disminuir el estrés: aumento del ejercicio físico, ejercicios de relajación, etc.
  • Terapia hormonal
  • Tratamiento farmacológico: en algunos casos puede ser necesario el uso de antihipertensivos y antidepresivos, pero estos casos no se consideran poco raros o poco comunes.
2

Causas de sudores nocturnos comunes a hombres y mujeres

Las causas de sudores nocturnos que pueden afectar tanto a hombres y mujeres están relacionadas más frecuentemente con factores no hormonales, como el estrés, tratamiento farmacológico o algunas patologías. Se pueden clasificar en dos grupos, las causas orgánicas y las no orgánicas.

  • Causas no orgánicas: estrés, estrés postraumático, pesadillas, desenganche al tabaco, alcohol y otras sustancias, efectos secundarios de algunos medicamentos, factores alimenticios (uso excesivo de especias rubefacientes).
  • Causas orgánicas: estas causas son patologías en las que el sudor excesivo nocturno o durante el sueño es un síntoma de la enfermedad. En estos casos la consulta médica debe ser inmediata si no se ha acudido ya. Entre estas causas podemos encontrar infecciones, sobre todo si cursan con fiebre, procesos cancerígenos (leucemia linfoide crónica, enfermedad de Hodgkin), hipotiroidismo, pielonefritis o pleuresía. Son también causa frecuente de sudores nocturnos el reflujo gastroesofágico o la apnea del sueño, situaciones en las que se puede experimentar sudoración mientras se duerme como síntoma secundario. Existe una enfermedad denominada hiperhidrosis idiopática cuyo síntoma casi exclusivo es una excesiva sudoración sin una causa identificable, es decir, toda producción excesiva de sudor a la que no se le encuentra explicación médica y que puede producirse con mayor intensidad durante la noche.

Tratamiento

Cuándo los sudores nocturnos tienen una causa orgánica el tratamiento ha de estar dirigido a la causa orgánica que lo origina. Por ejemplo, una infección se tratará con antibióticos o antivirales, según el caso. En los casos de causas no orgánicas igualmente se debe tratar el origen del problema, por ejemplo, si se producen pesadillas por la situación emocional se tratará el problema emocional.

En la gran mayoría de los casos los sudores nocturnos no representan un grave problema en sí mismo, no requieren un tratamiento específico y puede ser pasajero. Por ejemplo, si se produce como consecuencia de la menopausia, por estar dejando de fumar o como efecto secundario de un medicamento, el síntoma desaparecerá cuándo la causa desaparezca. No obstante, aquellas personas que experimenten alta sudoración por la noche o durante el sueño por un período prolongado deben consultar al médico, pues puede ser síntoma de un problema más serio.

Publicidad