¿Qué son los poliquetos?

Alitta virens (frontal)
Alitta virens (vista frontal)

Los gusanos poliquetos (clase Polychaeta) son un grupo parafilético de gusanos anélidos, casi todos marinos, cuyo cuerpo se caracteriza por estar segmentado y tener en cada segmento un par de apéndices, los parapodios o parápodos

Aunque no está presente en todas las especies, cada parapodio cuenta numerosas estructuras pilosas de función táctil y locomotriz denominadas quetas o cerdas, de ahí el nombre de los poliquetos, que significa “muchas quetas“.

La clase Polychaeta cuenta con más de 10 mil especies descritas de distribución cosmopolita. Entre las especies más representativas se pueden citar Arenicola marina, que vive en la arena de las playas, y diversas especies del género Alitta, como A. succinea y A. virens.

Además de numerosos, lo poliquetos colonizan hábitats acuáticos muy dispares, desde especies que pueden vivir en las frías aguas de las llanuras abisales, hasta especies que viven en aguas súper calientes en las proximidades de ventos hidrotermales.

Los poliquetos están presentes en los océanos de todo el mundo y se pueden encontrar a prácticamente cualquier profundidad. Y aunque se conozcan como gusanos segmentados marinos, existen más de 160 especies conocidas que viven en agua dulce.

Morfología y características generales

Los poliquetos son gusanos de cuerpo segmentado con una longitud media aproximada alrededor de los 10-15 cm, con ejemplos extremos tan cortos como 1 mm o tan largos como 3 metros (Eunice aphroditois).

El color de los poliquetos puede variar considerablemente. Pueden ser de colores apagados, pueden ser de colores brillantes, pueden ser iridiscentes (cambiar de color al cambiar el ángulo de la luz reflejada) e incluso pueden ser luminiscentes.

En cada segmento del cuerpo llevan dos parapodios que utilizan para moverse y que en muchas especies constituyen además su principal superficie respiratoria. Las quetas, características de estos gusanos, se agrupan en haces que sobresalen de los parapodios y que suelen ser utilizadas como órganos sensoriales.

Esta descripción general es la más común entre el poliqueto típico que vive en la arena y en los ventos, pero hay poliquetos que se han adaptado a otros nichos marinos, desde poliquetos que viven suspendidos en el agua a los que viven enterrados, anclados al suelo y rocas (gusanos tubiculares) o los que viven en las zonas pelágicas. También los hay comensales y parásitos. Cada uno de estos grupos presentan adaptaciones corporales y fisiológicas para su forma de vida concreta.

La cabeza del poliqueto, llamada prostomio, suele estar bien desarrollada en todos los grupos, casi siempre mayor que en otros grupos de gusanos anélidos. Suele contar con una boca en la parte inferior y dos o cuatro pares de ocelos u ojos simples capaces de detectar cambios de luz, pero no una visión verdadera. También hay especies completamente ciegas y también las hay con ojos más complejos capaces de una visión más sofisticada.

De la cabeza suele sobresalir un par de antenas y varios cilios dotados de quimiorreceptores que utilizan, entre otros posibles objetivos, para buscar alimento.

Anatomía y fisiología

El cuerpo de los poliquetos consiste, como se describió antes, en varios segmento, cada uno con dos apéndices llamados parapodios, y una cabeza o prostomio. La cubierta exterior es una pared formada por una capa de epitelio tipo columnar simple recubierto por una fina cutícula de quitina y fibras de colágeno entrelazadas.

Bajo esta cubierta, de fuera hacia dentro, aparece una capa de tejido de conectivo, una capa de tejido muscular circular, una capa de músculos longitudinales y el peritoneo que rodea la cavidad central o cavidad corporal. Anclados a los parapodios puede haber músculos oblicuos que le dan movimiento.

En algunas especies la cavidad corporal es continua, pero en la mayoría la cavidad de un segmento está separada de la cavidad del siguiente por una o varias capas de peritoneo.

Anatomía de los poliquetos
Anatomía de los poliquetos

Sistema digestivo, respiratorio y excretor

La boca de estos gusanos se localiza en el peristomio, el primer segmento verdadero del cuerpo, que queda justo debajo del prostomio o cabeza. La boca es muy variable en forma, con adaptaciones específicas a la dieta de la especie, pues entre los poliquetos hay depredadores, herbívoros, filtradores, detritívoros y parásitos.

En general, la boca consta de dos mandíbulas formas por placas de quitina endurecida (escleritos) y una faringe que puede ser evertida (sacada hacia fuera) y que utilizan para atrapar comida. En algunas especies la faringe está modificada en forma de probóscide (apéndice tubular alargado).

El sistema digestivo continua a partir de la faringe como un tubo simple y, generalmente, presenta un estómago.

Muchas especies tienen agallas asociadas a los parapodios para respirar, pero las especies más pequeñas y las que viven enterradas suelen realizar la respiración directamente a través de la superficie corporal.

El sistema excretor suele consistir en protonefridios y metanifridios, también asociados a los parapodios. En muchos poliquetos se observa tejido similar al tejido cloragógeno que tienen otros anélidos, como los oligoquetos, con función metabólica que se podría hacer análoga al hígado de vertebrados.

Aparato circulatorio

Los poliquetos cuentan con un sistema circulatorio simple que consiste en dos vasos principales interconectados, uno ventral o inferior y uno dorsal o superior. Los vasos sanguíneos son contráctiles, por lo que no necesitan un corazón, aunque en algunas especies aparecen varias bombas musculares repartidas a lo largo del cuerpo.

La sangre puede ser incolora o presentar ciertos pigmentos, entre ellos hemoglobina (el más habitual), hemeritrina y clorocruorina (color verde).

También existen algunas especies con un sistema circulatorio mínimo o ausente completamente. Estas especies transportan el oxígeno y los nutrientes a través del fluido celómico.

Sistema nervioso

El sistema nervioso también es bastante simple. Consta de una o dos ramas de nervios que recorren el cuerpo longitudinalmente por la parte dorsal. De estas ramas salen ganglios y nerviosos más pequeños para inervar las diversas estructuras de cada segmento.

El cerebro es llamativamente grande en comparación con otros anélidos y se sitúa en la parte superior del prostomio. Bajo el cerebro se sitúa una glándula endocrina relacionada con la función reproductora.

En la cabeza se sitúan varios órganos sensoriales que también se pueden dar a lo largo del cuerpo, como ocelos fotosensibles, estatocistos y terminaciones nerviosas relacionadas con el tacto.

Reproducción

La mayoría de poliquetos tienen sexos separados. Los más primitivos tienen un par de gónadas en cada segmento corporal. Algunas especies realizan cópula pero lo normal es que la fertilización sea externa.

Los gametos suelen pasar de las gónadas directamente a la cavidad corporal. Aquí maduran hasta que son expulsados al medio externo a través de conductos, pero también en algunas especies rompiendo la pared corporal y matando al adulto.

Los huevos fecundados eclosionan y sale una larva que vive en el plancton y sufre metamorfosis hasta convertirse en el adulto. Algunas especies no pasan por estado larvario.

Referencias
  1. Glasby, Cristopher; Timm, Tarmo (2008). Global diversity of polychaetes (Polychaeta: Annelida) in freshwater. Hydrobiologia 595 (1: Freshwater Animal Diversity Assessment): 107–115. doi: 10.1007/s10750-007-9008-2.