Publicidad

El pliegue epicántico, del latín epicanthus medialis, o simplemente epicanto, es un pliegue cutáneo que cae sobre el párpado superior cubriendo la esquina interna del ojo (canto medial) y cubriendo la carúncula lagrimal. Los pliegues epicánticos son uno de los rasgos fenotípicos más característicos de las poblaciones asiáticas y poblaciones mongoloides en general, de ahí que también se conozca como brida mongólica.

Los pliegues epicánticos aparecen prácticamente en todos los humanos durante el desarrollo fetal pero la mayoría lo pierden durante las últimas etapas de gestación o los primeros meses de vida. Existen dos teorías sobre su aparición:

  • evolución adaptativa para proteger los ojos de la intensa radiación solar reflejada en la nieve y el hielo, las bajas temperaturas y fuertes vientos durante la primera gran glaciación, que habría sido especialmente intensa en las estepas del centro asiático.
  • evolución separada de una rama de homínidos en Asia. Esta teoría se basa principalmente en el descubrimiento del Homo erectus pekinensis, especie que habría emigrado desde África hasta Asia y habría dado lugar a la etnia genética mongoloide.

Ninguna de las dos teorías ha podido ser verificada, aunque la mayoría de antropólogos rechazan en la actualidad la teoría de la evolución separada al considerar que el Homo erectus no consiguió sobrevivir en Asia y que el H. sapiens que dio lugar a la especie humana actual evolucionó a partir del H. erectus africano (H. ergaster).

Distribución

Los pliegues epicánticos aparecen con alta proporción en las personas de la etnia genética mongoloide. El término monogoloide significa “parecido a los mongoles” y se comenzó a utilizar en la etnología temprana del siglo XVIII para describir a las poblaciones del centro y este asiático.

La raza mongoloide seria unas de las tres razas principales propuestas para la especie humana junto a la caucasoide y la negroide. La raza mongoloide se distribuiría principalmente por Asia Central, Este y Sudeste Asiático y también en algunas partes de Asia Occidental, Siberia, la mayoría de islas del Pacífico, el Ártico y el continente americano.

Publicidad

Así, los epicantos se pueden observar en la mayoría de poblaciones asiáticas, en los esquimales, en los amerindios y en los apaches. Además, es frecuente en Madagascar y en los khoisan, un importante grupo poblacional del sur de África.

Un hombre khoisan
Los khoisan suelen presentar pliegues epicánticos

En Europa los pliegues epicánticos aparecen con mayor proporción en el pueblo lapón que habita principalmente en la región conocida como Laponia que abarca varios países de la costa ártica escandinava, como Noruega, Suecia y Finlandia, y la península de Kola, en el noroeste de Rusia. También en los descendientes de los polanos occidentales, un grupo étnico nativo de Polonia.

En todas estas poblaciones los pliegues epicánticos están asociados con la herencia genética. Si uno solo de los progenitores presenta epicanto, el descendiente presentará características intermedias. No se ha encontrado un gen dominante.

Además de su presencia en etnias genéticas, los epicantos también se asocian con algunas enfermedades congénitas, especialmente aquellas que afectan a la maduración y proyección del tabique nasal. Son característicos en el síndrome de Down, con una prevalencia aproximadamente del 60%. También en el síndrome alcohólico fetal, la fenilcetonuria o el síndrome de Turner.

La intervención quirúrgica en los epicantos se denomina epicantoplastia y se puede realizar tanto para suavizar el epicanto como para acentuarlo.

Publicidad