Publicidad

Se conocen como peces unicornio a los peces pertenecientes al género Naso, dentro de la familia de los acantúridos (Acanthuridae). Algunas especies presentan protuberancias en la cabeza con forma similar a un cuerno que ha servido para dar nombre común a todo el grupo, aunque algunas especies presentan protuberancias en forma de bulbo y no de cuerno y otras no tienen protuberancia alguna.

El hábitat natural de los peces unicornio son mares tropicales y subtropicales y son muy frecuentes en arrecifes de coral. Se distribuyen ampliamente en los océanos Índico y Pacífico, y también se pueden encontrar en algunas zonas del Atlántico. En algunas regiones, sobre todo islas del Pacífico, algunas especies son pescadas y consumidas por los humanos.

La alimentación de los peces unicornio se basa casi en exclusiva de algas que crecen sobre el coral. La boca de estos peces está diseñada para poder alimentarse de las algas pero sin dañar al coral. El coral y los peces unicornio tienen así una relación beneficiosa para ambos. Por un lado, el arrecife de coral forma un espacio idóneo para el crecimiento de algas, pero el crecimiento excesivo de algas sobre el coral terminaría matándolo. Los peces unicornio y otros animales que se alimentan de algas previenen este final para el coral y permiten el desarrollo del arrecife.

Al igual que otros acantúridos, como los peces cirujano, los peces unicornio presentan espinas en ambos lados de la cola a la altura del pedúnculo caudal. En concreto, los peces unicornio presentan cuatro espinas caudales, dos a cada lado de la cola, mientras que otros géneros de acantúridos presentan solo dos, una a cada lado.

Según el World Register of Marine Species, el género Naso cuenta en la actualidad con 22 especies vivientes, algunos ejemplos bastante conocidos son Naso unicornis, Naso annulatus, Naso brevirostris o Naso elegans.

Publicidad