Publicidad

Los aldehídos aromáticos son compuestos orgánicos (cadena principal de carbono e hidrógeno) que se caracterizan por contener el grupo funcional -CHO (grupo aldehído) unido a una cadena de hidrocarburo aromático (también llamado areno, compuesto orgánico cíclico con dobles enlaces conjugados y que cumple con la Regla de Hückel). La palabra aldehído proviene del latín alcohol dehydrogenatum (alcohol deshidrogenado) y se nombran igual que los alcoholes correspondientes cambiando la terminación -ol por -al (por ejemplo, etanal es el aldehído y etanol el alcohol). Los aldehídos aromáticos pequeños, como el benzaldehído, son bastante solubles en agua. La mayoría de ellos tienden a ser altamente inflamables.

Los aldehídos aromáticos son muy utilizados como materia prima o precursor químico en la industria farmacéutica, de plásticos y otras industrias químicas. El aldehído aromático más simple y más utilizado a nivel industrial es el benzaldehído (C6H5CHO), que se obtiene principalmente del aceite de almendras amargas y se usa como aromatizante y como ingrediente en la fabricación de plásticos y tintes. Otros aldehídos aromáticos muy utilizados en la industria son el p-etilbenzaldehído (EBAL), que se utiliza como aromatizante para dar sabor y en la fabricación de fragancias; tolualdehído o p-tolualdehído (PTAL) se utiliza como producto intermedio en productos químicos para agricultura y fármacos; el p-isobutilbenzaldehído (IBBAL) es un aditivo de resinas plásticas.

Los aldehídos y las cetonas son compuestos relacionados. Un aldehído contiene al menos un átomo de hidrógeno unido a un grupo carbonilo (grupo funcional que se caracteriza por la unión de un átomo de oxígeno y un átomo de carbono mediante un doble enlace). Una cetona consiste en un grupo carbonilo unido a dos átomos de carbono. El formaldehído y la acetona son respectivamente el aldehído no aromático y la cetona no aromática más utilizados.

En la industria se producen, literalmente, cientos de aldehídos aromáticos que se utilizan principalmente para fabricación de plásticos, tintes, productos utilizados en agricultura, fármacos y otros productos farmacéuticos. En productos consumibles la mayor parte de producción de aldehídos aromáticos se destina a aromatizantes y saborizantes alimenticios y perfumes.

La principal fuente de aldehídos aromáticos se encuentra en la naturaleza. El benzaldehído se obtiene del aceite de almendras amargas, el cinamaldehído de la canela y la carvona de diferentes semillas (da sabor a menta). La vanilina (4-hidroxi-3-metoxibenzaldehido) es otro ejemplo de aldehído aromático obtenido como derivado natural. Todos ellos se pueden obtener también como producto sintético.

Otros compuestos relacionados con los aldehídos son los ésteres y los ácidos carboxílicos. Todos ellos, además de los usos industriales, se encuentran en numerosas moléculas del cuerpo humano y desempeñan funciones vitales. Por ejemplo, los hidratos de carbono son compuestos basados en ésteres hidroxílicos, aldehídos y cetonas. O, por poner otro ejemplo, todas las hormonas esteroideas, como la testosterona, cortisona o progesterona, son cetonas y el retinal es un aldehído esencial para la visión.

Galería

Publicidad