¿Qué son las planarias?

Pseudobiceros flowersi
Pseudobiceros flowersi
Publicidad

Las planarias son un grupo de “gusanos planos” que antes se correspondían con la clase Turbellaria, por lo que también se llaman como turbelarios. Se conocen alrededor de 4500 especies, la mayoría de ellas acuáticas en ecosistemas bentónicos, aunque también existen especies adaptadas a ambientes húmedos en tierra firme. Algunos de los géneros más representativos de los turbelarios es el género Dugesia.

La clase Turbellaria era considerada un grupo de platelmintos (filo Platyhelminthes) que incluía a todos los platelmintos que no son estrictamente parásitos, siendo los otros tres grupos de platelmintos totalmente parásitos: la clase Trematoda (ej. duelas o Fasciola hepática), Monogenea y Cestoda (ej. tenia).

Pero en la actualidad las clase Turbellaria ha sido depreciada y las planarias se consideran un grupo parafilético que incluye platelmintos no estrictamente parásitos y los acelomorfos, antes también considerados platelmintos hasta que los estudios moleculares han mostrado que siguieron una línea evolutiva diferente.

El término “planaria” también se utiliza en ocasiones para referirse de forma específica a los planáridos, que son planarias de la familia Planariidae. Esta familia cuenta en la actualidad con un solo género, el género Planaria.

Características generales

Las planarias son invertebrados pequeños aunque con una longitud muy variable entre diferentes especies, desde 1 hasta 600 mm. Todas las planarias de mayor tamaño tienen forma plana similar a una cinta o a una hoja.

La mayoría de especies son acuáticas y viven en los bentos, los ecosistemas de los fondos acuáticos. Poseen numerosos cilios sobre su cuerpo cuyo movimiento crea pequeños remolinos microscópicos a su alrededor, motivo del nombre Turbellaria.

Similitudes con los platelmintos

Al igual que los platelmintos, las planarias son animales de simetría bilateral. Es decir, presentan un eje longitudinal que separa dos partes del cuerpo simétricas. También son triploblásticos, como la mayoría de animales bilaterales, incluyendo el ser humano, y se desarrollan a partir de tres capas celulares embrionarias.

Pero a diferencia de la mayoría de animales bilaterales, las planarias y platelmintos en general no presentan cavidades internas y carecen de celoma, por lo que se suelen describir como animales acelomados.

Otra de las características comunes con los platelmintos es la ausencia de aparato circulatorio y respiratorio. Esto limita la forma y tamaño de estos animales para permitir el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono por difusión en la superficie de su cuerpo, por eso muchos son muy pequeños, incluso microscópicos, y los más grandes son planos. Intercambian el oxígeno y dióxido de carbono a través de su superficie corporal y el tubo digestivo presenta ramificaciones para que los nutrientes lleguen más fácilmente a todas las partes del cuerpo.

El intercambio de gases a través de la piel hace que los platelmintos y las planarias sean muy susceptibles a la deshidratación, de ahí que su hábitat sea restringido a ambientes acuáticos y húmedos donde la deshidratación es improbable.

Publicidad

El sistema nervioso se concentra en la cabeza donde aparecen varios ganglios. De los ganglios parten ramas de nervios hacia ambos lados del cuerpo. Las planarias pueden regenerar su cuerpo si pierden alguna parte. Incluso pueden regenerar la cabeza.

Características distintivas de las planarias

La gran mayoría de planarias son animales de vida libre, a diferencia del resto de platelmintos que son totalmente parásitos. La mayoría son acuáticos y viven en los fondos (bentos) alimentándose de otros animales pequeños o de restos de materia orgánica en descomposición.

Las planarias del orden policlados son esencialmente marinas y son frecuentes en las líneas costeras. Alcanzan la mayor diversidad en los arrecifes de coral, donde también suelen formar las comunidades más numerosas. Las planarias del orden triclados también viven en agua marina pero han conseguido colonizar hábitats de agua dulce y algunas se han adaptado a ambientes húmedos en tierra firme.

Las especies terrestres (ej. Bipalium kewense) viven en lugares oscuros y húmedos, como cubiertas de hojarasca, y son de hábitos nocturnos. Aunque la mayoría son de vida libre, existen algunas especies de planarias de vida simbionte o parásita con otros animales.

Las planarias no presentan cutícula y la superficie de su cuerpo suele consistir en una única capa de células ciliadas. En algunas especies de gran tamaño los cilios están ausentes. Debajo de la piel hay una capa muscular y múltiples glándulas conectadas con la superficie a través de poros por donde secretan moco y otras sustancias.

Las especies acuáticas pequeñas utilizan los cilios para desplazarse, mientras que las especies más grandes utilizan movimientos musculares para impulsarse a través del agua o para reptar. Algunas especies terrestres son capaces de lanzar hilos de moco para trepar a zonas altas como rocas y ramas.

Algunas planarias presentan estructuras similares a las espículas de corales y esponjas (estructuras calcáreas o silíceas) y dan apariencia anular al cuerpo de la planaria.

Digestión

La mayoría de planarias constan de un tubo digestivo con una única apertura, sin ano. La excreción se realiza por regurgitación, con algunas excepciones que curiosamente presentan múltiples anos u orificios de excreción. El tubo digestivo consta de una capa de células que secretan enzimas digestivas y también de células fagocíticas que capturan las partículas parcialmente digeridas por las enzimas.

La mayoría de planarias son carnívoras depredadores de pequeños invertebrados y protozoos, o actúan como detritívoros alimentándose de animales muertos en descomposición. Algunas planarias se alimentan de otros animales más grandes, como ostras y percebes.

Cabe destacar algunas planarias comensales, como Bdelloura, que se adhieren a las branquias de animales acuáticos, sobre todo de xifosuros (cangrejos herradura), y se alimentan de ellos sin causarles daño. También cabe destacar la planaria Convoluta roscoffensis que ingiere algas verdes del género Tetraselmis durante edades tempranas y no se alimentan en la edad adulta, probablemente gracias al alimento proporcionado por las algas que colonizan su tubo digestivo en una forma de endosimbiosis.

Publicidad

Sistema nervioso

El tejido nervioso en las planarias se concentra en la cabeza, incluso algunas planarias presentan una estructura cerebral muy simple pero diferenciada. De la cabeza parten cuatro cordones nerviosos que se extienden a ambos lados del cuerpo con numerosas ramas más pequeñas. Los dos cordones nerviosos ventrales suelen ser los más grandes y algunas especies solo presentan estos dos.

Sistema nervioso de las planarias
Esquema del sistema nervioso de las planarias

La mayoría de planarias presentan ocelos u ojos simples, un par en casi todas las especies, pero algunas pueden llegar a tener hasta seis ocelos (tres pares). Algunas especies más grandes presentan clusters o racimos de ocelos sobre una especie de tentáculos que salen de la cabeza o alineados a lo largo del cuerpo. Los ocelos de las planarias solo pueden distinguir la dirección de la que procede la luz, pero no hay una visión real.

Dugesia subtentaculata
Dugesia subtentaculata. Observa el par de ojos simples.

Algunas especies de planarias, principalmente catenúlidos (clase Catenulida) y acelomorfos (Acoelomorpha), presentan estatocistos, unas cámaras llenas de líquido con una o dos partículas calcáreas en su interior. Al moverse, las partículas se desplazan y permiten al animal detectar el equilibrio y los cambios de velocidad.

Estatocisto
Representación de un estatocisto

Reproducción

Muchas planarias son capaces de reproducirse de forma asexual mediante fragmentación, son capaces de clonarse a sí mismas mediante división transversal o longitudinal. Otras también se pueden reproducir de forma asexual por gemación.

Pero la forma de reproducción más común en las planarias es tipo sexual. Todas las planarias pueden fertilizar huevos en su interior por fertilización mediante cópula con otro individuo y a la vez todas son hermafroditas pudiendo fecundar sus propios huevos con su propio semen.

Las planarias acelomorfos no tienen gónadas que se puedan distinguir, pero las demás planarias tienen uno o más pares tanto de testículos como de ovarios. De los testículos parte tubos seminíferos que desembocan al exterior en unos penes musculares.

En la mayoría de especies, de los huevos salen individuos similares a los adultos pero más pequeños e inmaduros, aunque también hay algunas especies que de los huevos salen larvas que maduran en el medio acuático.

Apareamiento Pseudobiceros bedfordi
Apareamiento entre dos individuos de Pseudobiceros bedfordi

Principales grupos de planarias

Las planarias son un grupo parafilético que incluye varios grupos no relacionados genéticamente desde un punto de vista evolutivo. Los dos grupos principales son los acelomorfos (filo Acoelomorpha) y los nemertodermátidos (filo Nemertodermatida).

Los acelomorfos han sido considerados tradicionalmente como platelmintos, aunque los estudios moleculares apuntan a que no están relacionados con los platelmintos, es decir, serían un grupo de planarias pero no de platelmintos.

Sin contar con los acelomorfos, los platelmintos constan de dos grupos principales, los catenúlidos (clase Catenulida) y los rabditóforos (clase Rhabditophora). Los catenúlidos son todos planarias de vida libre, y en los rabditóforos se incluyen muchas especies de planarias y a todos los platelmintos parásitos, estos últimos formarían su propio grupo monofilético, el filo Neodermata.

Publicidad