Publicidad

Las nubes lenticulares son nubes estacionarias con forma de platillo o lente convergente que suelen aparecer en zonas montañosas. Se forman en la troposfera (la parte más baja de la atmósfera) y según sus características exactas se pueden dividir en altocúmulo estacionario lenticular (altocumulus lenticularis, es el tipo de nube lenticular más común), cirrocúmulo estacionario lenticular y estratocúmulo estacionario lenticular. El aspecto característico de las nubes lenticulares da lugar a paisajes espectaculares y ha sido el origen de muchos “avistamientos” de OVNIS.

¿Cómo se forman?

Para que se formen nubes lenticulares se necesita viento ascendente relativamente fuerte y una inversión térmica en la atmósfera. Ambas condiciones se dan conjuntamente con mayor probabilidad en zonas dónde el aire se encuentra con montañas altas que obliga al aire a subir. Las montañas representan un obstáculo mecánico para el flujo del viento por la superficie terrestre y provocan turbulencias que también se clasifican como mecánicas. El aire fluye y cuándo se encuentra con la montaña asciende hasta alcanzar su cima.

A medida que se asciende por la atmósfera, la temperatura va descendiendo. Si el aire que sube por la ladera de la montaña es húmedo y la temperatura desciende hasta el punto de rocío, la humedad va condensando y se va formando una masa nubosa que sube hasta la cima de la montaña. Si se encuentra con una inversión térmica sobre la montaña, se formará una nube lenticular.

Generalmente las capas superiores de la atmósfera son más frías que las capas inferiores, las cuáles se calientan por el calor que desprende el suelo. En algunas situaciones el suelo puede estar muy frío y absorber calor del aire haciendo que las capas inferiores de la atmósfera estén más frías que capas superiores; esto es lo que se conoce como inversión térmica. Las zonas de inversión térmica suelen ser muy estables, de modo que cuándo el aire que sube por la ladera intenta desplazar al aire cálido superior, el aire cálido volverá a bajar creando así una zona estacionaria que atrapa la humedad condensada y le da la forma lenticular a la nube.

Resumiendo, las nubes lenticulares se forman cuándo viento fuerte con aire húmedo se encuentra con una montaña, asciende y condensa a medida que sube y luego se encuentra con una inversión térmica estacionaria en capas altas. Estas condiciones hacen que las nubes lenticulares se formen generalmente en perpendicular a la dirección del viento ascendente. En ocasiones se pueden formar sin la presencia de montañas cuándo dos corrientes de aire opuestas chocan y ascienden simulando lo que ocurre al encontrarse con un obstáculo mecánico.

Las características del viento asociado a las nubes lenticulares, relativamente fuerte y ascendente, hacen que los pilotos de aeronaves a motor eviten volar cerca de estas formaciones. Sin embargo, es buscado en los vuelos sin motor ya que estás corrientes de aire son aprovechadas para planear y mantenerse en vuelo. De hecho, el récord mundial de vuelo sin motor se ha conseguido gracias a estas corrientes.

Galería

Referencias

  1. Altocumulus standing lenticular clouds. National Weather Service; NOAA.
Publicidad