Publicidad

Las cuerdas vocales son el órgano fonador directamente relacionado con la producción de sonido en el aparato fonador humano. Hay cuatro cuerdas vocales, dos que forman el par de cuerdas vocales verdaderas (o cuerdas vocales inferiores) y otras dos que forman el par de cuerdas vocales falsas, también llamadas cuerdas vocales vestibulares, ventriculares o superiores. La principal diferencia entre ambas es que las cuerdas vocales falsas no intervienen en la producción de sonidos asociados a la fonación.

¿Dónde están y cómo son?

Las cuerdas vocales falsas se sitúan en el interior de la laringe sobre las cuerdas vocales verdaderas. A pesar de su nombre, ni las cuerdas vocales verdaderas ni las cuerdas vocales falsas tienen forma de cuerda sino que son membranas formadas por pliegues de la mucosa. De hecho, el término anatómico exacto para referirse a las cuerdas vocales verdaderas es “pliegues vocales” y para las cuerdas vocales falsas es “pliegues vestibulares“.

Las cuerdas vocales falsas están formadas por dos bandas, una izquierda y otra derecha, que delimitan entre ellas un espacio retráctil conocido como rima vestíbula. Cada banda es un pliegue de la mucosa laríngea que recubre al ligamento vestibular (tiro-aritenoideo superior) el cuál está anclado en la parte anterior al cartílago tiroides y en la parte posterior al cartílago aritenoides. El borde inferior de las cuerdas vocales falsas constituye el borde superior del ventrículo de la laringe. El borde superior contínua hacia arriba con la epiglotis.

¿Qué función tienen?

Las cuerdas vocales verdaderas son las responsables de la producción de sonido asociado al habla o fonación mientras que la incapacidad de producir sonido de las cuerdas vocales falsas es lo que le da el adjetivo de falsas. Su principal función es de tipo mecánico protegiendo las cuerdas vocales verdaderas. Además, el ligamento vestibular que está recubierto por las cuerdas vocales falsas conecta la laringe con la epiglotis, esencial para evitar la entrada de comida y líquidos en la laringe durante la deglución. También, las cuerdas vocales falsas cuentan con numerosas glándulas que intervienen en la lubricación de las cuerdas vocales inferiores y del tracto superior de la laringe.

Aunque las cuerdas vocales falsas no intervienen en la producción de sonido directamente relacionado con la fonación, si que pueden producir sonidos. La vibración de las cuerdas vocales falsas produce sonidos guturales graves que se pueden apreciar al gritar o gruñir. Estos sonidos también se utilizan en numerosas expresiones artísticas, tales como el canto tibetano o el canto gutural (death growl). Este sonido gutural se produce por presión y amortiguación de las cuerdas vocales verdaderas y para producirse ha de expulsarse el aire presionando la garganta. El uso excesivo de estas técnicas vocales pueden producir un trastorno conocido como disfonía hiperfuncional debido a espasmos en las cuerdas vocales.

Galería

Referencias

  1. Anatomía básica de la laringe. Centro de Otorrinolaringología Clínica Juan Carrero.
  2. Ingo R. Titze (Enero de 2008). “The human instrument”. Scientific American 298, 94–101. doi:10.1038/scientificamerican0108-94.
  3. Disfonía hiperfuncional. Diccionario médico, Clínica Universidad de Navarra.
Publicidad