¿Qué funciones tiene la placenta?

Feto, semanas 9-10
Feto, semanas 9-10

La placenta es un órgano efímero que solo está presente en la mujer durante el embarazo. Su formación es la característica común a todos los mamíferos placentarios, aunque también aparece en los mamíferos marsupiales.

La placenta está conectada con la pared del útero y con el sistema circulatorio de la madre por un lado, y por el otro está conectada al feto a través del cordón umbilical. Entre sus diferentes funciones, permite la entrega de nutrientes y oxígeno, la regulación térmica, eliminación de productos de desecho del metabolismo fetal, protección inmunitaria del bebé y producción de hormonas para el buen desarrollo del embarazo.

Esquema de la placenta y el cordón umbilical
Esquema de la placenta y el cordón umbilical

Funciones más importantes de la placenta

La funciones de la placenta se pueden dividir en varias categorías:

  1. Nutrición
  2. Excreción
  3. Inmunidad
  4. Función endocrina u hormonal
  5. Otras funciones

Nutrición

La placenta es el órgano que hace de intermediario entre la madre y el feto. La entrega de oxígeno y nutrientes se realiza por perfusión desde la sangre de la madre en el espacio intervelloso placentario. En este espacio, también llamado cámara hemática, se acumula sangre materna y está rodeado de capilares del feto que llegan a través del cordón umbilical.

Placenta y espacio intervelloso
En el espacio intervelloso se intercambian nutrientes entre la sangre materna y la sangre fetal

La perfusión de nutrientes desde la cámara hemática se produce tanto por mecanismos de transporte activo como por mecanismos de transporte pasivo. Ciertas enfermedades y situaciones adversas durante el embarazo, como la diabetes o la obesidad, pueden afectar a estos mecanismos de transporte e incrementar o disminuir el paso de nutrientes hasta el feto.

Excreción

La perfusión en la placenta entre la sangre fetal y la sangre materna no solo lleva oxígeno y nutrientes al feto, también retira dióxido de carbono y otros productos de desecho del feto, como la urea, el ácido úrico o la creatina. Estos productos serán excretados por la madre.

Inmunidad

Diversos tipo de inmunoglobulinas, sobre todo IgG, pueden pasar a través de la placenta. El traspaso de anticuerpos (inmunidad humoral) comienza entre la semana 20 y 24 de gestación y protege al feto de posibles infecciones, no solo durante el período de gestación, sino también durante varios meses después de nacer.

La placenta también actúa como barrera selectiva que impide el paso de muchos tipos de patógenos, aunque no es infalible y existen numerosas infecciones que se pueden transmitir desde la madre al feto, por ejemplo la toxoplasmosis o la rubeola.

La placenta cuenta con células fetales, por lo que se puede considerar como un alotrasplante dentro de la madre, esto es, un transplante que implica células no idénticas genéticamente entre individuos de la misma especie. Para evitar que el sistema inmune materno reaccione contra las células de su hijo, la placenta sigue dos mecanismos:

  • Neuroquinina B: molécula que impide la detección de las células fetales por el sistema inmune materno. Es un mecanismo similar al que utilizan algunos nemátodos parásitos para evitar ser detectados por el sistema inmune de su hospedador.
  • Células supresoras fetales: inhiben la respuesta a la interleucina-2 de los linfocitos T citotóxicos de la madre.

Función endocrina

La placenta produce varias hormonas muy importantes para que el embarazo se desarrolle correctamente, entre ellas las más destacadas son:

  • Gonadotropina coriónica human (hCG): es una de las primeras hormonas que libera la placenta y permite que se mantenga el cuerpo lúteo y que este produzca grandes cantidades de estrógenos. Sin la hCG, el cuerpo lúteo se atrofiaría tras liberar al óvulo y el embarazo se interrumpiría en forma de aborto espontáneo. La detección de esta hormona es la más habitual en los tests de embarazo. La hCG también es necesaria para el desarrollo de los órganos sexuales en los fetos masculinos, al estimular la producción de testosterona en el feto.
  • Progesterona: ayuda a la implantación del embrión. Al igual que la hCG, es necesaria para evitar un aborto espontáneo natural.
  • Estrógenos: clave en el aumento de las mamas y del útero materno. También provoca vasodilatación para facilitar el suministro sanguíneo.
  • Lactógeno placentario humano (hPL): promueve el desarrollo del metabolismo fetal y con él su crecimiento y desarrollo general. Actúa de forma análoga a la hormona del crecimiento (somatotropina).

Otras funciones

La placenta también actúa como reserva sanguínea para el feto. En caso de que el feto desarrolle hipotensión, recibe sangre desde la placenta para compensar. Y viceversa, si en el feto se da hipertensión, se retirará sangre hacia la placenta.