Publicidad

Hay quien quiere dar muerte al microondas, otros que lo utilizan a diario y hasta hay quién reconoce sus ventajas desde un punto de vista práctico pero que no quieren usar. Y es que el microondas es un aparato del que se habla constantemente por sus posibles efectos negativos sobre la salud y otros posibles peligros para el ser humano. De estas habladurías algunas son verdad, otras son puro mito y sobre otras se necesitan más investigaciones.

Verdades y mitos sobre el microondas

Repasemos algunas de las afirmaciones sobre el microondas más populares y veamos cuáles han sido probadas, cuáles no y cuáles necesitan más estudios.

Las verdades: hechos probados

1

Calentar plástico en el microondas libera compuestos tóxicos. No todos pero sí muchos plásticos liberan una sustancia conocida con las siglas BPA (Bisfenol A) en dosis tóxicas cuándo se someten al microondas. El Bisfenol A puede afectar gravemente a la salud. Entre los efectos nocivos del Bisfenol A más conocidos están su actividad cancerígena, disminución del esperma en el hombre y factor de riesgo de diabetes. Desde el 2011 esta sustancia ha sido prohibida en la fabricación de biberones, chupetes y cualquier otro material alimenticio para bebés y niños en toda la Unión Europea. Otros países, como Perú o Canadá, tienen prohibida la fabricación con materiales que tengan bisfenol de cualquier utensilio o recipiente que vaya a entrar en contacto con alimentos.

Espero que después de leer esto nunca más calientes nada en el microondas utilizando un recipiente de plástico. Aunque existen plásticos etiquetados como aptos para su uso en microondas, puedes utilizar en su lugar cerámica, como porcelana o barro, o vidrio.

2

Meter utensilios y recipientes de metal es muy peligroso. Los metales hacen rebotar casi el 100% de las ondas que emiten los microondas. Si ponemos utensilios de metal en el interior de un microondas y lo ponemos en funcionamiento, podremos ver como saltan chispas pudiendo llegar a generarse fuego en el interior del microondas. Y si has puesto la comida dentro de un recipiente de metal, te aseguro que cuándo la saques seguirá igual de fría que antes de conectar el microondas. Este hecho es válido para el papel de plata o papel de aluminio.

3

Cuidado si intentas hervir cualquier líquido. Los líquidos que contienen agua absorben muy bien las microondas y por ello pueden calentarse más de la cuenta, pasar de la temperatura de ebullición y literalmente explotar pero esto es algo que, aunque puede suceder, no es tan fácil que ocurra como se puede leer en algunos sitios de internet. ¿Cuánta gente calienta café, leche o té en el microondas cada día sin que explote? De todas formas, no está de más que tomes algunas precauciones cuándo calientes agua en el microondas.

4

No se puede calentar aceite. Si el agua absorbe muy bien las microondas, el aceite y grasas en general las absorben muy mal. Esto se debe a pura física: las microondas son absorbidas si las moléculas tienen, como las moléculas de agua, un alto momento dipolar (si quieres saber más puedes leerte este artículo sobre el momento dipolar). La mayor parte de las moléculas del aceite tiene un momento dipolar muy bajo, por lo que absorben muy mal las microondas y, por ello se calienta muy poco y tras mucho tiempo.

5

El Microondas altera la composición (y sabor) de los alimentos. La alteración química de los alimentos es un hecho verídico. La única observación que se puede hacer a este respecto es que esta alteración viene del propio calentamiento, igual que se alteran los alimentos cuándo los cueces, horneas, fríes, etc. En cualquier, caso, las agencias gubernamentales encargadas de la seguridad alimentaria a lo largo y ancho del planeta han llegado a conclusiones similares y aseguran que las alteraciones en los alimentos cocinados en el microondas son seguras5.

Publicidad
6

Desde un punto de vista microbiológico el cocinado con microondas puede no ser seguro. Los alimentos en el microondas no se cocinan de forma homogénea. No hace falta que me remita a ningún estudio científico, es algo que todos hemos experimentado; todos hemos podido sacar comida del microondas muy caliente en algunas partes junto a zonas heladas. El calor producido al cocinar los alimentos destruye posibles microorganismos que se encuentren en los mismos pero en el microondas este calentamiento puede no producirse en algunas zonas o no llegar a la temperatura suficiente. Igual se aplica a otros peligros para la salud producidos por parásitos, por ejemplo el anisakis4.

Algunos mitos

1

Los alimentos se cocinan desde dentro hacia afuera: Nadie va a poder mostrarte, NUNCA, un alimento cocinado en el microondas que esté cocinado por dentro y por fuera no. Por el contrario, es muy fácil ver como un alimento se ha calentado y cocinado por fuera mientras permanece crudo por dentro después de sacarlo del microondas. El ejemplo más típico: introduce una barra de pan congelada en el microondas y ponlo a funcionar 30 segundos a máxima potencia; la barra de pan quedará descongelada por fuera, incluso quemando, mientras que por dentro seguirá congelada.

2

Se producen hormonas masculinas y femeninas: Pongo esto en la sección de mitos porque con todos los estudios que hay sobre las alteraciones en la composición de los alimentos cocinados al microondas, ninguna hasta ahora puede dar ni una sola evidencia sobre la producción de hormonas sexuales, pero tampoco hay ninguno dirigido a probar que no.

3

Los microondas generan radiactividad o crean compuestos radioactivos: las microondas son ondas electromagnéticas que no tienen nada que ver con la radiactividad.

4

El agua calentada en el microondas es dañina para las plantas: Según el experimento realizado en Snopes.com, esto es falso3. Tampoco se puede encontrar ni un sólo experimento que demuestre lo contrario y es algo que puedes comprobar tu mismo en tu casa.

Se necesita comprobar

1

El microondas produce radiación electromagnética que daña el cerebro y/o puede causar cáncer: Estamos rodeados de aparatos que generan campos electromagnéticos, desde el ordenador al televisor, pasando, por supuesto por el teléfono móvil. Los hornos microondas producen radiación electromagnética en cantidades seguras pero el principal problema al que nos enfrentamos es a la gran cantidad de fuentes de emisión de radiación electromagnética en niveles seguros a los que estamos expuestos. Se necesitan más estudios sobre el efecto acumulativo de muchas pequeñas emisiones.

En el caso de los microondas, el tema de la producción electromagnética es muy polémico. Se supone que sólo se autorizan aquellos que emiten muy baja radiación al exterior, que llevan una capa de suficiente grosor para que este tipo de radiación no salga fuera y que llevan incroporadas algunas medidas de seguridad más. No obstante, la mayoría de recomendaciones dadas desde los principales organismos dedicados a la seguridad alimentaria, como la FDA, es “no permanecer cerca del microondas ni tocarlo cuándo esté funcionando”.

Referencias

  1. Bisfenol A: Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición
  2. eHealthMD: Is Microwave Secure? [en inglés]
  3. Snopes: Microwaved Water: effects on plants [en inglés]
  4. AECOSAN: Sobre el Anisakis
  5. OMS: Campos electromagnéticos y salud pública

Publicidad