Publicidad

Una tarjeta de red, conocida también por las siglas NIC (del inglés Network Interface Card, en español tarjeta de interfaz de red), es un dispositivo que permite la conexión en red de varios ordenadores. A través de esta red se pueden transferir datos y compartir recursos (impresoras, unidades de disco, etc) entre varios ordenadores. Al unir en red varios ordenadores se crea una red de trabajo conocida como red LAN (Local Area Network, en español Red de Área Local).

Los ordenadores conectados en red se pueden comunicar entre sí utilizando diferentes protocolos para transferir paquetes de datos entre las diferentes máquinas de la red (nodos). La tarjeta de red actúa como un intérprete permitiendo a cada ordenador recibir y enviar datos a la red de trabajo. Con las tarjetas de red se pueden configurar redes tanto cableadas como inalámbricas.

Funciones de una tarjeta de red

Uno de los protocolos más comunes en redes de trabajo es Ethernet. Existen otros menos utilizados como puede ser el protocolo Token Ring. Cuándo se monta una red LAN se ha de instalar una tarjeta de red en cada ordenador que se vaya a conectar a la red y cada una debe usar la misma arquitectura y protocolo. No se puede configurar una red basada en arquitectura Ethernet y conectar un ordenador con una tarjeta de red que utilice un protocolo diferente.

Una tarjeta de red se instala en un slot disponible en la placa base del ordenador. También existen tarjetas de red que se pueden instalar mediante conexión USB. La tarjeta de red asigna un dirección MAC (Media Access Control) a cada ordenador de la red. Esta dirección MAC es única para cada ordenador y se utiliza para dirigir el tráfico de datos entre los ordenadores de la red. Las tarjetas de red además pasan los datos de formato en paralelo, utilizado por los procesadores de los ordendadores, a formato en serie, necesario para la transferencia de datos.

A través de la tecnología de comunicación ATM (Asynchronous Transfer Mode, en español Modo de Transferencia Asíncrona) los ordenadores se pueden conectar a redes LAN localizadas a gran distancia, incluso en diferentes países. Estas redes de trabajo se conocen como Wide Area Network o redes WAN (en español Red de Área Amplia). A diferencia de las redes LAN que utilizan tarjetas de red para conectar los distintos ordenadores, la comunicación con tecnología ATM utiliza la conexión a internet para permitir la comunicación entre varias LAN haciendo que cada LAN sea una parte de la red. La LAN más pequeña que se puede conectar a una red WAN consiste en un único ordenador.

Publicidad

Las redes con y sin cables

Las tarjetas de red básicas incorporan conectores para cables de datos, como los cables Ethernet. Estos cables unen la tarjeta de red de cada ordenador entre sí o, más comúnmente, a través de un dispositivo central llamado router o enrutador. El router actúa como retransmisor pasando la información entre los ordenadores de la red utilizando la dirección MAC para enviar los datos a la máquina adecuada. Los recursos compartidos entre los ordenadores de la red, por ejemplo una impresora, también se ha de conectar al router o a un ordenador que esté conectado a la red.

Las tarjetas de red con tecnología inalámbrica no necesitan el uso de cables. Utilizan una pequeña antena para comunicarse con el router y con otros dispositivos de la red a través de ondas de radio. Se crean así las redes WLAN (Wireless LAN). Es imprescindible que el router disponga también de tecnología inalámbrica.

Elegir una tarjeta de red

Si te dispones a comprar los componentes necesarios para montar una red LAN es importante que las distintas tarjetas de red utilizadas y el router central dispongan de las mismas características o compatibles. La red puede ser completamente con cables, inalámbrica o mixta si se escogen los componentes con las características adecuadas.

La velocidad de transferencia de datos suele ser más alta en hardware más moderno pero has de tener en cuenta que el componente de menor velocidad limitará la velocidad de transferencia de datos. Por ejemplo, si utilizas una tarjeta de red que soporta una velocidad menor que el router, la velocidad máxima de transmisión entre el ordenador que utilice dicha tarjeta y la red estará limitada por la velocidad de la tarjeta. Por otro lado, si es el router es el que soporta una velocidad menor, será esta velocidad la que determine la velocidad máxima de transmisión de la red en su conjunto. Lo recomendable es que el router soporte la misma velocidad que las tarjetas utilizadas en la red o mayor.

Galería

Publicidad