Publicidad

Un servidor de red es un ordenador que ofrece el acceso a los recursos compartidos entre las estaciones de trabajo u otros servidores conectados en una red informática. Los recursos compartidos pueden incluir acceso a hardware, como discos duros, impresoras, etc, sofware, servicios de email o acceso a internet. Lo que diferencia al servidor de la estación de trabajo no es el hardware sino como se comporta el ordenador y las funciones que desempeña. Por tanto, cualquier ordenador puede configurarse como servidor. En general, la estación de trabajo es un ordenador utilizado por una persona para desempeñar sus tareas mientras que el servidor de red es el ordenador que ofrece el acceso a los recursos compartidos entre todos los integrantes de la red.

Como se ha dicho, la diferencia entre un servidor de red y una estación de trabajo es su configuración y no el hardware, pero la realidad es que los ordenadores que van a desempeñar las funciones de servidor suelen estar equipados con componentes más potentes que una estación de trabajo. Por ejemplo, un servidor generalmente tiene más memoria RAM o cuenta con discos duros más robustos. Este equipamiento extra es necesario cuándo a la red se van a conectar numerosas estaciones de trabajo que podrían saturar a un servidor de menor capacidad. Por esto, aunque el mejor equipamiento del servidor eleva de forma notable su precio, es un gasto imprescindible que puede incluso ahorrar costes a medio-largo plazo a las empresas.

Además del acceso y posible ejecución de recursos compartidos, los servidores de red ayudan a simplificar las tareas de administración de red y sistemas. Al localizar estos servicios en una ubicación centralizada en lugar de tenerlos en cada estación de trabajo, los cambios en la configuración y las actualizaciones sólo necesitan realizarse en el servidor. Si hay un par de estaciones de trabajo puede parecer algo trivial pero imagina la ventaja que supone en una empresa con cientos de estaciones de trabajo. Por ejemplo, una función común de un servidor de red es dar acceso a una impresora. Cualquier estación de trabajo puede imprimir documentos en la impresora conectada al servidor y utilizar el software de impresión instalado también en el servidor. Cualquier actualización en el software sólo se realiza en el servidor y está disponible de forma inmediata para todas las estaciones de trabajo.

Un servidor de red puede ofrecer una amplia variedad de servicios. Desde el mencionado servidor de impresión podemos pasar a servidor de archivos, servidor de nombres de dominio (DNS), servidor de correo electrónico o varios a la vez.

Los servidores de archivos ofrecen una localización central del sistema de almacenamiento, por ejemplo, un sistema de discos duros. Cada usuario de la red puede tener asignada una determinada cuota de espacio y ser o no accesible para otros usuarios de la red. Los servidores de archivos son muy útiles para mantener una única versión de determinados archivos para toda la organización. También facilita las tareas de administración; por ejemplo, sólo es necesario realizar una copia de seguridad de un ordenador.

Los servidores de impresión permite compartir unas cuantas máquinas de imprimir en lugar de que cada estación de trabajo tenga su propia impresora. Un servidor de email, por su parte, ofrece servicios de correo electrónico como servidor SMTP, POP e IMAP. Otro tipo común de servidores especializados son los servidores de identificación o autentificación de usuarios; estos hacen de lugar centralizado de almacenamiento de la información de contraseñas y usuarios de la red y permite a cualquier usuario conectarse y acceder a sus archivos privados desde cualquier punto. Una misma máquina puede desempeñar todas estas funciones a la vez pero a medida que una red crece es normal que se vayan conectando diferentes servidores especializados en tareas específicas.

Publicidad