Publicidad

Un potenciómetro es un resistor eléctrico con un valor de resistencia variable y generalmente ajustable manualmente. Los pontenciómetros utilizan tres terminales y se suelen utilizar en circuitos de poca corriente, para circuitos de mayor corriente se utilizan los reostatos. En muchos dispositivos eléctricos los potenciómetros son los que establecen el nivel de salida. Por ejemplo, en un altavoz el potenciómetro ajusta el volumen; en un televisor o un monitor de ordenador se puede utilizar para controlar el brillo.

¿Cómo funciona?

Los potenciómetros son dispositivos relativamente simples. Uno de los tres terminales que tiene cada potenciómetro es conectado a la fuente de electricidad y otro es conectado a un punto neutral (toma de tierra – un punto con voltaje cero y sin resistencia). El tercer terminal se conecta a una resistencia. Esta resistencia generalmente está construida en un pieza cuya resistividad (nivel de resistencia) va creciendo desde un extremo hasta el otro. Este tercer terminal es el que manipula el usuario a través de un mando o palanca.

El usuario puede ajustar la posición del tercer terminal a lo largo de la resistencia. Cómo la resistividad no es homogénea, su valor variará según la posición en la que el usuario deje el tercer terminal. El valor de esta resistencia determinará la cantidad de corriente que fluye a través del circuito (intensidad de corriente o amperaje). Cuándo se utiliza para regular la intensidad de corriente, la capacidad de regulación del potenciómetro está limitada por la resistividad máxima de la resistencia.

Control del voltaje

Los potenciómetros también se pueden utilizar para controlar la diferencia de potencial, también llamada tensión eléctrica o voltaje, entre varios circuitos eléctricos. La configuración del potenciómetro para utilizarlo para este fin es un poco más compleja que la anterior. Están involucrados al menos dos circuitos, el primero actúa como una batería o celda eléctrica y el segundo como una resistencia o resistor. El primer circuito se conecta al segundo en serie. El segundo circuito se conecta por el otro extremo al potenciómetro en paralelo.

Con esta disposición, el potenciómetro hace bajar el voltaje en una cantidad igual al ratio entre la resistividad definida por la posición del tercer terminal y la resistividad máxima de la resistencia. En otras palabras, si la palanca de control del nivel de resistencia se coloca exactamente en el centro de la resistencia, el voltaje de salida caerá exactamente un 50%, no importa cuál sea el voltaje de entrada. A diferencia de cuándo se usa el potenciómetro para regular la intensidad de corriente eléctrica, la regulación del voltaje no está limitada por la resistividad máxima de la resistencia.

Reostatos

Cuándo se utilizan potenciómetros con sólo dos terminales, el potenciómetro actúa como un tipo de resistor variable conocido como reostato. Los reostatos son similares a los potenciómetros pero son capaces de soportar niveles de tensión e intensidad eléctrica muchísimo mayores que los potenciómetros. Los reostatos se utilizan en ingeniería eléctrica a nivel industrial.

Publicidad