Publicidad

Un paramecio (género Paramecium) es un organismo eucariota unicelular ciliado que pertenece al reino Protista. En este reino se incluyen organismos eucariontes diferentes a los hongos (reino Fungi), animales (reino Animalia) y plantas (reino Plantae). Los paramecios son frecuentes en aguas estancadas con abundante materia orgánica, son heterótrofos y pueden desplazarse propulsados por el movimiento de sus numerosos cilios.

Se consideran, junto al resto de Protistas, los organismos ecuriotas más antiguos del planeta Tierra y cuentan con métodos simples de defensa, reproducción y movilidad. También han sido tradicionalmente identificados como una forma primitiva de vida animal, a lo que hace referencia el nombre de protozoos que ha sido muy utilizado para referirse al reino Protista aunque en la actualidad el término protozoos ha perdido importancia en taxonomía y filogenética, así como el reino Protista, en favor del reino Protozoa propuesto por Thomas Cavalier-Smith por primera vez en 1981 cuándo separó el reino Protista en dos, el reino Chromista y el reino Protozoa.

Existen muchas especies de paramecios y todos son protozoos ciliados. Son organismos unicelulares indiferenciados, no existe diferenciación tisular ni celular y la única célula que comprende cada organismo realiza todas las funciones del individuo. Como organismo eucariota, su célula posee un núcleo que contiene el material genético. Los paramecios se reproducen de forma asexual por bipartición (fisión binaria o mitosis) y también se pueden reproducir mediante reproducción sexual por conjugación.

Se pueden encontrar paramecios en multitud de masas de agua dulce, como estanques, embalses, ríos, acequias o lagos. En general son muy abundantes en agua dulce estancada rica en materia orgánica en descomposición.

Características morfológicas

Los paramecios tienen una longitud que puede variar, en función de la especie, de 50 a 300 μm. Se han llegado a observar ejemplares de 500 μm (0,5 mm), con este tamaño podrían visualizarse a simpel vista aunque mucho mejor si se observan al microscopio. Los paramecios tienen forma ovalada, en ocasiones arriñonada o con forma de huella de pie humano. El revestivimiento externo de su membrana es fino y está cubierto de pequeños apéndices llamados cilios. Los cilios se mueven de forma coordinada y conjunta, como si fueran una linea de remos de un barco, para propulsar al paramecio a través del agua en la que viven para llegar a la comida y sortear obstáculos.

En la superficie se puede diferenciar una zona con cilios más largos que se sitúan alrededor del citostoma, una invaginación que se podría asimilar con una boca y que da paso a una citofaringe. Estas estructuras son utilizadas para la ingesta de alimento.

Publicidad

En el interior es posible observar diversos orgánulos, entre los que destacan el núcleo, vacuolas digestivas y vacuolas contráctiles. Cada célula dispone de dos vacuolas contráctiles que utilizan para expulsar el exceso de agua hacia el exterior celular y así mantener la presión osmótica. Las vacuolas contráctiles también pueden incorporar agua desde el exterior si es necesario para mantener la presión osmótica.

Alimentación

Los paramecios se alimentan de materia orgánica en descomposición, bacterias, algas y levaduras de menor tamaño que ellos. Aunque no es muy común, también se pueden alimentar de otros paramecios más pequeños. Cuándo un paramecio encuentra comida, se mueve con ayuda de los cilios para orientar la comida hacia el citostoma. Luego, con ayuda de los cilios más largos que rodean al citostoma empujan al alimento hacia el interior de la citofaringe.

El alimento es después almacenado en vacuolas intracelulares llamadas vacuolas digestivas que recorren el citoplasma desde la parte posterior hacia la anterior y van siendo atacadas por enzimas digestivas en su recorrido. Así, el alimento se va degradando y los nutrientes van pasando al citoplasma celular. La vacuola va disminuyendo de tamaño a medida que va avanzando por el citoplasma y, al llegar al final, los restos no digeridos son expulsados al exterior a través del poro anal.

Reproducción

Los paramecios se reproducen básicamente de forma asexual por bipartición (fisión binaria). En este proceso una célula duplica su material genético y se divide en dos, cada una con la mitad de los orgánulos celulares que la célula progenitora.

Los paramecios también pueden, ocasionalmente, intercambiar material genético con otro paramecio por conjugación, una forma primitiva reproducción sexual. Dos paramecios que se encuentran pueden combinar sus membranas para formar un gran paramecio con dos núcleos que contienen todo el material genético. Este gran paramecio se dividirá en cuatro nuevas células cada una con una nueva combinación de ADN procedente de la combinación del ADN de las células progenitoras.

Vídeo: Paramecio en movimiento

Referencias

  • Scamardella, J. M. (1999). «Not plants or animals: a brief history of the origin of Kingdoms Protozoa, Protista and Protoctista». International Journal of Microbiology 2 (4): 207–16. PMID: 10943416.

Publicidad