Publicidad

El ocicat es una raza de gato procedente de Estados Unidos con un característico aspecto de gato salvaje que hace que se piense frecuentemente que proviene de una mezcla entre gatos salvajes y domésticos. Pero todo lo contrario, el ocicat es un gato totalmente doméstico, su apariencia salvaje se la debe a su pelaje moteado y a su cuerpo musculoso. Son gatos famosos además por su buen carácter.

Características más destacadas

El ocicat es un gato musculoso que puede pesar de 2 a 6 kg. Tiene un hocico ancho y una nariz prominente. La cabeza tiene forma triangular, lo que ayuda a dar aspecto salvaje. Las orejas del ocicat son relativamente grandes, y también sus huesos que, junto al desarrollo de su musculatura, les hace ser corpulentos y largos. Las patas no son muy largas, más bien de longitud media, y son también musculosas. La cola es bastante larga, más fina en la punta; la longitud de la cola es una característica apreciada en los ocicats.

El pelaje es otra de las características más destacadas de este gato. El pelo es corto y fino pero el pelaje es muy denso. Puede contener varias capas de color y suele ser brillante. Atendiendo a su color existen varias clases. Los spotted baby (moteados) tienen tonos de marrón, como el canela y el chocolate; estos colores también se encuentran en la variedad de ocicat Silver (plateados). Los colores suelen ser similares a los colores de sus progenitores. En cualquier caso, las motas suelen estar bien marcadas y ser más oscuras en cara, patas y rabo, estando las más claras en el cuerpo. El pelaje de color más claro está en la zona del maxilar inferior. El pelaje no requiere muchos cuidados, una buena alimentación y un cepillado semanal es más que suficiente.

Los ocicat son conocidos por su buen carácter. Son muy activos, juguetones, muy sociables y muy cariñosos con los humanos. Con otros gatos se muestra muy dominante. Se pueden entrenar con cierta facilidad al combinar su sociabilidad y su inteligencia. En general se consideran gatos leales a sus dueños.

Un poco de historia

El primer ocicat se llamó Tonga y nació en 1964 por el cruce de gato siamés abisinio y gato americano de pelo corto. Este primer cruce lo realizó Virginia Daly, una conocida criadora de gatos. Daly vendió a Tonga como mascota y apareció en un artículo de un periódico que hablaba de la belleza de Tonga. El artículo del periódico atrajo la atención del genetista Clyde Keeler, que quedó fascinado por este tipo de gato, al que Daly llamó ocicat por sugerencia de su hija. El nombre ocicat proviene de ocelot, un gato salvaje nativo de México, Sudamérica y América Central, combinado con cat, gato en inglés.

La nueva raza ocicat fue lentamente haciéndose popular. La Cat Francier’s Association (CFA), una organización de registro de razas de gatos ampliamente reconocida, registró al ocicat como raza en 1966. Desde 1987 el ocicat puede partipar en campeonatos oficiales de gatos y existe toda una serie de características descritas que definen a un buen ocicat, como motas definidas más oscuras en patas, cara y rabo, color de pelo más claro en el maxilar inferior que en el resto del cuerpo, cuerpo musculoso, grande y alargado con un pecho ancho y una larga cola, y así una lista considerable, pero no nos olvidemos de que estas reglas son totalmente inventadas y que cualquier ocicat es un animal maravilloso.

Publicidad