Publicidad

Muchas embarcaciones de recreo y prácticamente todas las embarcaciones de trabajo de cualquier tamaño, disponen de generadores marinos para proporcionar electricidad a los sistemas y aparatos del barco. Un generador marino, aunque no es absolutamente necesario, es muy útil en determinadas circunstancias como el apagado de motores principales o cuándo no es posible atracar en un puerto (anclado en el mar). Constituye, por tanto, una fuente de energía alternativa para ahorrar batería y consume considerablemente menos combustible que los motores principales.

Aunque se pueden encontrar generadores marinos de muchos tipos, los más habituales utilizan diésel o gasolina como fuente de energía para producir electricidad. Cada vez son más populares los generadores eólicos, solares o los mixtos, que utilizan combustible de forma auxiliar. Los generadores eléctricos suelen estar instalados en línea con los generadores de potencia; de este modo no se necesitan depósitos de combustible separados. Los generadores que utilizan hidrógeno como combustible son cada vez más demandados, tanto por su eficiencia como por su nula contaminación. No obstante, estos generadores necesitan la instalación de un sistema específico con sus propios tanques de combustible, por lo que requieren más espacio.

Los generadores eléctricos marinos vienen en todos los tamaños y generalmente se clasifican en función de los kilovatios (kw) de corriente eléctrica que producen. Las embarcaciones pequeñas de recreo pueden tener suficiente con un generador pequeño, de unos 3 kw, mientras que otras embarcaciones más grandes, como yates de lujo, barcos de pesca, transbordadores, ferrys o las embarcaciones para excursiones de turistas, pueden requerir generadores con más de 25 kw de potencia. Para decidir la capacidad del generador eléctrico que se necesita instalar en un determinado barco, se debería sumar la potencia requerida por cada uno de los aparatos que hay en el barco. Aunque generalmente no estén todos funcionando a la vez, hay que prever por si se da alguna situación en la que requiera la máxima potencia.

Los generadores marinos se diferencian de los generadores industriales o residenciales en que están diseñados y construidos para soportar condiciones de alta humedad y la corrosión del ambiente marítimo. Además, la mayoría de los generadores marinos no necesitan de sistema de refrigeración incorporado en el propio generador sino que se suelen enfriar mediante un sistema hidráulico que hace circular agua del mar de forma constante a través del generador. Esto hace que los generadores marinos suelan ser bastante más pequeños.

No se debe confundir el generador marino con el alternador. Los alternadores convierten corriente continua (DC) en una débil corriente alterna (AC) desde las baterías pero no generan electricidad. Los generadores producen una corriente eléctrica alterna de forma constante e independiente de las baterías.

Publicidad