Publicidad

El diccionario de la RAE define frutivo como algo cuya posesión causa placer. En nutrición, el término fruitivo se refiere a un producto o sustancia que, aún formando parte de la alimentación, no tiene función nutritiva desde un punto de vista fisiológico y que se consume por placer. En otras palabras, los fruitivos son alimentos que carecen valor nutritivo y se ingieren por su capacidad de producir deleite en el consumidor.

En general, un alimento se define como aquella sustancia ingerida por los seres vivos con fines nutricionales o psicológicos, pudiendo ambos fines darse de forma simultánea o no en el mismo alimento. Los fruitivos entrarían en la categoría de alimentos consumidos sólo con fines psicológicos debido a su capacidad de producir placer u otros posibles efectos no nutritivos generalmente relacionados con sensaciones gratificantes.

Resumiendo, un fruitivo:

  • Es un alimento y como tal forma parte de la alimentación.
  • Produce placer, deleite u otro efecto psicológico deseado.
  • Carece de valor nutricional.

Por ejemplo, los edulcorantes se toman por el placer del sabor dulce o el café por su acción energizante pero ninguno de ellos aporta valor nutritivo alguno. Algunos productos que no se ingieren pero tienen interés fruitivo, como la goma de mascar, no se consideran alimentos. Tampoco se consideran alimentos los productos sin valor nutricional y que una vez ingeridos alteran el metabolismo, por ejemplo medicamentos, tabaco y otras drogas.

Los alimentos fruitivos se clasifican en:

  1. Alimentos edulcorantes: el azúcar refinado y los productos azucarados en general tienen un perfil nutricional de baja calidad, las llamadas “calorías vacías”, y se consideran fruitivos ya que se consumen por el placer que producen más que por su aporte nutricional. También entrarían en esta categoría los edulcorantes artificiales.
  2. Alimentos estimulantes o energizantes: el café y el té son los ejemplos más claros de fuitivos estimulantes y se pueden considerar como los fruitivos más consumidos en todo el mundo.
  3. Condimentos y especias: los condimentos y especias se utilizan para hacer más agradables los alimentos pero, en general, no aportan valor nutricional. Por ejemplo, vinagre, sal, pimienta o azafrán.

Referencias

  1. Mendoze, E.. (2010). Bromatología: Composición y propiedades de alimentos. McGraw-Hill. ISBN 9786071503794
Publicidad