Publicidad

Un filtro biológico es un sistema de filtrado natural en el que existen colonias bacterianas de especies específicas que van captando suciedad y contaminantes del agua y los transforman en sustancias no nocivas. Los filtros biológicos para acuarios están destinados principalmente a eliminar compuestos nitrogenados mediante su transformación en nitratos (sales de nitrógeno) y restos de materia orgánica que es transformada a CO2 y agua.

¿Cómo funcionan?

Para cualquier aficionado a los acuarios, entender como funciona un filtro biológico es esencial. Cuándo se añaden peces a un acuario con agua limpia, la propia actividad biológica del pez comienza a ensuciar el agua con los desechos de su metabolismo, algo que no se puede evitar como organismo vivo que es. La concentración de algunas sustancias nocivas pronto será perjudicial para los propios peces que viven ahí. Una de las más importantes, por su toxicidad, es el amoníaco. El ciclo de producción de amoníaco y su paso a nitratos se conoce como ciclo del nitrógeno y es realizado con ayuda de algunas bacterias que realizan la transformación.

El amoníaco puede alcanzar niveles mortales en 7 – 14 días, dependiendo de la cantidad de peces, temperatura y tamaño del acuario. Otros peces pueden no morir pero estarán muy débiles y enfermos. La sobreabundancia de amoniaco favorece el crecimiento de unas bacterias llamadas nitrosomonas que convierten el amoníaco en nitrito mediante un proceso oxidativo.

El nitrito es menos tóxico que el amoníaco pero todavía puede ser mortal para los peces. Durante los siguientes 10 – 14 días los niveles de nitritos subirán más y más a medida que las bacterias crezcan y transformen el amoníaco. Cuándo los nitritos alcanzan niveles tóxicos para los peces, entran en juego las nitrobacterias que crecen rápidamente alimentándose de los nitritos y transformándolos en nitratos, compuesto de nitrógeno que ya no es tóxico para los peces del acuario.

Las nitrobacterias necesitan más tiempo para establecerse que las nitrosomonas por lo que la concentración de nitrito va bajando más despacio que la concentración de amoníaco. Con el tiempo ambos grupos de bacterias llegarán a un estado de equilibrio e irán retirando los contaminantes a medida que se vayan formando. Existen kits para poder medir los niveles de amoníaco, nitritos y nitratos en los acuarios. Cuándo los niveles de nitritos y amoníaco dan cero y los nitratos tienen una concentración medible, se dice que se ha completado el ciclo del nitrógeno y que el filtro biológico se ha establecido.

Este proceso de establecimiento del filtro biológico dura aproximadamente 4 – 6 semanas. Durante todo este tiempo algunos peces morirán y otros pueden desarrollar enfermedades que les hagan morir en las semanas siguientes al provocarle daños permanentes en algunos tejidos y órganos. Los especialistas en acuarios suelen testear los niveles de amoníaco y nitritos a diario y renuevan entre el 10 y el 20% de agua para diluir las altas concentraciones de amoníaco y nitritos en caso necesario.

Publicidad

Las nitrosomonas y las nitrobacterias crecerán formando colonias bacterianas en los filtros, paredes, suelo de grava, objetos decorativos, plantas y también estarán dispersas en el propio agua. La mayor concentración se encuentra en los filtros del tanque que están diseñados para maximizar el crecimiento de estas bacterias. Los filtros sucios deben enjuagarse sólo en el propio agua del acuario, nunca bajo el grifo que se llevaría la mayor parte del filtro biológico de nuestro acuario.

Los cambios de temperatura y otros parámetros del agua pueden afectar negativamente a las bacterias del filtro biológico pudiendo morir y hacer que el amoníaco y nitritos suban. Por ello hay que realizar tests de forma regular. En cualquier tienda especializada se pueden encontrar kits para medir diversos parámetros del agua, como la dureza, pH, amoníaco, nitritos y nitratos. En un acuario nuevo deberían comprobarse estos parámetros semanalmente durante los 3 – 4 primeros meses. Después es suficiente realizar el test una vez cada quince días o una vez al mes.

Establecimiento del filtro biológico sin peces

El establecimiento del filtro biológico natural requiere, como hemos visto, que se realice un ciclo de nitrógeno en presencia de peces que produzcan el amoníaco. Este proceso termina afectando a los peces iniciales y la mayoría morirán. Para solucionar este problema se puede forzar un ciclo de nitrógeno sin la presencia de peces, lo que se suele conocer como hacer un ciclo sin peces. Este método utiliza amoníaco puro sin aditivos (que no lleve colorantes, perfumes, detergentes, etc) que se añade al acuario diariamente para que se inicie el ciclo del nitrógeno.

Se van comprobando los niveles de amoníaco, nitritos y nitratos y cuándo el filtro biológico se haya establecido se pueden introducir los peces. Se añaden todos a la vez, pues el tamaño de las colonias bacterianas en este punto es suficiente para soportar una fuerte carga de producción de amoníaco.

Introducción de nuevos peces en un acuario establecido

Una vez que se ha establecido el filtro biológico, las colonias bacterianas tienen la capacidad de ajustarse por sí solas según el amoníaco que produzcan los peces que haya en el acuario. Si se ponen más peces posteriormente, las colonias bacterianas tendrán que aumentar para adaptarse a la mayor producción de amoníaco. Si se introducen muchos a la vez puede que haya un retraso entre el aumento de la producción de amoníaco y la acomodación de la población bacteriana. En esta situación es fácil que se de un repunte de los niveles de amoníaco y nitiritos que afecte a los peces que pueden enfermar e incluso morir.

En los acuarios ya establecidos se recomienda introducir pocos peces a la vez o sólo uno si es grande. Se espera a que se alcance otra vez el equilibrio y se siguen introduciendo más si se desea siguiendo esta pauta. La única excepción es la introducción de todos los peces a la vez tras el primer ciclo de nitrógeno forzado sin peces.

Publicidad