Publicidad

Un coche híbrido es un coche cuyo motor utiliza al menos dos motores de tecnología diferente para obtener la energía necesaria para funcionar. Por lo general se refiere al uso de un motor de combustión convencional que funciona con carburante (diésel o gasolina) junto a un motor eléctrico que recibe electricidad de una serie de baterías. Uno de los dos se utiliza como fuente principal y el otro se utiliza de apoyo; también puede ser que se utilice cada una de las fuentes energéticas de forma independiente según la situación.

Cooperación de dos fuentes energéticas

La forma más básica de funcionamiento de un coche híbrido es el uso de un motor que utiliza carburante y que a la vez obtiene energía de una reserva de baterías cargadas con electricidad. Por lo general los coches híbridos pueden cambiar de una a otra fuente de energía cuándo es necesario. Por ejemplo, es habitual que cuándo la demanda energética es baja se utilice sólo las baterías eléctricas y que el consumo de carburante entre en juego cuándo la demanda sea mayor; por ejemplo en momentos de aceleración. Para los conductores no acostumbrados puede ser desconcertante oír como el motor de gasolina se apaga, el ruido es mucho menor cuándo se usa sólo el motor eléctrico.

Un poco de historia

La mayoría de vehículos han utilizado varias fuentes de energía prácticamente desde que se inventaron en el sigo XIX. La inmensa mayoría de vehículos tienen una batería que utilizan para arrancar el motor y suministrar electricidad a los componentes eléctricos del vehículo (iluminación, sistema de sonido, etc). Sin embargo esta energía eléctrica no se ha utilizado para mover el coche como hacen los coches híbridos o eléctricos actuales.

Desde los últimos años de la década de 1990 los coches híbridos comenzaron a ganar popularidad como alternativa a los coches con motores de carburante al conseguirse una potencia adecuada con la ventaja de un menor consumo de carburante, disminuyendo el gasto, y una menor emisión de gases contaminantes a la atmósfera.

Publicidad

Las ventajas de los coches híbridos

Los coches híbridos son considerados por mucha gente como una alternativa excelente a los coches diésel y gasolina. El consumo de carburante es mucho menor, lo que puede suponer un ahorro importante para el bolsillo. Además, la eficiencia en el uso de carburante en los coches híbridos suele ser bastante superior a las alternativas que funcionan exclusivamente con carburante.

No se puede olvidar un aspecto de suma importancia: la reducción de emisiones contaminantes. El menor consumo de carburante y la mayor eficiencia en su uso disminuyen enormemente la emisión de gases contaminantes de los vehículos híbridos. Otra ventaja añadida es que suele haber planes de fomento de uso de este tipo de vehículos, como pueden ser rebajas en los impuestos de compra, matriculación o circulación.

Actualmente existen ya coches y vehículos completamente eléctricos si bien son más caros y por lo general les falta potencia. No obstante, hay ya en el mercado coches híbridos que pueden circular alrededor de 250 km sin necesidad de pasar al uso de carburante. También existen compañías que han empezado a desarrollar y probar otras alternativas energéticas como los coches con motores de hidrógeno. Las puertas hacia el uso de formas de transporte más sostenibles están completamente abiertas.

Publicidad