Publicidad

Los animales herbívoros son animales que anatómica y fisiológicamente están adaptados para alimentarse de materia vegetal, la cual constituye el componente principal o exclusivo de su dieta. Un animal herbívoro puede ingerir cantidades variables de alimentos animales, por ejemplo insectos, pero estos son ingeridos de forma complementaria, o incluso de forma accidental.

Los humanos que se alimentan de vegetales en exclusiva no se denominan como herbívoros, sino como vegetarianos o veganos.

Definición y etimología

La palabra herbívoro proviene del latín herb, que significa planta o hierba, y vorare, que significa comer o devorar. Una de las primeras referencias escritas del uso de este término se encuentra en el libro Principles of Geology, publicado en 1830 y escrito por Charles Lyell.

Aunque se tiende a asociar la palabra herbívoro con animales que se alimentan de plantas, en una definición amplia abarcaría a cualquier organismo heterótrofo que se alimenta de organismos autótrofos como pueden ser, además de plantas, las algas, los hongos y las bacterias fotosintetizadoras, es decir, los herbívoros son aquellos que se alimentan principalmente de productores primarios, y como tales tienen el papel ecológico de consumidores primarios.

No obstante, el término herbívoro no cuenta con una definición exacta desde un punto biológico ni ecológico, aunque siempre se suele limitar al campo de la zoología y, por tanto, se suele referir a animales y no a otros tipos de organismos. Por ejemplo, hongos y bacterias que se alimentan de plantas vivas se suelen definir como patógenos (provocan enfermedades en las plantas) y los que se alimentan de plantas muertas se suelen clasificar como detritívoros o como saprófagos.

Papel en la cadena trófica

Ya sea forma directa o de forma indirecta, prácticamente todos los organismos vivos en el planeta Tierra obtienen la energía que necesitan del Sol. Los organismos autótrofos fotosintéticos, como las plantas, son productores primarios y son capaces de transformar la energía del Sol en energía química que queda almacenada en diversas moléculas orgánicas, principalmente en hidratos de carbono.

Los herbívoros son los primeros animales en la cadena trófica que se alimentan de los productores primarios, de ahí que se consideren consumidores primarios. Los herbívoros son capaces de aprovechar la energía que los productores primarios habían obtenido de la radiación solar y almacenado en moléculas orgánicas.

Los carnívoros y omnívoros, los que ocupan el nivel de consumidores secundarios, se alimentan de los herbívoros y obtienen la energía a partir de ellos, energía que última instancia proviene también de la radiación solar.

Publicidad

Ejemplos de animales herbívoros

Los anímales herbívoros están muy extendidos y existe una gran variedad de tipos diferentes. Sin lugar a dudas, el herbívoro más grande es el elefante africano, que no solo es el herbívoro más grande sino también el animal terrestre más grande que vive en la actualidad; un adulto puede superar las 5 toneladas de peso y consumir más de 130 kg de vegetales al día, incluyendo frutas, raíces, hierba y hojas.

En el lado opuesto, puede que los animales herbívoros más pequeños sean los ptílidos, unos diminutos escarabajos con especies que no alcanzan los 0.5 mm de longitud.

Por grupos, estos son algunos ejemplos comunes de herbívoros:

  • Mamíferos: entre los mamíferos hay grandes y extensos grupos de herbívoros, como los bovinos (bisontes, bueyes, búfalos, vacas, antílopes), camélidos (llamas, camellos), jirafas, okapi, cérvidos (ciervos, alces, corzos, gamos), diprodontes (kanguros, koalas), équidos (caballos, cebras, burros), lagomorfos (conejos, liebres, pikas), roedores (ardillas, chinchillas, carpinchos, castores, ratones, octodóntidos), elefantes, hipopótamos, rinocerontes, tapires, y un largo etcéra. Incluso hay mamíferos acuáticos herbívoros, los sirenios (manatíes, dugongos).
  • Reptiles: ejemplos de reptiles herbívoros son los testudínidos (familia de tortugas terrestres herbívoras), iguanas, los escincos de las Islas Salomón o muchas especies de los extintos dinosaurios.
  • Pájaros: existen muchas especies de pájaros herbívoros, por ejemplo los loros, periquitos, gangas, hoacines, o especies de patos, gansos y ánsares que se alimentan principalmente algas y plantas acuáticas.
  • Anfibios: los renacuajos de muchas especies de ranas tienen una alimentación básicamente herbívora. Algunos sirénidos (próximos a las salamandras) tienen hábitos semi-hierbívoros.
  • Peces: no hay muchos peces herbívoros pero suelen tener un papel ecológico muy importante. Por ejemplo, los peces unicornio, los peces cirujanos, los cajetas, o los escáridos. Otros animales acuáticos, como caracoles marinos, gambas, cangrejos y otros crustáceos, también se podrían considerar herbívoros.
  • Insectos y otros invertebrados: muchos insectos son completamente herbívoros, por ejemplo abejas, mariposas, saltamontes, membrácidos, cicadélidos (chicharras), polillas y muchas especies de hormigas. También son herbívoros estados larvarios de muchos insectos, caracoles y babosas; los gusanos de tierra son detritívoros que se alimentan en gran parte de materia vegetal muerta.

Adaptaciones destacadas

El sistema digestivo de animales carnívoros y herbívoros suelen tener diferencias muy importantes. Un ejemplo destacado lo encontramos en los mamíferos rumiantes que cuentan con varias cámaras estomacales y tractos digestivos largos. También cuentan con piezas dentales planas que ayudan a triturar la materia vegetal, mientras que los carnívoros suelen tener un solo estómago y dientes afilados.

Los rumiantes también se caracterizan por regurgitar el alimento de vuelta a la boca desde su primer estómago para una segunda masticación antes de pasar al segundo estómago. Este proceso se repite hasta que el alimento pasa por todas las cámaras estomacales, en la mayoría de rumiantes 4.

Aparato digestivo y estómagos de una vaca
Esquema del aparato digestivo de una vaca

Las adaptaciones de los rumiantes y otros animales herbívoros incluyen con mucha frecuencia relaciones simbióticas con bacterias que viven en el tracto digestivo y que producen enzimas capaces de digerir la celulosa (celulasa), la lignina y otras sustancias vegetales que los animales por sí solos no pueden digerir.

Estas bacterias simbióticas también son la fuente de vitamina B12 para los rumiantes, una vitamina esencial para todos los mamíferos, incluido el ser humano, pero que sólo las bacterias pueden sintetizar.

Además de los rumiantes, muchos otros animales cuentan con adaptaciones específicas para la alimentación herbívora. Por ejemplo, las lombrices de tierra producen unas sustancias llamadas drilodefensinas que tienen acción surfactante y ayudan a digerir el material vegetal.

Referencias

  1. Labandeira, C. (2007). The origin of herbivory on land: Initial patterns of plant tissue consumption by arthropods. Insect Science 14(4):259–275. doi: 10.1111/j.1744-7917.2007.00141.x-i1.
  2. Belovsky, G.E. (1997). Optimal foraging and community structure: The allometry of herbivore food selection and competition. Evolutionary Ecology 11(6):641–672. doi: 10.1023/A:1018430201230.

Publicidad