Publicidad

Un acrocordón, también conocido como pólipo o excrecencia cutánea, es una formación tumoral de la piel que, aunque puede aparecer en cualquier zona del cuerpo, suele aparecer en zonas de pliegues, principalmente cuello, ingles, axilas y párpados. En la mayoría de casos es un tumor benigno cuyos problemas derivan de otras incomodidades y no del acrocordón en si mismo, principalmente estética. Se estima que afecta aproximadamente al 46% de la población.

Síntomas y morfología

Los acrocordones aparecen como protuberancias en la piel que no duelen y no tienen tendencia a aumentar de tamaño. Crecen muy lentamente hasta alcanzar un tamaño que puede variar aproximadamente entre 0.5 y 1 cm y dejan de crecer. La superficie puede ser rugosa o lisa y puede ser del mismo color que el resto de la piel o con pigmentación diferente.

Aunque pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, son mucho más frecuentes en ingles, cuello,  párpados, axilas y en los pliegues del codo. Suelen tener forma cilíndrica unidos a la piel a través de un pedúnculo carnoso; pueden adquirir una forma similar al de una seta.

Se consideran tumores benignos y no suelen requerir atención médica.

Causas

Los acrocordones suelen aparecer en adultos de mediana edad, más frecuentemente en mujeres, y se forman cuándo las capas superiores de la piel crecen demasiado englobando fibras de colágeno quedando una protuberancia más firme y menos elástica que el resto de la piel.

Publicidad

La causa de este crecimiento anormal puede estar en el roce piel con piel, como sugiere la localización más frecuente de los acrocordones. Los acrocordones aparecerían como respuesta a una irritación continua. Algunos estudios sugieren una relación entre la formación de un acrocordón y la presencia del virus del papiloma humano VPH 6 y 11.

Algunos factores de riesgo son el sobrepeso, diabetes y embarazo, ya que en estas personas aparece con más frecuencia aunque no se sabe muy bien por qué. También se sugiere una predisposición genética y una relación con algunos síndromes, como el síndrome de Birt-Hogg Dubé (alteración genética que, entre otros problemas, genera crecimiento canceroso en los folículos pilosos) y el síndrome de ovario poliquístico.

Cuándo acudir al médico

Si observas una protuberancia en la piel que crece rápidamente o de un tamaño considerable acude al médico para que la estudie. Recuerda que los acrocordones crecen muy lentamente y son pequeños. Igualmente acude al médico si sientes algún dolor o molestia.

Los acrocordones pueden ser eliminados mediante técnicas sencillas de cirugía ambulatoria que no requieren anestesia ni hospitalización y que se realizan en unos pocos minutos.

Las diferencias con una verruga

Una verruga es una lesión cutánea producida por el VPH, no un tumor como el acrocordón, y suelen aparecer cuándo el sistema inmune está bajo. Es común que acrocordones y verrugas se confundan pues pueden tener formas y colores similares, si bien las verrugas tienen un aspecto más circular y pueden ser planas. Al ser producidas por un virus, las verrugas se pueden contraer y contagiar de unas personas a otras mediante contacto íntimo o transfusiones sanguíneas de portadores.

Referencias

  1. Robert A Schwartz. Acrochordon: Overview. eMedicine.

Publicidad
  • DiegoZ

    de entrada dice que es una formación cancerosa y después dice que es benigno ???

    • Gracias por el apunte. Para evitar confusiones hemos cambiado por formación tumoral, concepto neutro que no implica malignidad ni benignidad.

      PD: recuerda que si detectas errores puedes sugerir una corrección o información adicional pulsando sobre el botón “Editar” que hay bajo el título del artículo.