Publicidad

La terapia con luz roja es una técnica que utiliza radiación con luz de color rojo (luz con longitud de onda 630 – 660 nm) para estimular las defensas naturales del organismo y aliviar algunas dolencias. La base de este tratamiento es la estimulación de la producción de ATP (adenosin trifosfato) en los tejidos musculares aumentando la cantidad de energía en el cuerpo. Se pueden utilizar lámparas LED disponibles para uso doméstico o acudir a un centro especializado.

¿En qué consiste?

Cada sesión consiste simplemente en enfocar la luz roja generada por una lámpara hacia la parte del cuerpo dónde está localizado el trastorno a tratar. Por ejemplo, enfocar a la cabeza para tratar las jaquecas y migrañas es uno de los usos más habituales de esta terapia.

Dependiendo de para qué se utilice, la duración de cada sesión, la frecuencia y la duración del tratamiento puede ser muy diferente. Las sesiones suelen consistir en exposiciones cortas repetidas, de 2 a 5 minutos, con períodos de descanso entre medias. La frecuencia de sesiones puede variar enormemente, desde sesiones diarias (por ejemplo en la cicatrización de heridas) hasta sesiones quincenales o mensuales.

¿Para qué se emplea?

La terapia con luz roja se utiliza para tratar diversas dolencias, a veces en combinación con terapia con luz azul. Los usos más destacados son:

  1. Problemas de circulación sanguínea: la terapia irradia con luz roja las piernas moviendo la lámpara arriba y abajo. Los vasos sanguíneos comienzan a relajarse restaurándose un flujo sanguíneo normalizado.
  2. Dolores de cabeza, jaquecas y migrañas.
  3. Relajación general y liberación del estrés.
  4. Terapia anti-acné con luz roja: el acné juvenil puede tratarse con luz roja ya que ofrece algunos efectos similares a los que ofrece la luz solar sobre el acné.
  5. Terapia anti-arrugas, anti-manchas y rejuvenecimiento cutáneo.
  6. Estimular y favorecer la cicatrización de heridas.
  7. Algunos aseguran que la estimulación del ATP puede ser útil para tratar disfunciones sexuales.

En la actualidad no hay evidencias científicas que corroboren que esta terapia tiene beneficios para la salud mayores a los que tiene la exposición a la luz solar, sin embargo, hay testimonios de mucha gente sobre sus efectos positivos.

Publicidad
  • Yo se las pongo a mis canarios en época de cría y va muy bien