Publicidad

La red 4G es la cuarta generación de redes para comunicación móvil. El objetivo general de esta red es proporcionar una comunicación móvil más segura y completa con una velocidad de transferencia de datos superior que la red 3G, la generación anterior, que alcance hasta 1 Gbit/s. Las bases para la mejora de redes de 3G a 4G comenzaron a adoptarse a comienzos del siglo XXI cuándo las principales empresas de telecomunicaciones fueron introduciendo nuevas tecnologías que permitían mayores velocidades.

Especificaciones 4G

Las especificaciones de la tecnología 4G están encaminadas a ofrecer un servicio de transferencia de datos de alta calidad y velocidad. Las prioridades respecto a las redes 3G incluyen mejora en la recepción de datos con menos caídas y una transferencia de información más rápida. La ITU (International Telecommunication Union), la organización que supervisa, entre otros, los estándares de las redes inalámbricas, afirma que las redes 4G van a permitir una mejora en los servicios de comunicación multimedia, incluyendo la comunicación en vídeo y el entretenimiento móvil.

Las redes 4G se basan completamente en el protocolo de comunicación IP (Internet Protocol) y requieren altas velocidades de transferencia de datos con un mínimo de 100 Mbits/s para comunicación de alta movilidad (como coches o trenes) y de 1 Gbit/s en reposo y baja movilidad, según recogen las especificaciones International Mobile Telecommunications Advanced (IMT-Advanced) establecidas en Marzo de 2008 por la ITU-R (International Telecommunication Union-Radio).

Aunque no cumplen totalmente con las especificaciones IMT-Advanced, la ITU indicó en 2010 que tecnologías consideradas como tecnología 3G avanzada podían etiquetarse como 4G; estas tecnologías incluyen WiMax (lanzada en el año 2006 en Corea del Sur), HSPA+ y LTE (Long Term Evolution, utilizada por primera vez en 2009 en Oslo y Estocolmo) y todas ellas son ofrecidas por los operadores de telecomunicaciones bajo la etiqueta 4G. Las tecnologías WiMax 2 y LTE Advanced (LTE-A) cumplen totalmente con las especificaciones IMT-Advanced. La compañía japonesa NTT DoCoMo fue la primera en alcanzar, en 2010, velocidades superiores a 100 Mbits/s en movimiento en un experimento realizado en un automóvil que se desplazaba a 200 km/h.

El paso de 3G a 4G

La implantación de la red 3G de forma global alrededor del mundo tomó cerca de una década. La ITU planea tener la red 4G implantada de forma más efectiva y en menor tiempo. Las mejoras realizadas entre redes 2G y 3G necesitaron de mejoras sustanciales en el hardware de los dispositivos móviles. Sin embargo, muchos fabricantes desarrollaron smart phones utilizados en redes 3G pero ya compatibles con el estándar 4G, lo que hará el paso de un tipo de red a otra un proceso mucho más fácil.

Predecesores

La primera red móvil, conocida como 1G, se utilizó durante la década de 1980. La redes 2G se introdujeron a comienzos de los 1990 para permitir más transmisiones por canal de comunicación y permitía la trasmisión de datos para navegar por internet de forma básica. Las bases de la red 3G se establecieron a finales de la década de 1990 y se implementaron en la mayor parte del mundo a comienzos del siglo XXI y permitía la transmisión de datos a una velocidad de hasta 384 kbps. Aunque la red 3G fue la primera en permitir el uso de aplicaciones multimedia en redes de comunicación móvil, la red 4G amplificará la capacidad de esta tecnología básica permitiendo el desarrollo y uso de más y mejores aplicaciones multimedia, especialmente de vídeo y entretenimiento. Un dispositivo móvil conectado a una red 4G podrá transmitir y recibir voz y datos, a la vez o por separado, a una velocidad que permitirá videoconferencias, streaming y TV de alta definición (HD o High Definition).

Publicidad