¿Qué es la metáfisis de los huesos largos?

Localización del fémur, vista anterior
Localización del fémur en el esqueleto, uno de los huesos largos del cuerpo que presenta metáfisis
Publicidad

La metáfisis es una porción pequeña que aparece entre la epífisis y la diáfisis de los huesos largos del cuerpo, tanto en los huesos largos grandes, como el fémur, la tibia, el peroné, el húmero, el cúbito, el radio o algunas costillas, como en los huesos largos pequeños, como las falanges, los metacarpianos o los metatarsianos.

La metáfisis es muy importante durante la niñez y la adolescencia, pues en esta zona se sitúa el cartílago o plato de crecimiento que hace posible la elongación del hueso y el crecimiento del individuo.

Características generales

En un hueso largo se distinguen tres partes, la epífisis, la diáfisis y la metáfisis:

  • Epífisis: cada uno de los extremos ensanchados que hay a cada lado de un hueso largo.
  • Diáfisis: es la porción media del hueso, más larga y estrecha que la epífisis.
  • Metáfisis: zona de transición entre la diáfisis y la epífisis.

Anatómicamente, la metáfisis se puede dividir en tres componentes según el tipo de tejido presente:

  • Componente cartilaginosos: forma el plato epifisiario, plato de crecimiento o fisis.
  • Componente óseo: es la metáfisis propiamente dicha.
  • Componente fibroso: rodea la periferia del plato de crecimiento.

En los huesos largos grandes aparecen dos metáfisis, una distal y otra proximal, por ejemplo en el fémur, en la tibia o en el peroné. En huesos largos pequeños, por ejemplo las falanges, solo hay una metáfisis.

Publicidad

Desarrollo de la metáfisis y crecimiento óseo

El plato de crecimiento es un disco de cartílago hialino en el que se sincroniza la condrogénesis o formación de cartílago, con la osteogénesis o formación de hueso. El cartílago conecta la epífisis y la diáfisis haciendo posible la elongación y crecimiento del hueso.

El plato de crecimiento se puede encontrar en niños y adolescentes, mientras que en los adultos el tejido cartilaginoso se sustituye por tejido óseo esponjoso, impidiendo que el hueso pueda seguir creciendo longitudinalmente, lo que tiene lugar en torno a los 18 años en mujeres y a los 21 en hombres.

A partir de este momento, la zona de unión entre la epífisis y la diáfisis se conoce como línea epifisaria.

Así, si en los niños y adolescentes la metáfisis permite el crecimiento óseo, en los adultos su función principal es la transferencia y distribución de carga desde las articulaciones hasta la diáfisis.

Implicaciones médicas

Entre otras posibles implicaciones clínicas, la metáfisis está involucrada en los siguientes casos:

  • Debido a su función en el crecimiento óseo, la metáfisis cuenta una irrigación sanguínea abundante, lo que hace que sea propensa a la diseminación hematógena de osteomielitis infecciosas en niños.
  • La metáfisis puede verse afectada por cáncer y tumores, tales como osteosarcoma, condrosarcoma, fibrosarcoma, osteoblastoma o encondroma, además de por otras afecciones como displasia fibrosa o diversos tipos de quistes óseos, como el quiste óseo simple y el quiste óseo aneurismático.
  • La observación de metáfisis huecas o desgastadas en radiografías de rayos X es un síntoma clínico frecuentemente observado en niños con raquitismo.
  • La intoxicación por plomo suele ocasionar metáfisis de apariencia densa bajo rayos X por acumulación de este metal.

Publicidad