Publicidad

La meningitis es la inflamación de las meninges, unas membranas que cubren el Sistema Nervioso Central, esto es, el cerebro y la médula espinal. Debido a esta inflamación aumenta la presión sobre los nervios del cerebro y la médula espinal produciendo un gran dolor.

¿Cuáles son las causas de la meningitis?

La causa más común de la meningitis es una infección que puede ser bacteriana, vírica o por hongos. También, aunque mucho menos frecuente, puede estar causada por parásitos o por otro tipo de causa no infecciosa como intervención quirúrgica, traumatismo u otra enfermedad.

En función de la causa que haya desencadenado la meningitis se procederá al tratamiento más adecuado, por ejemplo, si es por una infección bacteriana el tratamiento es basa de fuertes antibióticos. La meningitis es una enfermedad muy grave, si crees que puedes tenerla acude de inmediato a los servicios de urgencias médicas y no intentes adivinar por tu cuenta la causa pues no es posible saberlo sin realizar pruebas específicas.

Algunas formas de meningitis infecciosas son contagiosas y todas las personas que hayan estado en contacto con el paciente recibirán igualmente tratamiento para prevenir que desarrollen también la enfermedad. El médico que atiende al enfermo le guiará de forma adecuada así como a los que hayan estado con él sobre el procedimiento que se va a seguir.

Los síntomas

Hay cuatro síntomas que pueden poner en alerta sobre una posible meningitis. Hay que tener cuidado porque en los niños estos síntomas son diferentes (vea el siguiente punto). En general estos 4 síntomas son comunes entre cualquier tipo de meningitis:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Tortícolis o rigidez en el cuello con o sin dolor
  • Fotofobia (sensibilidad a la luz)

No es necesario que se presenten todos los síntomas para tener meningitis, pero si tienes al menos tres, es suficiente para que acudas el médico sin esperar más para que pueda realizar un diagnóstico apropiado.

Publicidad

Otro síntoma derivado de los anteriores es que el paciente puede sentir confusión, mareo y puede quedarse inconsciente. Sin importar la causa, si una persona se que inconsciente se debería avisar a los servicios de emergencias.

Otros síntomas secundarios son aquellos propios de prácticamente cualquier proceso infeccioso:

  • Fatiga y debilidad
  • Náuseas, vómitos
  • Pérdida de apetito

Si presentas, o ves en otra persona, alguno de los síntomas principales junto con síntomas secundarios deberás acudir al médico.

Diferencias de síntomas en meningitis infantil

La meningitis no siempre se manifiesta en niños de la misma forma que lo hace en adultos o en adolescentes. La principal diferencia es que un niño pequeño no puede comunicar los síntomas exactos, no puede describir si le duele la cabeza, si tiene tortícolis o estar seguro de que la luz le supone una molestia.

En niños pequeños hay que buscar síntomas que indiquen una infección grave. No importa si es meningitis o no, si el niño tiene fiebre y está irritable o cuesta despertarle hay que acudir al médico.

Primeros auxilios

Cómo se ha mencionado a lo largo del artículo, si crees que tienes meningitis o cumples con los síntomas, debes acudir al médico o a los servicios de emergencias médicas. No hay realmente nada que se pueda hacer en casa para tratar la meningitis. Es una enfermedad grave que puede requerir hospitalización para controlarla.

Enlaces de interés

Publicidad