Publicidad

La iridotomía es un proceso quirúrgico en el iris del ojo (la parte coloreada con la pupila en el centro) que se realiza con láser. Se utiliza principalmente como tratamiento del glaucoma de ángulo cerrado, del melanoma del iris y en algunos casos de glaucoma pigmentario. Es un procedimiento muy rápido, no requiere anestesia y se considera muy seguro y efectivo, motivos por los que ha sustituido casi totalmente a la iridectomía tradicional que requería la apertura del globo ocular y la extirpación parcial del iris manualmente.

La iridotomía en el tratamiento y prevención del glaucoma de ángulo cerrado

En el interior del ojo, el líquido (humor acuso) fluye a través de la red trabecular. Cuándo por algún motivo el humor acuoso no puede drenar a través de este tejido, se acumula en el interior del ojo, aumenta la presión intraocular y esto puede provocar daños en el nervio óptico, principal motivo de pérdida de visión por glaucoma.

El aumento de presión también puede empujar al iris hacia fuera cerrando completamente el sistema de drenaje, lo que desencadena un ataque agudo de glaucoma. Los ataques agudos de glaucoma se consideran una urgencia médica debido a que la pérdida de visión es irreversible. No todos los pacientes de glaucoma experimentan ataques agudos y la prevención es el mejor tratamiento.

Tanto en la prevención como en el tratamiento, la iridotomía es uno de los tratamientos más eficaces. Cuándo el oftalmólogo detecta ángulo cerrado que suponga riesgo de glaucoma, se puede realizar una iridotomía que mejore el drenaje intraocular antes de que se produzcan daños y pérdida de visión.

Procedimiento

La iridotomía utiliza láser, el más utilizado es láser tipo YAG (Yttrium aluminium garne). Es un procedimiento rápido y sencillo de ámbito ambulatorio que no requiere hospitalización. Antes de iniciar la intervención se depositan unas gotas con anestésico local en el ojo para que el paciente no sienta ninguna molestia y se pueda realizar la intervención cómodamente.

La intervención se realiza con un microscopio especial con el láser incorporado. El oftalmólogo dirige el láser a la periferia del iris, motivo por el que también se conoce como iridotomía periférica, con el fin de crear nuevos canales de drenaje a través de los cuáles el humor acuoso pueda pasar desde la cámara posterior a la cámara anterior del ojo. El paciente puede notar una ligera sensación de pinchazo y ver flashes de luz.

Publicidad

El procedimiento completo es muy breve y tras la cirugía el paciente puede volver a su vida y actividades diarias, aunque es aconsejable no conducir al menos en un día.

Resultados

La iridotomía láser es un tratamiento con una efectividad cercana al 100% en la prevención de ataques agudos de glaucoma y detención de ataques instaurados. Sin embargo, es importante señalar que actualmente no hay tratamiento alguno para recuperar la visión pérdida. Algunos casos de glaucoma, sobre todo en estados avanzados, pueden necesitar medidas adicionales para un control adecuado de la enfermedad.

Los resultados comienzan a observarse entre 24 y 72 horas tras la intervención y suelen durar de por vida, aunque es necesario mantener un programa de revisión periódica para comprobar su estado.

Es muy raro, aunque hay casos, de pérdida de visión después de una iridotomía. En algunos casos pueden ser necesarias más de una intervención. La iridotomía suele dejar alguna cicatriz en el iris, del tamaño de la cabeza de un alfiler. También hay riesgo, aunque bajo, de sangrado por rotura de vasos sanguíneos en el iris.

Vídeo

Vídeo explicativo de las causas del glaucoma y como se trata con iridotomía

Galería

Publicidad
  • SIGIFREDO BARA

    Gracias por este aporte sobre esta enfermedad, mi esposa esta con este problema y la intervinieron ayer, y hoy me cuenta que esta viendo perfecto, muy bueno la ciencia medica es lo máximo; gracias