Publicidad

La hierba de trigo (conocida también por su nombre en inglés wheatgrass o como pasto de trigo en algunas zonas) se refiere a las hojas tiernas de trigo. Es común encontrarlo en polvo, obtenido de la pulverización de la planta de trigo deshidratada, que se vende como complemento alimenticio. También se puede consumir fresco o licuado como zumo de hierba de trigo. Tiene un alto contenido en beta-carotenos, fibra, vitaminas y minerales y se le otorgan algunas propiedades beneficiosas para la salud.

¿Cómo y con qué se elabora?

Cuándo se habla de hierba o pasto de trigo, generalmente nos referimos al trigo harinero (Triticum aestivum). La hierba de trigo en polvo y los comprimidos comerciales se elaboran con las hojas de plantas de aproximadamente tres meses de edad. Se recolecta, se deshidrata y se tritura para obtener un polvo fino que se vende tal cual o se utiliza para fabricar cápsulas, comprimidos y otros productos.

Esta especie de trigo también se puede cultivar fácilmente en casa, incluso en interior en pequeñas macetas, y se suele consumir a los 10 días de la germinación en forma de licuado (zumo de hierba de trigo).

¿Cómo se toma?

La hierba de trigo en polvo se toma mezclándolo con agua para preparar una bebida que se toma directamente. El polvo también se puede añadir a otros alimentos. También se puede tomar en forma de comprimidos y cápsulas. La hierba fresca se toma licuada. La frecuencia y cantidad puede variar en función del objetivo perseguido; en este punto es recomendable seguir las recomendaciones de un profesional.

¿Qué nutrientes aporta y qué beneficios tiene?

La hierba de trigo tiene un alto valor nutritivo. Contiene casi todas las vitaminas del grupo B más las vitaminas C, E, H y K, altas cantidades de beta-caroteno, minerales y aminoácidos esenciales. En algunos textos se asegura que 3,5 gramos de hierba de trigo en polvo es equivalente, nutricionalmente, a 50 gramos de espinacas. Esta cantidad de nutrientes se puede conseguir en el preparado en polvo debido al proceso de deshidratación que conserva la mayoría de nutrientes de la hierba fresca disminuyendo notablemente su peso y volumen.

Publicidad

Entre los beneficios para la salud atribuidos a la hierba de trigo destacan:

  1. Restaurar el pH natural del organismo: entre los minerales que aporta la hierba de trigo destacan el potasio, calcio, magnesio y sodio, todos ellos con efecto alcalinizante (aumento del pH). El estrés y los hábitos alimenticios actuales, con alto consumo de hidratos de carbono refinados, tiende a acidificar el medio (bajar el pH) y el consumo de hierba de trigo ayudaría a contrarrestarlo.
  2. Mejora la digestión y ayuda en dietas de adelgazamiento: por su contenido en enzimas, como proteasa (interviene en digestión de proteínas), amilasa (digestión hidratos de carbono), lipasa (digestión grasa) y citocromo oxidasa (potente antioxidante) mejora la digestión de forma general y puede ser útil en dietas de adelgazamiento.
  3. Mejora la elasticidad y aspecto de la piel: su alto contenido en vitamina C y vitamina A (el doble que la zanahoria, en forma de sus precursores, beta-carotenos) mejora la elasticidad de la piel, lo que tiene un efecto reductor de arrugas. También ayuda a combatir el acné.
  4. Aumento de la oxigenación: la clorofila promueve la formación de hemoglobina aumentando la capacidad de transporte de oxígeno en sangre y con ello la resistencia durante el ejercicio físico. La clorofila también, para algunos autores, ayuda en el tratamiento de algunas enfermedades como la gota, reuma e incluso es beneficiosa contra el cáncer.
  5. Efecto desintoxicante: el contenido en vitaminas y antioxidantes de la hierba de trigo promueve la eliminación de toxinas, en especial de radicales libres.

El debate

Muchos de los beneficios para la salud de la hierba de trigo se achacan al alto contenido en clorofila, sustancia de la que se dice que promueve la producción de hemoglobina, mejora la fertilidad o previene la formación de canas. Todos estos beneficios fueron difundidos y defendidos por primera vez por Ann Wigmore (1909 – 1994), famosa nutricionista holística autora de numerosos libros con millones de copias vendidas. Sin embargo, los estudios científicos que avalen tales beneficios son escasos y no concluyentes.

El debate sobre si la hierba de trigo tienen los beneficios que se le otorgan se abrió hace tiempo y está lejos de desaparecer. Wigmore se auto representaba como profesional médico con el título de Doctor of Divinity. Wigmore llegó a afirmar que la hierba de trigo podía reemplazar a la insulina administrada a los diabéticos, lo que provocó que en 1982 el Massachusetts Attorney General le prohibiera representarse a sí misma como profesional médico. Posteriormente se retractó de estas afirmaciones pero comenzó a defender la hierba de trigo como tratamiento contra el SIDA, lo que provocó que en 1988 se le prohibiera de nuevo proclamarse profesional médico.

Algunas afirmaciones sobre la hierba de trigo pueden ser rechazadas a priori. Por ejemplo, la clorofila no es absorbida en el intestino por lo que difícilmente puede tener un efecto desintoxicante. Eso sí, podría ejercer su efecto sobre la salud intestinal. Otra de las afirmaciones que no se sustentan es la relativa a la vitamina B12. Esta vitamina no está de forma natural en la hierba de trigo ni en ninguna otra planta sino que es producida como producto de desecho de la metabolización de algunas bacterias que se encuentran en la superficie de la planta. Esta es exactamente la misma razón por la que los vegetales en general se consideran una fuente inadecuada de vitamina B12. La USDA National Nutrient Database informa de cero contenido de vitamina B12 en la hierba de trigo.

Dejando la controversia a un lado, existen algunos estudios que evidencia posibles efectos beneficiosos. Por ejemplo, un estudio del año 2002 en pacientes con colitis, mostró que aquellos que complementaron el tratamiento convencional con zumo de hierba de trigo experimentaron menos dolor, diarreas y sangrado intestinal que aquellos que bebieron un zumo placebo (Ben-Arye E, Goldin E, Wengrower D, Stamper A, Kohn R, Berry E. Wheat grass juice in the treatment of active distal ulcerative colitis: a randomized double-blind placebo-controlled trial. Scand J Gastroenterol. 2002;37:444-449). La hierba de trigo también es una fuente válida de altas cantidades de vitamina C y de hierro, aunque no más que otros vegetales.

Referencias

Publicidad