Publicidad

La emersión continental, llamada también elevación continental o pie del talud, es una zona del fondo oceánico que se sitúa entre el talud continental y la llanura abisal en los márgenes continentales pasivos. Se considera como zona de transición entre la corteza oceánica y la corteza continental. Las elevaciones continentales se pueden encontrar a lo largo de todo el planeta y sus peculiares características las hacen objeto frecuente de estudio por parte de oceanógrafos en busca de un mayor y mejor conocimiento del océano y de la historia geológica.

Definición

La corteza terrestre se divide en dos grandes tipos, la corteza continental y la corteza oceánica. La mayor parte de la corteza continental está sobre el nivel del mar pero una pequeña parte está sumergida en los océanos. A esta zona se le conoce como margen continental y es la zona de transición entre la corteza continental y la corteza oceánica. En el margen continental se pueden distinguir tres áreas principales:

  • Plataforma continental: zona bajo el nivel del mar que va descendiendo de forma suave hasta una profundidad de aproximadamente 200 metros. Su longitud puede ir desde unos pocos metros hasta varios kilómetros.
  • Talud continental: zona con una inclinación muy pronunciada y fuerte descenso que puede llegar hasta 3.000 – 4.000 metros de profundidad. La longitud media suele estar en torno a los 20 km.
  • Zona de transición: la zona de transición entre la corteza continental y la corteza oceánica se sitúa entre el talud y las llanuras abisales y pueden ser de dos tipos: una fosa muy profunda, llamada fosa oceánica, o una zona de acumulación de sedimentos denominada emersión continental, elevación continental o pie del talud. La fosa se forma en los márgenes continentales activos (con subducción de placas tectónicas) y la emersión continental en los márgenes continentales pasivos (sin subducción).

La emersión continental es, por tanto, una zona de transición entre la corteza oceánica y la corteza continental que aparece en los márgenes continentales pasivos y que se sitúa entre el talud continental y las llanuras abisales. Está a una profundidad generalmente superior a 2.000 m bajo el nivel del mar y puede llegar a profundidades muy superiores. Puede extenderse desde varios cientos a varios miles de kilómetros y tiene una inclinación media que suele estar entre 0,5 – 1º. A diferencia del talud, que es una formación tectónica, la elevación continental es una formación sedimentaria.

¿Cómo se forma?

Las partículas formadas por la erosión en tierra firmen son arrastradas por los cauces de agua dulce (ríos, lluvia, etc) hacia el mar y se van depositando sobre el suelo de la plataforma continental. En esta zona la máxima profundidad alcanzada es aproximadamente de 200 m, lo que permite que las corrientes superficiales sigan empujando a los sedimentos hasta que caen por el talud formando las conocidas como corrientes turbias o corrientes de turbidez. Estas corrientes descienden por el talud y terminan depositando los sedimentos al pie del mismo. Este proceso continua lentamente durante miles de años hasta formar la zona conocida como emersión continental.

Publicidad

Cuándo las corrientes de turbidez bajan por cañones submarinos del talud, los sedimentos que arrastran se depositan en forma de abanico y forman los conocidos como abanicos abisales o deltas submarinos. Los abanicos abisales adyacentes, al crecer con el paso del tiempo, terminan uniéndose y ayudan a la formación de la emersión continental. Otra fracción de los sedimentos de la emersión continental puede llegar directamente sin haberse depositado en la plataforma continental. Esto ocurre cuándo son partículas muy finas y son arrastradas por las corrientes más allá de la plataforma continental.

Algunos abanicos abisales son enormes. El más grande del mundo es el abanico abisal de Bengala, al norte del mar de Bengala. Está formado por los sedimentos arrastrados por las corrientes de los ríos Ganges y Brahmaputra y es el mayor depósito de sedimentos del mundo con un volumen estimado superior a 4 millones de kilómetros cúbicos y una extensión de más 2.000 km.

Sólo aparece emersión continental en los márgenes continentales pasivos mientras que en los márgenes continentales activos aparecen fosas. La diferencia entre ambos tipos de márgenes es que en los activos la corteza oceánica se desliza bajo la corteza continental. Debido a este fenómeno de subducción, se crea una profunda fosa entre el talud continental y la llanura abisal.

Publicidad