Publicidad

El nervio laríngeo recurrente es en realidad el nombre de dos nervios, el nervio laríngeo recurrente izquierdo y nervio laríngeo recurrente derecho. Ambos son ramas del nervio vago (X par craneal) pero nacen a diferentes alturas y tienen un recorrido ligeramente diferente debido al desarrollo asimétrico del sexto arco aórtico. El nervio laríngeo recurrente izquierdo tiene una longitud media en el adulto de 12 cm y es más largo que el derecho, prácticamente el doble; nace del nervio vago izquierdo a la altura del arco o cayado aórtico. El derecho nace del nervio vago derecho en la base del cuello por detrás de la glándula paratiroides.

Ramas

Esencialmente, ambos nervios y su ramificaciones son responsables del control de las estructuras de la laringe, faringe, esófago y tráquea. También tienen ramas que llegan al plexo cardíaco.

Ramas colaterales

  1. Ramas cardíacas: también llamadas ramos cardíacos medios; existen en número variable y llegan hasta el plexo cardíaco. Si existe el ganglio de Wrisberg, algunas de estas ramas pueden llegar a él.
  2. Ramas esofágicas: llegan al tejido mucoso y muscular del esófago. Estas ramas de los nervios laríngeos recurrentes son muy numerosas.
  3. Ramas traqueales: llegan a la mucosa y musculatura de la tráquea.
  4. Ramas faríngeas: sólo hay una o dos y se dirigen al músculo constrictor inferior de la faringe.

Ramas terminales

Hay un total de 5 ramas terminales, la rama anastomótica de Galeno y cuatro ramas musculares. Todas estas ramas inervan las cuerdas vocales y todos los músculos de la laringe, excepto el músculo cricotiroideo que es inervado por el nervio laríngeo superior, otra rama del nervio vago que recoge estímulos sensoriales de la mucosa laríngea e inerva el músculo cricotiroideo.

Lesiones y patologías asociadas

Las lesiones y patologías asociadas al nervio laríngeo recurrente pueden clasificarse básicamente en tres grupos:

Publicidad
  1. Tumores, crecimientos hipertróficos y otros procesos que provocan compresión física del nervio
  2. Algunas intervenciones quirúrgicas pueden dañar este nervio, en ocasiones de forma inevitable
  3. Causa indefinida

Algunas de las causas más comunes de compresión física del nervio laríngeo recurrente es el signo de Ortner (hipertrofia de la aurícula izquierda), dilatación de la arteria pulmonar y aneurisma aórtico. En algunos casos se pueden dar varios de estos procesos a la vez. Esta compresión física da lugar a parálisis de las cuerdas vocales como uno de los síntomas más característicos.

La extirpación del tiroides es una de las intervenciones quirúrgicas con más riesgo de lesión de los nervios laríngeos recurrentes dada a su proximidad a esta glándula. La lesión de los dos o uno de los nervios laríngeos recurrentes puede dar lugar a una voz gutural o susurrante debido a que las cuerdas vocales no chocan entre sí con la fuerza suficiente para producir un sonido más fuerte. Este daño puede ser temporal o permanente pero es de destacar como riesgo en intervenciones quirúrgicas no sólo del tiroides, sino de otras partes del cuello y parte alta del tórax, especialmente cerca de la aorta. Algunas enfermedades graves del pecho o garganta también pueden causar lesiones en el nervio laríngeo recurrente o pérdida de su funcionalidad de forma temporal o permanente.

El riesgo de daño en estos nervios cuándo el paciente va a ser sometido a cirugía en la cabeza, cuello o tórax es cuándo la mayoría de la gente conoce la existencia de estos nervios, ya que es habitual, y casi siempre obligatorio, la comunicación del riesgo al paciente antes de proceder a la intervención. No obstante, la cirugía en estas zonas suele ser de mayor necesidad que el riesgo de perder la voz total o parcialmente.

Publicidad