Publicidad

Las siglas CVV vienen del inglés Card Verification Value y es un código numérico corto que aparece en las tarjetas de crédito. También aparecen en las tarjetas de débito si pueden ser cargadas a crédito. El código CVV se añade para aumentar la seguridad en las transacciones electrónicas con tarjetas de crédito. También se puede encontrar como CVC (Card Verification Code) o CVV2. Este código consiste normalmente en tres o cuatro dígitos y se puede encontrar en un recuadro en la parte trasera de las tarjetas de la mayoría de entidades como Visa® o MasterCard®. Algunas tarjetas, como las de American Express®, llevan el código CVV en la parte delantera y se denomina CID (Carholder Identifaction).

Otros nombres que se da a este código son CVD (Card Verification Data), CCV (Card Code Verification), CVN (Card Verification Number), CSC (Card Security Code), CVVC (Card Verification Value Code) y otros, aunque el más utilizado es el CVV y se considera el estándar en la mayoría de tarjetas de crédito.

El código de verificación intenta que se tenga que confirmar que el cliente tiene acceso físico a la tarjeta que se está utilizando en una transacción. De esta forma se reduce el número de compras fraudulentas. Si una compra online requiere el CVV es necesario tener acceso a la tarjeta física para poder leer el código de verificación impreso en ella; no importa si el cliente conoce el número completo de la tarjeta, la fecha de caducidad e incluso el PIN, si no dispone del CVV no podrá completar la compra. La única desventaja es que se pueden perder clientes legítimos que no dispongan en el momento del CVV o aquellos reacios a introducir el código CVV online.

El código CVV se considera una medida de seguridad adicional a otras medidas estándar como la solicitud de la fecha de caducidad o el código postal al que se remiten las facturas de la tarjeta. El código de verificación viene impreso plano, no en relieve como el número de tarjeta o la fecha de caducidad, esto hace imposible que pueda ser obtenido mediante copias de carbón o técnicas similares ya que no deja huella.

Aunque el código CVV ofrece una protección extra, no es un método infalible contra el fraude online. Con unos segundos de acceso a la información de la tarjeta es posible para algunos ladrones obtener el código de verificación. La mejor forma de protegerse es realizar un seguimiento del extracto de la tarjeta de forma que se pueda informar lo antes posible de una compra fraudulenta. Algunas compañías de tarjetas de crédito bloquean compras sospechosas hasta que no obtienen la autorización personal del titular, generalmente a través de una llamada telefónica del servicio de atención al cliente, especialmente en compras online grandes o en lugares inusuales. También es importante a la hora de realizar una compra online con tarjeta de crédito comprobar las credenciales de la empresa vendedora así como del puente de pago utilizado.

Tipos de CVV

Existen dos tipos básicos de códigos de verificación de tarjetas de crédito, el CVV tipo 1 y el tipo 2. Ambos son generados por el emisor de la tarjeta en el momento de su emisión.

  1. CVV tipo 1: el código va encriptado en la segunda pista de la banda magnética de la tarjeta de crédito y se utiliza para transacciones en las que la tarjeta está físicamente presente. Al introducir la tarjeta en el lector del punto de venta, se obtiene el valor del código, se envía el código al emisor de la tarjeta que devuelve la autorización si este código es válido. El objetivo es asegurarse de que la tarjeta está en posesión del vendedor. La desventaja es que si la tarjeta se copia íntegramente y se ha duplicado la banda magnética, el CVV sigue siendo válido.
  2. CVV tipo 2: el CVV2 es el código más frecuentemente utilizado por los titulares de la tarjeta pues el tipo 1 se lee de forma automática y rara vez el titular es consciente de su uso. Este código es solicitado por los vendedores en transacciones en las que tarjeta no está presente, estas son, transacciones realizadas por internet, teléfono u otra vía telemática. En algunos países el vendedor está obligado a solicitar este código para que la transacción sea válida mientras que en otros países es opcional. El código CVV tipo 1 y tipo 2 pueden ser iguales o diferentes.
Publicidad