¿Qué es el cemento hidráulico?

Repellando cemento hidráulico
El cemento hidráulico necesita agua para fraguar. Puede endurecer incluso sumergido en agua.
Publicidad

Existen muchos tipos de cementos, algunos tan antiguos como la propia construcción. Y a medida que las técnicas de construcción avanzan, siguen apareciendo nuevos cementos.

El cemento hidráulico es un tipo de cemento considerado moderno (apareció en torno a la revolución industrial) que engloba a cualquier tipo de cemento que endurece al combinarse con agua. La mayoría de cementos utilizados en la actualidad son de tipo de hidráulico.

Características del cemento hidráulico

Cuando un cemento hidráulico se mezcla con agua tienen lugar algunas reacciones químicas en las que se forman compuestos que contienen agua. Es la formación de estos compuestos la que provoca que la mezcla de agua y cemento endurezca, proceso que se conoce como fraguado.

Los compuestos formados en estas reacciones son totalmente insolubles en agua. Esto hace que el cemento endurecido pueda mantener su fuerza y dureza incluso si se sumerge en agua.

Debido a esta característica, los cementos hidráulicos son ideales para construcciones en climas húmedos, estructuras portuarias y otras muchas aplicaciones donde exista una alta humedad o incluso contacto directo con agua.

Publicidad

Es importante aclarar que el cemento y el hormigón no son lo mismo. Aunque ambos términos se suelen utilizar de forma indistinta, se refieren a productos diferentes.

El hormigón es la combinación de agua, algún tipo de cemento y algún tipo de aglomerado (grava, arena, etcétera). Uno de los tipos de cemento hidráulico más utilizado en la fabricación de hormigón es el llamado cemento Portland.

El cemento en sí mismo se fabrica calentando a altas temperaturas (1.400 – 1.500 ºC) piedra caliza y, en menor proporción, otros ingredientes como arcilla, hierro y otros minerales.

Tras el calentamiento de la mezcla se obtiene un producto pétreo conocido como clinker. El clinker se pulveriza finamente junto a una pequeña cantidad de yeso para obtener cemento. La proporción exacta de cada ingrediente dará lugar a diferentes tipos de cementos, cada uno idóneo para aplicaciones concretas.

Publicidad