Publicidad

El astigmatismo es un defecto del ojo que provoca visión borrosa debido a la imposibilidad de enfocar los objetos correctamente. Generalmente se debe a una superficie alterada de la córnea que hace que la luz refracte de forma diferente entre dos meridianos oculares. El astigmatismo es bastante común; se estima que afecta, en mayor o menor grado, alrededor del 30% de la población. El tratamiento no siempre es necesario pero cuándo es severo puede necesitarse el uso de lentes o gafas para mejorar la visión; en algunos casos la cirugía correctora puede ser la mejor opción.

Causas

El ojo humano tiene forma casi esférica. La luz que entra pasa por la córnea y el cristalino (la lente del ojo) hasta concentrarse en un punto de la retina dónde la imagen es detectada y transmitida al cerebro a través del nervio óptico. En una persona con astigmatismo, la córnea, y en algunos casos el cristalino, presenta una curvatura alterada, se podría hacer un símil con la superficie de un balón de fútbol. Esta superficie alterada hace que diferentes planos focales converjan en puntos de la retina o fuera de ella, lo que hace que la imagen sea borrosa.

El astigmatismo es un tipo de error en la refracción de la luz que hace que el ojo no pueda enfocar la luz que recibe en el lugar correcto. La miopía e hipermetropía son también errores en la refracción causados por una córnea demasiado curvada o demasiado plana respectivamente. Se puede tener astigmatismo y otra alteración de la refracción, de hecho se estima que 2/3 de las personas con astigmatismo padecen también miopía o hipermetropía.

Tipos de astigmatismo

El astigmatismo se puede clasificar en diversos tipos y categorías atendiendo a varios criterios. Aunque la alteración de la córnea es más común, el astigmatismo también puede deberse a alteraciones en el cristalino.

1

En función del grado o dioptrías

En función del grado de afectación, medido en dioptrías, se puede distinguir:

  • Bajo: Más de 0,25 dioptrías y menos de 1.
  • Medio: 1 o más dioptrías pero menos de 3.
  • Alto: 3 o más dioptrías.
2

En función del plano focal

Un ojo normal enfoca la imagen en un punto de la retina (no hay defecto de refracción de la luz, esto es, emetropía). Los optometristas dibujan una cruz o signo de adición (+) en el centro de la pupila. La dos líneas que forman la cruz se conocen como meridiano horizontal y meridiano vertical y son los llamados meridianos principales del ojo o líneas focales. En un persona con astigmatismo, los dos meridianos no enfocan en el mismo plano y en función de esto podemos clasificar el astigmatismo en:

  1. Simple: uno de los meridianos principales se sitúa en la retina y el otro por detrás (hipermétrope) o por delante (miope). Se pueden distinguir dos subtipos:
    • Astigmatismo miópico simple: el meridiano vertical es miope y el horizontal es emétrope.
    • Astigmatismo hipermetrópico simple: el meridiano vertical es emétrope y el horizontal es hipermétrope.
  2. Compuesto: ninguna de las líneas focales se sitúa en la retina. Es decir, ninguno de los meridianos focales son emétropes. Pueden estar los dos por delante, los dos por detrás o uno por delante y otro por detrás.
    • Astigmatismo miópico compuesto: los dos meridianos focales son miopes y se sitúan por delante de la retina aunque cada uno a una distancia diferente (distinta graduación o dioptrías).
    • Astigmatismo hipermetrópico compuesto: las dos líneas focales se sitúan por detrás de la retina, es decir, son hipermétropes, cada uno con una graduación diferente.
    • Astigmatismo mixto: un meridiano se sitúa por delante de la retina y el otro por detrás.
4

En función del ángulo de los meridianos principales

Los meridianos principales del ojo, o líneas focales, puede formar un ángulo recto (de 90º) o un ángulo alterado. En función de este ángulo podemos distinguir:

Publicidad
  • Regular: los dos meridianos principales son perpendiculares formando un ángulo de 90º. En cada meridiano la refracción es uniforme pero diferente entre sí. El astigmatismo de tipo regular es el más común y se puede corregir con relativa facilidad utilizando gafas o lentes de contacto.
  • Irregular: las líneas focales principales del ojo no forman un ángulo recto. Es un tipo menos común y es un poco más complicado de corregir con gafas. Las causas más comunes de astigmatismo irregular son lesiones en el ojo o queratocono (la córnea adopta forma de cono y también es más delgada de lo habitual).
5

En función del meridiano con mayor refracción

En el astigmatismo la refracción es diferente entre dos meridianos oculares. En función de que meridiano presente la mayor refracción podemos distinguir:

  • Astigmatismo directo: La mayor refracción (más dioptrías) se produce en el meridiano vertical.
  • Astigmatismo inverso: La mayor refracción se produce en el meridiano vertical.
  • Astigmatismo oblicuo: La mayor refracción no se produce en el meridiano vertical ni en el horizontal si no en un meridiano oblicuo.

Síntomas

El síntoma principal del astigmatismo es visión borrosa. Si es de grado bajo puede pasar desapercibido. En casos severos se puede sumar sensación de ojos cansados y dolor de cabeza. Las irregularidades de la córnea suelen ser de nacimiento pero es frecuente que la persona no note ningún síntoma hasta que sea adolescente o adulto pues suele ir empeorando con la edad. En ocasiones algunas personas tratan los síntomas sin que llegue a detectarse el astigmatismo; por ejemplo, pueden utilizar analgésicos para el dolor de cabeza sin que se detecte el astigmatismo como origen.

Diagnóstico

Existen numerosas pruebas oftalmológicas y optométricas para diagnosticar el astigmatismo, su tipo y el grado de afección. Los instrumentos más utilizados son el queratómetro y el topógrafo corneal; con ambos aparatos se puede medir la curvatura de la córnea. El autorefractor puede dar una estimación de la capacidad del ojo para enfocar de forma apropiada. Ninguno de estos instrumentos son invasivos y con ellos se pueden detectar pequeñas alteraciones de la curvatura en exámenes rutinarios del ojo.

En muchos casos el astigmatismo puede ser detectado mediante una sencilla prueba que consiste en taparse un ojo y mirar a un objeto; luego se cierra y abre el otro y se mira al mismo objeto. Al ir cambiando de ojo la persona puede tener la sensación de que objeto cambia de sitio. Esto se debe a la diferente situación del plano focal en los diferentes meridianos, lo que hace que cada ojo sitúe al mismo objeto en una localización levemente diferente. Generalmente esto indica curvatura corneal alterada.

Tratamiento

El uso de gafas o lentes de contacto graduadas es la forma más común de corregir la visión defectuosa provocada por el astigmatismo. Aunque esto no puede considerarse como un tratamiento propiamente dicho. Con gafas y lentillas se corrigen los síntomas pero no se tratan las causas que los originan. Es común que las lentes no sean iguales en ambos ojos. En las formas de astigmatismo irregular el uso gafas no es útil aunque algunos tipos de lentes de contacto sí pueden ayudar. En concreto, la ortoqueratología, o Orto-K, utiliza lentes de contacto que ayudan a cambiar la forma del ojo y corregir el astigmatismo u otros defectos.

La cirugía correctora es una opción que puede corregir el astigmatismo a largo plazo. En casos severos puede ser la mejor opción. Se pueden utilizar diferentes métodos y técnicas. La cirugía láser LASIK (del inglés Laser-Assisted in Situ Keratomileusis) utiliza un láser para esculpir la córnea y darle la forma correcta. La técnica PRK (Photorefractive Keratectomy) y la LASEK (Laser-Assisted Subepithelial Keratomileusis) levantan la capa más externa de la córnea y esculpen la superficie superior. La decisión de cuál de estas técnicas es la mejor debe ser tomada por un optometrista o un oftalmólogo.

Galería

Publicidad