¿Qué es el amperaje?

Amperímetro antigüo
Amperímetro de paleta móvil de principios del siglo XX (School Historical Museum, Bremerhaven, Alemania)
Publicidad

Una corriente eléctrica consiste en un flujo de electrones a través de un material conductor. Dicha corriente se caracteriza por varias propiedades y parámetros, como la intensidad, la potencia o la tensión.

La intensidad de una corriente eléctrica es la cantidad de electrones que fluyen por unidad de tiempo a través del material, y en el Sistema Internacional de Unidades se mide en amperios, cuyo símbolo es A. Un amperio es igual a un culombio por segundo, esto es, un flujo de 6.241 x 1018 electrones por segundo.

Cuándo se habla de amperaje, por tanto, se está hablando de intensidad de corriente eléctrica expresada en amperios.

Cuándo una persona recibe una descarga eléctrica, la cantidad de carga eléctrica que pasa por el cuerpo es lo que determina la gravedad de la descarga, esto es, el amperaje y no el voltaje como es habitual pensar. Un flujo de tan sólo 0.1 – 0.2 A a través del cuerpo humano suele ser letal debido a sus efectos sobre el corazón, aunque hay casos en los que se ha sobrevivido a descargas superiores debido a fuertes contracciones musculares que han hecho de barrera.

Los dispositivos y aparatos eléctricos se pueden clasificar de acuerdo a su amperaje, es decir, a la cantidad de energía eléctrica que demandan de la red cuándo están funcionando en condiciones normales. Cuándo los electricistas hablan sobre la corriente eléctrica doméstica pueden referirse a:

Publicidad
  • tensión: si se mide en voltios es el voltaje
  • intensidad: si se mide en amperios es el amperaje
  • potencia: medida en vatios-hora (Wh) o kilovatios-hora (kWh), pero ojo, vataje no existe.

Amperios vs Voltios

El flujo de electricidad por el cableado eléctrico de una casa podría asemejarse a la circulación de agua por un sistema de tuberías. El voltaje (tensión) se podría comparar con la presión del agua y el amperaje con la cantidad de agua que pasa por un determinado punto cada segundo.

La energía hidráulica que proporcione el agua sería la potencia, que en electricidad se mide en vatios. A menor presión, menos agua puede salir por un tubo pequeño si se compara con un tubo grande durante el mismo tiempo. El tamaño del tubo podría asimilarse con el concepto de resistencia eléctrica, un tubo pequeño ofrecería más resistencia.

La electricidad llega a los hogares a través de un cableado que, en última instancia, está conectado a un generador. Para minimizar la pérdida de energía por la resistencia del cableado eléctrico se utilizan transformadores que transmiten la electricidad con un alto voltaje que pueda superar la resistencia del cableado.

Antes de que la electricidad llegue a los hogares, se utilizan otra vez transformadores para regular el voltaje y que la electricidad llegue a las casas con una tensión adecuada. Esta tensión de las redes de abastecimiento no es la misma en todo el mundo, por ejemplo, en Europa se utiliza un voltaje de 220-230 V y en Estados Unidos de 110 V.

Pero el voltaje mide el potencial eléctrico disponible, no la cantidad que se utilice. Aquí entra en juego el amperaje, esto es, la cantidad de electrones o carga eléctrica que ha de salir de los cables eléctricos hacia los aparatos conectados a la red.

Publicidad

Un aparato, como un frigorífico, puede necesitar 100 A, un tostador puede necesitar 10 A, pero ambos funcionan conectados a una red eléctrica con el mismo voltaje. El consumo se mide en kWh (kilovatios-hora) que es la cantidad de energía utilizada por unidad de tiempo.

El papel de los fusibles

El amperaje es un parámetro que se debe controlar para proteger los electrodomésticos, prevenir el sobrecalentamiento del cableado o de cortocircuitos. Los fusibles son pequeños dispositivos con un filamento metálico diseñado para soportar un determinado amperaje máximo. Por ejemplo, un fusible de 30 A se romperá si le llega un amperaje superior desde la red eléctrica; al romperse el fusible se corta la corriente eléctrica y se protege a los dispositivos que haya conectados a la red.

La mayoría de aparatos eléctricos de cierto tamaño/calidad suelen incorporar sus propios fusibles internos. Otras instalaciones eléctricas, como las de automóviles, también utilizan fusibles para proteger a todo el sistema eléctrico del vehículo.

Publicidad