Publicidad

El agua potable es el agua, natural o tratada, que es apta para el consumo humano y otros animales. También se puede llamar agua de bebida o agua para consumo humano. El agua encontrada en la naturaleza puede ser potable o puede requerir tratamiento para que sea segura para el consumo. El agua potable natural suele estar presente en la salida del agua de fuentes naturales o en sus inmediaciones. La seguridad del agua se evalúa midiendo el contenido de sustancias y microorganismos potencialmente dañinos.

El acceso de la población al agua potable es muy importante y es uno de los servicios básicos. En países desarrollados la gente no tiene grandes dificultades para acceder a una fuente de agua potable. En muchos países del “Primer Mundo” los ciudadanos pueden disponer de un vaso de agua fresca y potable de forma rápida y relativamente barata, incluso pueden disponer de agua enriquecida con sustancias beneficiosas para la salud. En los países en vías en desarrollo, especialmente en muchos países de África, una gran parte de la población no tiene acceso a agua segura para el consumo.

El agua no potable puede llevar sustancias peligrosas para la salud, como metales pesados, o estar contaminada con microorganismos que provoquen importantes enfermedades. La gente que consume este agua está permanente expuesta a enfermedades graves con riesgo para la vida, situación agravada por la situación de accesibilidad a una atención sanitaria adecuada. En la mayoría de estas zonas la gente se ve obligada a beber agua no potable pues es la única de la que dispone. Este problema se considera un problema de salud pública grave que afecta más a los más pobres.

El agua contaminada puede ser tratada para convertirla en agua potable segura para el consumo humano. Una de la formas más fáciles es el hervido. Llevar el agua ebullición no elimina contaminantes químicos, como metales pesados, pero matará a la mayoría de bacterias y otros microorganismos que puedan estar presentes. El agua también puede ser tratada con productos químicos y filtrada para eliminar partículas. Entre los químicos más utilizados el cloro, que se puede adquirir en forma de tabletas para su uso en camping, montañismo y otras actividades de tiempo libre y que le suele dar un olor característico al agua del grifo.

La calidad del agua es muy importante para la población. Para proteger esta calidad es normal encontrar leyes y medidas de protección del agua con castigos severos para los contaminadores de las reservas hídricas y cauces naturales. Entre las medidas de control se suelen realizar análisis regulares de agua cuyos resultados se hacen públicos y están disponibles para la ciudadanía. En los países en vías de desarrollo la calidad del agua y el acceso a agua potable suele ser uno de los campos de trabajo principales de muchas ONGs junto a otros aspectos básicos de la salud pública.

En situaciones de desastres naturales el acceso al agua potable puede verse muy limitado. Las recomendaciones en estos momentos es buscar agua en los depósitos de wateres y calentadores de agua domésticos. Para el aseo y limpieza se puede utilizar agua no potable. También se pueden utilizar, si está disponible, tabletas purificadores similares a las utilizadas en camping y que suelen estar incluidas en kits de emergencia. Tras grandes tormentas, huracanes o terremotos los suministros de agua corriente pueden estar contaminados si las conducciones se han roto.

Publicidad