Publicidad

La prednisolona y la prednisona son dos fármacos corticoides sintéticos, concretamente glucocorticoides, muy utilizados en clínica e íntimamente relacionados. Tan relacionados que uno es precursor del otro. De las dos sustancias, la forma activa es la prednisolona. Para que la prednisona ejerza su acción, primero ha de transformarse en prednisolona, proceso que tiene lugar en el hígado. Se dice entonces que la prednisona es un profármaco y que la prednisolona es su metabolito activo.

Diferencias químicas

Químicamente tienen tan sólo una pequeñísima diferencia. La fórmula de la prednisona es C21H26O5, tiene una masa molecular de 358.428 g/mol y estructuralmente tiene tres grupos cetona (es una triona) y dos grupo hidroxilo. Su nombre sistemático según la IUPAC es 17,21-dihidroxipregna-1,4-dieno-3,11,20-triona.

La fórmula de la prednisolona es C21H28O5, tiene una masa molecular de 360.444 g/mol y estructuralmente tiene dos grupos cetona (es una diona) y tres grupos hidroxilo. Su nombre sistemático según la IUPAC es (11β)-11,17,21-trihidroxipregna-1,4-dieno-3,20-diona (vea imágenes adjuntas).

Diferencias terapéuticas

Dado que la prednisona es precursor de la prednisolona, que es la sustancia activa, las dos tienen la misma actividad, los mismos efectos secundarios y se utilizan para los mismos fines. La diferencia entre ambos se debe a la necesidad de metabolización de la prednisona en el hígado, lo que puede limitar su uso en algunas circunstancias. En pacientes con insuficiencia hepática se recomienda tener precaución y en casos graves de fallo hepático la administración de prednisona puede estar contraindicada.

La necesidad de metabolización hepática también hace que la prednisolona sea de elección para vías de administración distintas a la oral. Por ejemplo, para administración intramuscular e intravenosa se utiliza preferentemente prednisolona. Para vías tópicas y de acción local se utiliza siempre prednisolona ya que la necesidad de metabolización hepática hace imposible la acción local; por ejemplo, vía dérmica, oftálmica o nasal.

Publicidad

La idiosincracia propia de cada paciente puede hacer que responda de forma muy diferente a la prednisolona, como ocurre con cualquier otro fármaco, pero este hecho puede ser más notable con la prednisona debido precisamente también a la necesidad de un proceso metabólico para trasformarla en la forma activa.

Principales usos

Cómo corticoides, la prednisona y la prednisolona tienen una potente acción antiinflamatoria y por ello se utilizan en el tratamiento de una amplia variedad de enfermedades que cursan tanto con inflamación crónica como con inflamación aguda. Algunos ejemplos pueden ser la artritis reumatoide, reacciones alérgicas severas o enfermedad de Crohn.

También presentan actividad inmunosupresora, lo que puede suponer un efecto adverso pero también es un efecto aprovechado para el tratamiento de algunas enfermedades, especialmente en algunos tipos de cáncer y en algunas enfermedades autoinmunes. Por ejemplo, se utilizan en leucemia linfoblástica y hepatitis autoinmune. También se utiliza el efecto inmunosupresor en trasplantes de órganos para reducir el riesgo de rechazo.

Los efectos secundarios de ambos fármacos son igualmente muy similares y pueden llegar a ser muy graves, especialmente en tratamientos prolongados. Cómo el resto de corticoides, la detección de estos fármacos en atletas se considera dopaje.

Galería

Referencias

Publicidad
  • Allison Pamela Pachay Cornejo

    Gracias! :)