Publicidad

Las vitaminas son sustancias imprescindibles para la vida que no podemos sintetizar y que tenemos que ingerir irremediablemente a través de la dieta por lo que son nutrientes esenciales. La excepción es la vitamina D, una sustancia que no siempre es esencial en la dieta, ya que la podemos sintetizar en la piel a partir de colesterol y la acción de la radiación solar.

Clasificar las vitaminas es muy complicado. Son químicamente muy diferentes y cada una tiene múltiples funciones. Hay vitaminas antioxidantes, como la vitamina E y la vitamina C, otras actúan como coenzimas y grupos prostéticos o precursores de estos, como el el grupo de vitaminas B, e incluso algunas actúan como hormonas, como la vitamina D que regula el metabolismo mineral o la vitamina A que está implicada en la regulación del crecimiento y diferenciación celular. Algunas incluso pueden mostrar varias funciones a la vez.

El criterio de clasificación más utilizado es la capacidad de solubilidad en agua y en grasa, una característica muy general que no informa sobre su actividad pero sí da una idea sobre que vitaminas puede contener un cierto tipo de alimento y sobre rutas metabólicas generales: factores que influyen en su absorción, vías de excreción o patrones de almacenamiento y distribución en el organismo.

Con base en este criterio, las vitaminas se clasifican en dos grandes grupos:

  1. Vitaminas hidrosolubles: son vitaminas solubles en agua y medios acuosos, no en grasa. Son la vitamina C y las 8 vitaminas del grupo B.
  2. Vitaminas liposolubles: sustancias solubles en lípidos y medios grasos, no en medios acuosos. Son las vitaminas A, D, E y K.

Vitaminas hidrosolubles

El grupo de las vitaminas hidrosolubles está formado por la vitamina C y la ocho vitaminas B. Todas ellas son solubles en agua y todas ellas actúan como cofactores enzimáticos, ya sea como coenzimas o como grupos prostéticos, además de poder tener otros efectos.

Al ser solubles en agua, irán disueltas en la parte acuosa de los alimentos. Se absorben directamente hacia el torrente circulatorio en los enterocitos a través de diversos mecanismos de membrana. El exceso se excreta a través de la orina y no se acumulan en el organismo, a excepción de la vitamina B12 que se almacena en depósitos hepáticos, motivo por el que deben ser consumidas con mayor frecuencia y regularidad que las vitaminas liposolubles.

La vitamina C es el ácido ascórbico, concretamente el enantiómero L, y es una sustancia esencial para muchos tipos de organismos, pero casi todos la pueden sintetizar, la especie humana no puede. En solución está en forma de ascorbato, un potente antioxidante que actúa como sustrato para la enzima ascorbato-peroxidasa. También actúa como coenzima de varias enzimas vitales que catalizan la hidroxilación de colágeno, síntesis de carnitina, síntesis de norepinefrina, síntesis de varias hormonas y metabolismo de la tirosina.

Publicidad

Las vitaminas B son un grupo químicamente heterogéneo, aunque todas con nitrógeno en su molécula, que participan en la regulación del metabolismo celular:

  • Vitamina B1 (tiamina): coenzima en el catabolismo de azúcares y aminoácidos.
  • Vitamina B2 (riboflavina): precursor de los cofactores FAD (flavín adenín dinucleótido) y FMN (flavín mononucleótido), necesarios para muchas flavoproteínas y para la activación de otras vitaminas.
  • Vitamina B3 (niaciona): precursor de los cofactores NAD y NADP, necesarios en muchas reacciones metabólicas.
  • Vitamina B5 (ácido pantoténico): precursor de la coenzima A, necesaria para metabolizar muchísimas moléculas.
  • Vitamina B6 (piridoxina): coenzima en muchas reacciones metabólicas.
  • Vitamina B7 (biotina): coenzima de carboxilasas, enzimas necesarias en la síntesis de ácidos grasos y en la gluconeogénesis.
  • Vitamina B9 (ácido fólico): es cofactor de varias reacciones metabólicas y participa en la formación, reparación y metilación del ADN, especialmente importante en las etapas de mayor desarrollo, sobre todo infancia y desarrollo embrionario.
  • Vitamina B12 (cobalamina): coenzima necesaria para el metabolismo de ácidos grasos, aminoácidos y síntesis de ADN.

Vitaminas liposolubles

Las vitaminas liposolubles están presentes en alimentos que contengan una fracción grasa relativamente importante. Se absorben en el intestino delgado a través de los quilomicrones juntos a los triglicéridos, fosfolípidos, colesterol y otras sustancias grasas, por lo que necesitan las sales biliares y se absorben hacia la circulación linfática antes de pasar a la sangre. Son vitaminas liposolublres las vitamas A, D, E y K. Todas ellas se almacenan en el hígado y se acumulan en el tejido adiposo.

Debido a esta acumulación, y a diferencia de las vitaminas hidrosolubles, es posible un aporte adecuado sin que necesariamente se tengan consumir a diario y también hace posible que se alcancen niveles tóxicos con mayor facilidad (hipervitaminosis), sobre todo si se consumen suplementos nutricionales y alimentos fortificados.

Muchas veces se pueden encontrar suplementos nutricionales y aditivos alimentarios con formas solubles en agua de estas vitaminas que luego se metabolizan en el organismo a la forma activa, pero no se deben confundir con vitaminas hidrosolubles.

  • Vitamina A (retinol, retinal, carotenoides): forma parte de la rodopsina, un pigmento presente en los bastones de la retina que es necesario para la visión, sobre todo en condiciones de baja luminosidad. Participa en el crecimiento y diferenciación del ojo, aparato respiratorio y aparato gastrointestinal. Es necesaria en la osteogénesis y mejora la respuesta inmunitaria.
  • Vitamian D (calciferol): es precursor del calcitriol, considerado una hormona ya que se puede sintetizar completamente de forma endógena a partir del colesterol y la acción de la ración UV del Sol. Incrementa la absorción de calcio y fósforo en el intestino, inhibe la formación de osteoclastos (células de la resorción ósea) y reduce la secreción de la hormona paratiroidea (PTH), su papel más importante es la regulación de la remodelación ósea, la homeostasis del calcio y el metabolismo general, pero también interviene en la función muscular y en la función inmune.
  • Vitamina E (alfa-tocoferol): actúa como antioxidante con función destacada en la síntesis del grupo hemo, parte esencial de la hemoglobina y el transporte de oxígeno, y en la prevención de la peroxidación de los lípidos.
  • Vitamina K (fitomenadiona): requerida en procesos de coagulación sanguínea y en la formación de glóbulos rojos.

Tabla comparativa

Vitaminas liposolubles

A, D, E y K

Vitaminas hidrosolubles

C y grupo B

Solubles en medio graso, no en medio acuosoSolubles en medio acuoso, no en medio graso
Se absorben junto a los lípidos. Requiere sales biliaresLa absorción es más simple
No se excretanSe excretan en orina
Se almacenan en el hígado y se acumulan en tejidos grasosNo se almacenan ni se acumulan (excepto B12)
La deficiencia se manifiesta cuándo las reservas se han agotadoLa deficiencia se manifiesta más rápido ante ingestas insuficientes
Dosis relativamente altas separadas en el tiempo pueden prevenir la deficienciaRequieren aporte más regular
La hipervitaminosis por consumo excesivo es más probableLa hipervitaminosis es improbable; el exceso se excreta

Publicidad