Publicidad

Las estalagmitas y estalactitas son dos tipos de espeleotemas (formaciones de cuevas y cavidades) que se van formando por precipitación química. Ambos son acrecencias con forma conoidal siendo la principal diferencia su localización: las estalagmitas se sitúan en el suelo y las estalactitas en el techo. En entornos naturales suelen aparecer en cuevas calizas dónde se forman por depósitos de carbonato cálcico, aunque se pueden formar también en cavidades artificiales y por depósitos naturales de otros minerales.

Formación y características principales

Tanto las estalagmitas como las estalactitas se forman por la precipitación de minerales disueltos en agua. El agua se va filtrando por el suelo y a su paso va disolviendo minerales kársticos (solubles en agua), generalmente carbonatos como la calcita (carbonato cálcico, CaCO3) o la dolomía (carbonato de calcio y magnesio, [CaMg(CO3)2]) y sulfatos como el yeso (sulfato de calcio hidratado, CaSO4·2H2O). Cuándo el agua con los minerales disueltos alcanza una cavidad, la capacidad de disolución del mineral cambia y este precipita (se hace sólido de nuevo) acumulándose poco a poco.

La modificación de la capacidad de disolución del agua al llegar a la cavidad se debe a varios factores. Los más importantes son la evaporación y, en el caso de los carbonatos, la concentración de dióxido de carbono (CO2) en el aire de la cavidad. En el aire de las cuevas suele haber una alta concentración de CO2 y parte de él, aunque muy poco, se disuelve en agua como carbonato compitiendo con los carbonatos procedentes de los minerales. Cómo la solubilidad del CO2 en agua es muy  baja y el aire del interior de las cavernas suele estar cargado de humedad, ambos efectos son muy lentos, lo que provoca que la formación de las estalactitas y estalagmitas en cavidades naturales sea un proceso muy lento, en la mayoría de casos cientos o miles de años.

La acumulación de minerales precipitados a lo largo del tiempo da lugar a diversos espeleotemas, entre ellos las estalagmitas y las estalactitas. Cuándo ocurre en el techo se forman las estalactitas, cuándo ocurre en el suelo se forman las estalagmitas. En el centro de las estalactitas queda un conducto por el que sigue fluyendo el agua cargada de minerales, lo que la diferencia de otras formaciones morfológicamente similares. En la punta de las estalactitas el agua va goteando y cayendo al suelo dónde la acumulación de precipitados va formando las estalagmitas. Por eso es muy frecuente que las estalagmitas y estalactitas estén enfrentadas, una frente a la otra en el techo y suelo. Al ir creciendo se van acercando y cuándo llegan a unirse forman las estructuras conocidas como columnas de acrecencia.

Publicidad

Además de que las estalactitas estén en el techo y las estalagmitas en el suelo, una importante diferencia entre ambas es que las estalagmitas son macizas y no interviene ningún conducto central en su formación como ocurre en las estalactitas. Dado el proceso de formación, morfológicamente las estalactitas suelen ser más alargadas y puntiagudas mientras que las estalagmitas suelen ser presentar formas más redondeadas y más irregulares.

En un corte transversal de las estalagmitas y estalactitas es frecuente observar diversas capas de depósitos minerales. En algunos casos la composición puede variar de una capa a otra creando bandas de diverso color y textura. En ocasiones el color puede variar al contener distintas impurezas; por ejemplo, si queda barro atrapado le dará color marrón o si queda hierro dará color rojizo.

Espeleotemas relacionados

Algunos tipos de espeleotemas son variedades de estalagmitas y estalactitas o están relacionados con ellas. Por ejemplo:

  • Estafilito: estas formaciones se pueden describir como estalactitas de lava, aunque su proceso de formación es por goteo de lava líquida y nada tiene que ver con la disolución de minerales en agua y su precipitación.
  • Macarrones: es el nombre que reciben pequeñas estalactitas y estalagmitas. Con el tiempo pueden llegar a formar verdaderas estalagmitas y estalactitas.
  • Anemolitos: también llamadas estalactitas deflectadas. Son estalactitas inclinadas debido probablemente a la presencia de fuertes corrientes de aire durante su formación.
  • Discos o platos: se forma cuándo sale agua por una grieta con cierta presión y el carbonato se va precipitando en los bordes de la grieta adquiriendo forma de disco.
  • Ubres: también conocidas como nabos o remolachas. Se cree que se forman por la unión de discos y estalactitas.
  • Estalactitas bulbosas: se conocen también como piñas, son estalactitas con forma alargada en el cuerpo y forma bulbar en el extremo inferior. Aparecen cuándo parte de la estalactita (la parte bulbar) se forma sumergida en agua.

Galería

Referencias

  1. Fundación Cueva de Nerja. Instituto de Investigación. Estalactitas, estalagmitas y otros espeleotemas en la cueva de Nerja. Consultado el 23 de Abril de 2015.
  2. NOAA Ocean Explorer Webmaster. (14 de Febrero de 2013). What is the difference between a stalactite and stalagmite?. NOVA. National Oceanic and Atmospheric Administration.

Publicidad